enero 31, 2007

Sin Audio...

Uno de nuestros seis sentidos es el oído. Gracias a el nuestro cerebro interpreta un conjunto de ondas llamadas sonidos. A algunas personas nos gusta la música, el arte de combinar los sonidos y el silencio de forma “armoniosa”; nos gusta escucharla, vivirla, crearla, o simplemente sentirla.
Yo soy un “enfermo” con mi música. Mis hermanas dicen que “trabajo” con música (Si hay música el trabajo es más rápido). Dependiendo del estado de ánimo, dependerá el género y el volumen de la música. Ya he escrito al respecto anteriormente en el post de Moenia. El fin de semana me la pasé en labores “humanitarias” del hogar, rompiéndome la espalda…; Ahh, y vendí mi pobre y querido "equipito" de música.
Reconozco que era solo un “aparato”, pero un condenado aparato que yo prendía a diario, y que me permitía alejarme del mundo por un par de horas. Mi “llave” hacia la paz espiritual. Cada vez que tenía un problema o un caso “difícil”, me trancaba y lo ponía a todo volumen para aclarar mi mente. Y nada, ahora estoy "sin audio". Ni la computadora, ni el ipod lo sustituyen, nada suena como sonaba en ese conjunto de transistores y altavoces. No es cuestión de calidad, ni de potencia, es cuestión de “costumbre”. El oido se acostumbro a un cierto SPL (Sound Pressure Level) determinado. Ahora, como que me falta “algo”. Ya estoy ubicando un Receiver de 7.1 canales; hay un par de opciones bien interesantes y completas. Pero, en lo que el hacha va y viene, no soy “gente”… estoy sin música. Y lo grande es que me ha afectado; ando como lo “chóferes”, pegado del carro con el radio a 20.
Y otra cosa, conseguí un Dock para el ipod marca Onkyo (DS-A2) con control remoto full. Ya puedo ver los videos y fotos, o escuchar música en cualquier aparato que tenga un conector tipo “RCA”; es decir, le puedo pegar el ipod a casi cualquier cosa. Me tomó unas 10 horas de mi vida encontrar el condenado Dock, pero lo encontré. Ahora solo me falta ensamblar un nuevo "equipito" de música para degustar del arte de los sonidos, de forma decente y a todo volumen.

4 comentarios:

Ferípula dijo...

Hello!!!!!

Apareciste, alpiste!!!
Yo tengo mis momentos...
En época de clases, silencio en casa. Ya bastante me aturden los pollitos bípedos e implumes!!!!

En vacaciones, como ahora...bueno...un poco de música me acompaña...un poco.

Me gusta escuchar a mis píos de fondo, son muy suaves.

Que conectes el equipitooo!!!!!

PALIta...una de cal, una de arena dijo...

HOLA!! Me imagino como estarás extrañando tu equipo!!

Yo tengo mis épocas con la música. A veces todo el tiempo, a veces nada. También tengo épocas con lo que escucho, y solo escucho lo que tengo ganas.
Ahora mi marido sí que vive escuchando música y bien fuerte le gusta.
El mayor problema es que A MI NO ME GUSTA la que le gusta a él!!!

Por suerte ahora (si, recién ahora) se compró un stereo con reproductor de CD para el auto, así que escucha allí todo lo que a mi no me gusta y a él si.

Bueno, te mando un beso
Pali

Fran dijo...

Ferip, imagina 50 periquitos EMOCIONADOS, haciendo un alboroto grandísimo... yo les hacía competencia con música "alta", y se callaban. Después que los vendimos y regalamos todos, en la casa había un silencio sepulcral.

Palita, nosotros los hombres somos en cierta medida más adeptos a escuchar música en una proporción mayor que las mujeres y a un volumen más alto, no sé por qué. (Habrá que hacer un estudio)

Yo sin música no vivo.

Ferípula dijo...

Mis manones son muy suavecitos... Los periquitos no podrían estar cerca mío.
Los he tenido, pero poco tiempo. Los regale!
Un poquito agresivos para mi gusto

Shauuuuuu