febrero 10, 2009

La Sociedad de los Poetas Muertos.

Cuál es el valor de nuestros sueños, me pregunto. Algunas veces nos ofuscamos tanto en cumplirlos que nos olvidamos de los demás, e incluso de por qué los seguimos. El mundo sigue girando, mientras nos encerramos en llegar a nuestras metas y propósitos. Y se ha preguntado usted cuál es el sueño de las personas que lo rodean. ¿Qué valores los impulsan cada día a seguir adelante?

Vivimos en un afán de vida en donde la amistad es más el fruto de un trabajo que de una casualidad, donde los amores duran un momento y en donde la familia es sinónimo de días festivos… ¿ya te has dado cuenta?

La teoría es que debemos querer lo mejor para las personas que amamos. Sí, amor, esa palabrita vieja y aburrida que le sirve de excusa al mundo para enmendar sus errores, y que ayuda a muchos a conciliar el sueño con la tonta idea de que mañana todo estará bien. Veo en los escritores jóvenes y en los nuevos poetas la misma historia: el amor como una manifestación de su frustración.

Hoy tomo la obra que titula este post, para decirle a usted y al mundo en que vivimos, que el amor es mucho más que carencias. No es el resultado de frustración o vivencias ¿Por qué creen que escribo tantos disparates cada año? Usted qué cree: ¿se vive para amar, o se ama para vivir? Si ya eligió su respuesta, espero que haya sido “ninguna de las anteriores”. Lo interesante de este sentimiento es que se manifiesta en diversas formas, pero todas se resumen a lo mismo: son una parte de ti. Lo que das o recibes, no importa.

La poesía da un cierto placer a los poetas. El conquistar a una mujer se vuelve en algunos casos una batalla de versos en los que la mente no acepta la realidad en que vive, o en donde el alma busca sus propias respuestas... sin seguir reglas. Sin embargo, muchos poetas comienzan en su adolescencia a descubrir cosas que a otros les toma décadas… si no sabe a lo que me refiero, no se preocupe, algún día lo entenderá.

Más allá del romanticismo, de ese deseo por encontrar a ese alguien especial; de esas metas y logros por cumplir, se esconden un sinfín de probabilidades que recaen sobre dos cosas: qué necesitas y qué quieres. Si le preguntas a las personas qué están dispuestas a hacer por amor, te dirán que… todo. Claro está, excepto a romper las reglas que han seguido durante años. Y lo cierto es que todos pensamos de forma distinta, tenemos diferentes potencialidades y quizás solo tengamos que abrir un poco la mente. Algunos siguen las reglas y otros no; esto es así.

El pensamiento y el corazón son libres. En vez de perder el tiempo preguntándonos si San Valentín es o no una fecha comercial; qué regalo comprar, o a quién felicitar… se lo digo de esta manera: lo único que no podrán recuperar es el tiempo. Aprovecha cada día de tu vida viviendo lo mejor que puedas, y has de la vida de tus seres queridos la mejor vida que puedan tener… lo demás es basura. La vida no es una estructura y la poesía no tiene reglas; todo se resume a que crees tu propio esquema y lo realices. Si debes romperlo, por algo es tuyo.

“Vive cada momento como si fuera el último” (Carpe diem).

4 comentarios:

Pilar dijo...

99.9% razon en todas tus palabras... ya que cuando se ama, todas estas excusas como tu las llamaa, dejan de serlo .. y solo vives para esa otra persona... aunque despues que pasa el "amor" te das cuenta que puedes vivir solo sin remordimientos.
Saludos.

Pilar. (vive el momento... jejeje a eso si que 100% de acuerdo)

Fran dijo...

Hola Pilar.

P.D. Tienes un excelente blog.

Lizz Legarreta dijo...

Vaya... que raxon en tus palabras.. me agrada tu forma de escribir :) es bueno leer a gente en la red que aun le quedan cosas por decir!
Espero te pases a mi blog y me dejes tu mas sincera opinion. Saludos!
Elizabeth

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Idem. Lizz