enero 23, 2008

En Blanco y Negro.

Bueno, he cambiado el color del blog de negro a blanco, así descanso un poco más la vista. Soy muy conservador en cuanto a los cambios, pero lo cierto es que me gusta cambiar los “detalles” de las cosas, buscando manteneras lo mas sencillo posible dentro de la complejidad de la vida.

A veces uno se pregunta si verdaderamente hay decisiones "grises", parciales, a medias, etc. Yo siempre he sostenido que en la vida no existen asuntos a medias. Es decir, que frente a las situaciones que se nos presentan a diario debemos tomar una decisión u otra; no hay soluciones a medias, esto es un asunto de subjetivismo frente a la realidad objetiva.

Recuerdo que un día, yo tenía mi mascota y un lápiz de carbón en la universidad, tomé el lápiz y comencé a garabatear una hoja, haciendo más presión en algunos lados que en otros. Pregunté a una amiga: ¿Qué color es?... gris, me dijo. Le digo entonces, si el lápiz es de carbón (negro), lo que dibujé es negro, la ilusión del gris se debe al fondo y a la textura de la hoja blanca; no hay gris, el gris es tu percepción de la realidad… ella me dio par de trompones (con cariño, cuidando la mercancía), pero creo que fue mas por llevarme la contraria que me dijo que NO, que el gris sí existía y que en la vida habían ocasiones grises. Yo no iba a echarle mas leña al fuego, y ahí quedó el tema; sin embargo, a lo que ella se refería era a la indecisión frente a las decisiones que nos afectan de forma directa.

Yo creo que en la vida, todo es de una forma u otra: es correcto o incorrecto, es bien o es mal, es izquierda o derecha, es arriba o es abajo. Lo intermedio NO EXISTE. No hay cosas grises, las personas VEN cosas grises, pero esos grises se deben al subjetivismo “in momentum” de la situación que los afecta. En la vida cada decisión es absoluta, en el sentido de hacia dónde vamos; lo relativo consiste en el propio camino que recorreremos.

Al margen de esto, si observan la foto superior, verán que SI, que hay momentos grises, pero llenos de color. Sin embargo, eso solo pasa en el amor, no en la vida. Me atrevo a decir que los momentos más especiales del amor son de color GRIS; irónico, no. Siempre lo he dicho: El gran secreto de las cosas, está en los pequeños detalles.

enero 14, 2008

El Mejor Regalo.



Dice un viejo adagio que: "El valor de un instrumento no lo define su estuche". A veces, las personas se pierden tanto en la apariencia de las cosas, que olvidan que lo verdaderamente importante es su contenido. No es sencillo valorar las cosas que no se pueden ver o tocar, menos aún si se trata de sentimientos o emociones.

¿Quién decide qué es valioso, y qué no lo es? Eso nos toca a cada uno de nosotros; y es lo que al final del camino nos define como personas.

Comprando los regalos navideños de mis sobrinas y sobrinos, me tomé la libertad de dar un par de vueltas a la tienda para elegir el mejor regalo que hubiere en ese lugar para cada uno de ellos. Caminando entre los grandes estantes llenos de todo tipo de entretenimiento, pasaron por mi cabeza los últimos 18 años de mi vida, compartiendo con mis 5 hijos "de facto", mis sobrinos. Luego de la segunda vuelta, de haber visto cada estante, me surgió una duda respecto de los varones: juguetes de acción o "educativos". Parece increíble pero cada vez que tomaba en mis manos un juguete de acción (muñecos, animales, armas, etc.) en mi cabeza estaban las posibles respuestas (y boches) que mis hermanas me darían por elegir tales juegos: ellas ven violencia, yo veo valentía; ellas ven horror (animales míticos feos), yo veo desafíos a vencer, etc. Pero el caso fue de que mi conciencia se inclinó por comprar los juegos "educativos", porque en la práctica estimularían lo más importante y primordial de un obsequio: COMPARTIR. Sobra decir que seré "humilde", pero tengo muy buen gusto para elegir las cosas… mis juegos encantaron... y he jugado mucho.

Siguiendo por esta línea, uno se pregunta: ¿Cuál es el mejor regalo que se puede obsequiar? Un buen regalo no es siempre un objeto. A veces un deseo, un sentimiento o un pequeño gesto valen mucho más en la práctica, si ellos hacen saltar una emoción única. Muchos olvidan que la alegría de compartir, no implica un costo, una inversión o un sacrificio. Lo que se obsequia, se hace sin esperar nada a cambio. Tal vez, el mejor regalo que podemos dar no se compra, porque es nuestra PRESENCIA. Podrás tener todas las cosas del mundo, pero si no tienes con quién compartirlo: no tienes nada. Estar ahí, compartiéndote, en el momento oportuno, vale más que cualquier cosa. La pureza de un regalo la define la intención, no su resultado; no se trata de favores, pagos, o de "intenciones"... se trata simplemente de un gesto para recordarle a alguien que está presente en nosotros. Compartir es un simple gesto que no nos hace mejores individuos, pero nos dice el tipo de persona que somos.

A todas y todos aquellos que han compartido un momento de su vida conmigo en este lugar: Gracias. El regalo de su presencia no se limita a lo físico o a lo material; lo que llevan dentro, lo que me dan a mí y los demás… es lo que verdaderamente importa. Siempre he dicho que “La amistad no conoce fronteras, las rompe”. Y el hecho de compartir juntos una pequeña parte de nuestra vida, significa que hay esperanzas de un mejor mañana. De un anhelo surge un sueño, de un sueño nace una idea y de una idea CREAMOS... TODO.

El mejor regalo que se puede dar, es sencillamente, una parte de ti. Tu forma de pensar, de sentir, de actuar; un modo de ver, de soñar… es el hecho de que te acepten tal y como eres, pero que te empujen a crecer cada día más: no como persona, sino como ser humano. El mejor regalo…eres TÚ.

enero 02, 2008

No hay espacio...

Bueno, es mi primer post de este año. Luego de unas cortas, pero excelentes vacaciones, le estoy realizando unos cuantos cambios al blog antes de comenzar la universidad. Este año, contrario a los últimos diez, no me tracé "metas" a cumplir, me tracé compromisos: Dar todo en cada paso del camino.

Algo en mí cambió en estos meses, tal vez es cierto de que la edad te hace ver las cosas distintas. Sin embargo, en este año no hay espacio para cosas negativas. Mi don supuestamente es hacer "magia" y convertir algunas cosas en otras mas funcionales, interesantes y entretenidas: mejores. Por lo que en vez de "resolver", me centraré en CREAR.

Me he propuesto romper el “equilibrio” de mi vida, que he tratado de sostener por años. Durante este 2008 no habrá reglas, ni principios... no habrá límites. La razón se hará a un lado para permitirme a mí mismo jugar un poco con el destino. La vida es un juego, no se gana ni se pierde, no se sacrifica nada: simplemente se disfruta. Es lo que nosotros queremos hacer para llegar donde queremos.

Soy un hombre de principios, siempre logro lo que quiero y sin afectar a nadie en el camino. Este año, solo me he propuesto volver "loco" al mundo y retorcer cada regla y principio establecido en mi persona. Claro, sin afectar a terceros. En este año, el blog sufrirá algunas modificaciones en forma y contenido. Me gustan los rompecabezas, pués rompámonos las cabezas.

Escuchaste: "No Hay Espacio"... Black Guayaba.