noviembre 12, 2007

El paso de la Tormenta Noel.


Bueno, mi responsabilidad como Blogger no solamente se limita a ocuparme de las “cositas” buenas, opiniones, creencias, logros, etc. Yo me crié con Natgeo y el Discovery Channel, únale a eso un poco de Física y Biología: obtendrá un carajito jodón y peligroso, que terminó en algo así como un Neonaturalista. Pero ese no es el tema.

El viernes 26 de octubre del presente año, nuestra Oficina Nacional de Meteorología nos informó sobre la existencia de una Onda Tropical. Nadie prestó mucha atención ya que venía el fin de semana y todo el mes de octubre se la pasó lloviendo en el país. Unido este aspecto a que en la “Tierra de los Peloteros” una gran parte de la población estábamos muy atentos al invicto de Boston en la MLB. Sin embargo, el día domingo 28 de octubre “Noel” para nuestra “sorpresa” se convirtió en la tormenta tropical No. 14 sobre el territorio nacional.

El tema se ha tomado desde vertientes políticas, socioeconómicas, hasta humanitarias. En el primer aspecto, yo afirmo que ninguna autoridad tiene la culpa de lo sucedido, lo digo responsablemente: este fue un fenómeno impredecible de la naturaleza.

El fenómeno se desarrollo sobre la República Dominicana. Algunos “bárbaros” han querido esbozar la teoría de que un fenómeno completamente natural como la tormenta Noel fue producto del calentamiento global. No, no y NO. El hecho de que la onda tropical haya pasado a ser una tormenta, debido a las condiciones favorables (temperatura, humedad, etc.) que encontró en nuestro país, en nada tiene que ver directamente con el calentamiento global (y no lo digo por Al Gore), simplemente es eso: naturaleza. Podemos tratar de predecirla en base a modelos, pero nunca controlarla.

Otro aspecto es el socio-económico. Frente a una misma realidad, algunos perdieron TODO, no me refiero a casa, ropa, ganado, cosecha: me refiero a que se perdieron familias completas, con todos esos bienes, sobreviviendo a lo sumo 1 de los 8 o 9 miembros. Pueblecitos enteros fueron “borrados” de los mapas. Sin embargo, frente a esa realidad, algunos desinformados se la pasaron en bebentinas, peleando por los apagones, y otros se quejaban de que no pudieron disfrutar su halloween… para estos insensatos, que los hay en todos lados, si algo he aprendido en esta vida, es que existe una justicia divina: y se paga aquí en la tierra. Respecto a esos inocentes, es una tragedia desproporcional; pero la naturaleza no discrimina al momento de reaccionar, nos trata a todos por igual. Son fenómenos, no un ente consciente.

Según tengo entendido, y no he podido confirmar el dato, llovió mas en 4 días, de lo que había llovido en los últimos 30 años. Pude ver zonas en donde las viviendas de altura promedio quedaron totalmente sumergidas, sin contar los escombros, presas casi desbordadas y árboles centenarios arrancados de raíz debido a la saturación del suelo; destrucción de puentes; ni hablar de la pérdida de ganado y de los cultivos. Incluso, escuche algunos ancianos decir que en su más de 70 años de vida no habían visto tanta lluvia. A una semana después de Noel, aún había lugares en donde el agua superaba el metro de altura. Y como dicen que: “Después de la tormenta llega la calma”. Después de la Tormenta Noel llegó otra onda tropical, trayendo consigo lluvias tan fuertes como las de Noel para gran parte del país.

Fuera de las cosas negativas, este desastre natural ha puesto de manifiesto la solidaridad y la compenetración de nuestro pueblo y de las naciones amigas. Inmediatamente sucedido el hecho, y habiéndose informado por los medios de comunicación la situación real de la tragedia, los comunicadores sociales, empresarios, políticos (aunque parezca raro), artistas, deportistas y el pueblo en general, se avocó a reunir toda la ayuda posible en centros de acopio a los fines de que la Defensa Civil, los Gobernadores Provinciales, los sacerdotes de las diversas iglesias, así como los propios particulares, procedieran a repartir estas ayudas entre las personas damnificadas que lo habían perdido todo. Se han planteado muchas propuestas del sector público y privado para la rehabilitación de las zonas afectadas, tanto a nivel social como agrícola. Los países amigos estuvieron presentes desde el inicio, como Puerto Rico, Estados Unidos, Francia, España y muchos otros. En cuanto a organismos internacionales la Cruz Roja y la Media Luna Roja, junto a otras instituciones internacionales que han brindado aportes, medicinas, logística, equipos, etc. en ayuda del pueblo dominicano.

Y al final, lo único que importa es hacer lo más que podamos en procura de una vida mejor tanto nuestra como de nuestra nación. Si Dios nos lo permite, mañana esto solo será un recuerdo y nos dará mas conciencia al momento de que nos adviertan que nos hemos cruzado en el camino de la naturaleza. Yo escribiré otro post sobre el tema, pero será relativo a lo que considero que se debe corregir.

De parte de los dominicanos, GRACIAS a todos aquellos que de una u otra manera se han solidarizado con nuestro pueblo.

2 comentarios:

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Fran! Me asusté tanto cuando ví el informe!!! Una locura de agua y esas personas tan a la deriva!
Por eso me vine volando a preguntarte cómo estabas, en el post anterior....Y no contestabas...ay, ay, ay...pensé cualquier cosa!
Es tremendo cómo habla la naturaleza.
Dios quiera que se puedan recuperar de a poquito, y el suministro no se detenga. Y que esas personas hallen consuelo de tantas pérdidas.
Donde estás vos, cómo fueron afectados?

Un abrazo, Fran.
(Al Gore al margen.)

Fran dijo...

Yo vivo a unos 2 km de la costa y bastante alto, solo tuvimos algunas goteras porque se taparon algunos desagues de la casa. Voy a comprar impermeabilizante para evitar eso en el futuro. Los estanques de los gordos llegaron al tope en un solo día, pero me funcionaron los desagues; aunque tuve que sacarles varias cubetas de agua, luego.

No he ido a la finca desde el suceso, pero mi padre me dice que se cayeron muchos árboles y que los 5 o 6 pequeños manantiales que cruzan por la finca y que estaban secos parecen riachuelitos y el río divisor: ni se diga. Pero eso no es nada en comparación con muchos otros que lo perdieron todo.

Y sí, nos recuperaremos, somos algo así como hormigas al momento de trabajar en unidad.

Gracias.