noviembre 18, 2010

Cuando un amigo se va.


Esta madrugada falleció Don Freddy Beras Goico. Muchos lo recordarán como un comediante, un humorista cuya gracia desbordaba cualquier parámetro dentro del diario vivir. Sin embargo, quienes nacimos hace más de tres décadas, tenemos en nuestra mente una idea acabada de lo que verdaderamente fue Don Freddy: un ejemplo a seguir.

Fue un hombre íntegro que supo anteponer el respeto y los valores familiares ante un mundo que cada vez valora menos ésta cualidades. Padre ejemplar, “hermano” de muchos y amigo de “todos”. Don Freddy siempre supo alegrar el día... y la noche. Sin embargo, debo señalar que este hombre, dentro de su “gracia”,  sabía llevarnos un mensaje de reflexión humana y social. Un hombre en sí mismo no es nada, pero si levanta su voz para expresar su sentimiento y su opinión: es más que un todo. Y eso, era Don Freddy Beras Goico. Fue un hombre bondadoso que siempre estuvo dispuesto a tender su mano a los demás, y a luchar por la defensa de los valores familiares. Tenía un carácter fuerte, pero era un hombre humilde que en su legado nos deja: TODA SU VIDA.

Dedicó su tiempo a hacernos reír… y llorar. Y, aunque tenemos la tristeza de haber perdido a una leyenda, tenemos la alegría de saber que mientras en alguno de nosotros exista un recuerdo de Freddy Beras Goico, su legado... permanecerá vivo.

No hay comentarios.: