abril 03, 2007

El meme perdido.

Palita me mandó este meme hace unos 2 meses calendarios. No lo he olvidado, dije que lo pondría de primero una vez acabara “el mes del amor”… y un poco tarde, aquí está. Si alguien quiere hacerlo, está invitado. Mi fondo de pantalla regular: Mi Bugatti Veyron.

Las mujeres casi nunca comprenden que para nosotros los hombres esos “cacharros” son nuestros juguetes, ya de grandes. Son un entretenimiento y una dedicación. Antes de estudiar Derecho, mi profesión a seguir era la ingeniería automotriz. A muy temprana edad aprendí mecánica automotriz; el performance y el diseño lo desarrollaron el tiempo y el conocimiento. Decidí no estudiar esta profesión, porque hubiera tenido que marcharme bien lejos de la familia y con lo "agallú" que soy, luego de darle unas horas de pensamiento, decidí dedicarme a explotar mis neuronas de forma mas "humana" con el Derecho, pese a ser zurdo.

Algunas personas coleccionan autos, otros solo los visualizan únicamente como “Supermáquinas” que jamás podrán ver, tocar o conducir. Para mí cada auto es un conjunto de piezas que trabajan al unísono y en equilibrio con la función independiente que cada una realiza, y que hace del todo esa máquina única y particular. Las especificaciones técnicas de este vehículo están por todo el Internet. Conozco este automóvil desde que era solo papel, no es cuestión de precio ni de promociones. Lo que me atrajo de este vehículo fue su motor “W16” de 7.993 cm³ y cuatro turbocompresores; es decir, dieciséis cilindros (16 Cil.) ubicados en forma de W, que le permiten alcanzar los 300 kilómetros por hora en solo 14 segundos y tiene una velocidad máxima de 406 km/h. Yo con uno, a los 12 segundos estaría en el "cielo"... muerto; por tratar de llegar a los 407 km/h.

Ya en serio; al final, no se trata de un auto, ni de sus partes. No se trata de un sueño, ni de una afición. Es un recuerdo de que los sueños son para hacerse realidad. Mi realidad, la construyo YO. Usando mi mente y juntando mis piezas, sin importar lo que el mundo crea; porque al final de la idea, cuando estoy disfrutando de la creación, lo único que importa es saber que sin importar la razón o no, esta realidad, mi realidad, es el resultado de lo que yo quiero que sea. Yo construyo y reparo las cosas sin importar el tipo, la forma o su esencia. Todo siempre se puede mejorar en algo… es mi don y mi maldición: hacer lo mejor que se pueda para hacer de un algo, algo mejor. Mi único límite es mi pensamiento. Ese cacharrito, me recuerda eso, que sin importar las ideas, las apariencias o mi terquedad, lo que importa es el resultado, mi resultado... si no me convence, vuelvo a revisar la idea y... a trabajarla.

5 comentarios:

Helen-Tan sólo mírame... dijo...

Es un gusto que le des mucha importancia a cosas que tal vez para muchos no signifique nada, pero que para tí es una meta más, un esfuerzo más y que te vas a esforzar en que el resultado sea el mejor. Bueno yo no sé de esos "Cacharros", pero trato de comprender, no a los cacharros, pero sí a ustedes.
Besos Fran!

Fran dijo...

Hola Helen. Habemos muchas clases de locos en el mundo... ja,ja,ja.

Los hombres y las mujeres somos muy parecidos en la forma de sentir, aunque no siempre podemos expresarlo como ustedes; pero en lo que divergemos es en la forma de pensar y actuar; algún día navegaremos esas aguas.

Joss dijo...

No existe una máquina ideal pero algunas se le acercan, sin embargo
ningun diseño de ingeniería se acerca lo suficiente para competir
con nuestro cuerpo; un rendimiento exelente, consumo de energía
mínimo, tracción a todo, buena capacidad de cargre y dotados de
la más eficiente computadora para armar y desarmar todo tipo de cosas...

DTB

PALIta...una de cal, una de arena dijo...

Yo de autos no entiendo ni medio...pero me encanta lo que te inspira esta imágen.

El único límite tu pensamiento!!!

A seguir pensando, repensando, desarmando, armando y todo lo que siempre hacés...porque sos genial!!

Un gran besote
Palita

(ahora que vi tu Bugatti...como hago mañana para subirme a mi Ford Escort?)

Fran dijo...

Joss, somos una máquina “In-perfecta”; perfecta en sí. Hecha a imagen y semejanza del Creador. Dímelo a mí que la maltrato tanto con ejercicios y problemas.

Pali, gracias. El auto no importa, la piloto es lo maravilloso, y lo único importante.