julio 03, 2007

Otro Día...

Bueno, he tenido uno de esos días ajetreados en los que hay que tomar unos minutos para descansar (estos en los que estoy redactando el post). Pero bueno, el asunto es que hoy me siento verdaderamente bien conmigo mismo, porque gané un caso. Bueno, usted pensará que nunca gano, pero si ha leído un poco de mis posts, sabrá que NUNCA pierdo (De todo se gana algo). Ahora estará pensando que soy un arrogante, bueno, es que soy abogado y es un mal de profesión; pero, soy humilde, aunque usted no lo crea. Como auxiliares de la justicia nos enseñan de "todo" para ayudar a nuestros semejantes en una infinidad de materias y situaciones… eso no tiene nada de malo.

¿Qué tiene este caso de especial? bueno es un caso que llegó a la oficina como “ayuda social”, o causa perdida. La verdad, ni siquiera conocía a mis clientes hasta el día de la audiencia. Sin embargo, sin reto no hay satisfacción, así que me esmeré en mi asunto. Bueno, cuando nos notificaron a la oficina el Auto de Admisibilidad de nuestro recurso, mi “superior” se echo a reír, porque el consideraba ese caso como un caso perdido, y sin la más remota posibilidad de prosperar, por varias razones; sin embargo, y como siempre digo, la habilidad supera con creces a la inteligencia. Si, usted dirá que para ser hábil hay que ser inteligente, y es verdad, pero la inteligencia por sí misma no vale nada, si el poseedor de la misma no sabe cómo emplearla correctamente. El ejemplo práctico sería: tener un superauto, y no saber manejarlo... es un desperdicio.

Volviendo al tema, comencé a armar mi rompecabezas, me metí en la cabeza del Juez y exploté sus fallos: ¿por qué? porque la decisión no era justa, además, estaba muy distante de la equidad. Y, como por cuestiones de Ética no puedo referirme al caso, diré que contra viento y marea, y sobre una pequeña balsa de juncos y una cuchara empleada como remo: VENCI. Si, si, si… usted dirá: “está contento el malvado porque se ganará un dineral”. Calculando al ojo por ciento, me ganaré: $0.000; eso, sin ponerle el tiempo y el dinero que dediqué al caso de mi propio peculio (Por eso es una causa social). Le triplique el valor de su indemnización a una señora necesitada, de edad avanzada, y logré una Justicia más equitativa, por eso estoy contento.

Ahora usted estará pensando que soy un idealista loco y sin futuro, que cree poder cambiar el mundo. Solo puedo decir, que cuando usted vea, sienta y viva el 10% de lo que yo he visto, sentido y vivido a mis cortos 28 años de lo que significa la palabra: problemas, su visión del mundo será distinta. No se trata de cambiar, se trata de APORTAR, poco o mucho, a hacer su vida y la de los que lo rodean un poco mejor… al final, eso es lo único que importa.

Y nada, otro día, otra sonrisa, y la frente bien en alto. Muchas personas se preguntan si una persona hace la diferencia: , la hace; 1+1+1+1…; son solamente UN sentimiento: hacer de este condenado planeta un mejor lugar para TODOS. Yo, aporto mi granito de arena cuando puedo, y no lo predico a los 4 vientos. Aunque a veces, es mejor predicar con el ejemplo.

¿A cuantas personas has ayudado hoy?

5 comentarios:

Ferípula dijo...

Qué bueno que hagas esto... lo de trabajar para beneficiar a esta señora.
Y qué bueno que no te parta la cabeza no haber ganado$$$$$, porque no siempre se trata de esto. Por supuesto, eso vendrá.

Dios no es deudor de nadie.
Ya te lo va a devolver.

Te felicito por ganar!
Si hoy ayudé a alguien??? Sí, pero ni se enteró.... Y bueno, yo sí.
Un abrazo y cuidate del calor. Acá...congelados.

violeta dijo...

el mejor trabajo que he tenido como abogada ha sido en una oficina jurídica dependiente de la universidad estatal que atendia a personas de escasos recursos, osea la atencion era gratuita, a mi me pagaban un sueldo básico proveniente del Estado. El hecho de ayudarlos y mejor aún si era con la victoria incluida, me ha brindado una de las mejores sensaciones en mi vida: sentirme realmente útil y ser un apoyo incluso moral para esa pobre gente.
Ahora mi trabajo es frio, el bufete al que pertenezco atiende en su mayoria a empresas, es decir a gente incluso anónima, gano mas dinero pero ya no siento esa sensanción gratificante por más que se gane un caso.
Bien que NUNCA hayas perdido un caso (cuidado te ocurra lo del abogado del diablo, "la vanidad" mi pedado favorito jaja), y me parece raro realmente porque en la abogacia se pierde y se gana, uno nunca puede estar seguro, por más "inteligente" que uno se crea.
La arrogancia uno de los tantos males de la abogacía... con razón aveces suelo ser una mala abogada, todavía no logro adquirir esos males necesarios, me cuesta introducirme al "maquiavelismo" y la altanería típica de los abogados llamados "buenos".
Saludos :)

Neres dijo...

con razón estas tan contento, que si ganaste y de que manera, el dinero te lo gastas en seguida y aveces uno no supo ni en que, pero el respeto de quien te vio ganarle a un caso perdido e injusto te a va durar para siempre.

bien por ti y por esa señora a la que le hiciste por lo menos su mundo mejor.

Besos.

Joss dijo...

Sinceramente no lo se, pero se han enviado mensajes que pudieron
llegar a su destino.

DTB

PD: Uf, esto ha cogido velocidad, a ver si te alcanzo.

:)

Fran dijo...

Me excuso por no haber contestado antes, es que los “oficios” han estado apretándome mucho.

Ferip. Dios me ha devuelto con creces todo lo que he hecho; ahora soy yo quien trata de “pagarle”. Gracias, y es así, ayudamos sin que se enteren nunca de lo que hemos hecho por su bien, pero la satisfacción y la paz espiritual están ahí, eso es lo importante.

Y Seño, usted ayuda a muchísimas personas cada día. Usted lo sabe, Dios lo sabe; y yo también lo sé, al igual que todos los padres de sus alumnos y todos aquellos con los cuales comparte en su diario vivir.

Violeta. Hola colega. Sé a lo que te refieres con la Ayuda. Yo también trabajo con grandes empresas, personas a las que nunca veo… y es así, la satisfacción no es la misma. Lo de “perder”, no me refiero a que nunca he obtenido una sentencia en contra. Como había explicado antes, eso es en referencia a que nunca me doy por vencido ni derrotado ante las cosas: le busco lo bueno a lo malo, o trato de corregirlo.

Me reí con el abogado del diablo, porque soy así (excepto porque yo no defiendo “pecados, ni ejerzo casi en materia Penal). Tampoco soy vanidoso, es que no he encontrado a alguien que me “tumbe” el condenado ego. Además, yo no soy inteligente, si lo fuera, estaría en Europa duplicando antimateria, con dos hermosas asistentes rusas… o haciendo cualquier cosa en un país “desarrollado”, con dos hermosas asistentes. Lo de la arrogancia, le haré un post.

Neres. Hola, y gracias. Si supieras que con la edad me he vuelto bastante “ahorrativo”(tacaño), y mi conocimientos sobre inversión han mejorado bastante, pero tienes razón, la sensación de Justicia es mayor.

Joss. Amigo, gracias por la visita. Tengo muchas cosas pendientes antes de comenzar clases, así que estoy “corriendo” por llegar al post 100, para dejar ese “pendiente” atrás.

Gracias a todos por su visita, iré desde que tenga unos segundos a visitarlos a ver en qué andan metidos.