diciembre 04, 2008

Un Poco de Escritura.


Hace unos días, una querida compañera de sufrimiento intelectual (estudios), fue vestida y maquillada de rojo a clases, y basta decir que se veía preciosa: desde el aire que rozaba su pelo hasta el suelo debajo de sus pies.

Cuando la miré ese día, despampanante como el pétalo de una rosa, a pesar de mi aparente inmutabilidad (externa), llegó a mi cabeza, el brindis de la película “Hitch”, que proviene de una adaptación de un brindis irlandés, que a su vez se originó en una canción también irlandesa, y me puse a escribir la idea, que quedó más o menos así:

"No mientas, no robes, no engañes y no tomes. Pero, si has de mentir, miente en nombre del amor que yace entre tus brazos; si vas a robar, roba el corazón de la mujer que amas; si has de engañar, engaña a la muerte cuantas veces puedas; y, si vas a tomar, recuerda brindar por aquellos momentos que te han quitado el aliento".

No sé, quizás sea cierto: "La vida no se mide por cuantas veces respiras (tiempo), sino por los pequeños momentos que te han quitado el aliento".

2 comentarios:

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

...quedaste sin aliento!

Me voy sonriendo...Fran, Fran...
:)

Fran dijo...

Jajaja... Ferip: se veía hermosa. Peroooooo.....es ajena; y hasta donde yo sé, no solo soy un hombre serio y respetuoso, también lo aparento :)