septiembre 12, 2011

Decadencia Existencialista de la Razón Inerte.



Hoy recordé que hace más una década, había llegado de la universidad a mi casa un viernes por la noche, día en el que nos reuníamos toda la familia. Recuerdo, que mis hermanas y mi mamá estaban en el patio de la casa bastante entretenidas en su conversación (chismeando), cuando mi sobrina mayor les manifestó: “Dejen de chismear… y hablemos de algo interesante”. Yo, que estaba acomodándome en un sillón, al escuchar su tono desafiante, le propuse (con cara seria y todo): ¿Qué piensas sobre la decadencia existencialista de la razón inerte?... y hubo un silencio sepulcral. Lo dije, a sabiendas de que la “muchachita” no tenía la más mínima idea de lo que le había preguntado. Y creo, que esta es la esencia misma de este post: el autocuestinamiento respecto del conocimiento, como tal.

Los seres humanos somos un pequeño milagro, en relación al caos del Universo. Si ha leído un poco de los post anteriores, comprenderá que en todo contexto siempre debe existir el factor humano, a ser tomado en cuenta (que será éste post). Aquella imperfección que convertirá una obra imperfecta en algo, quizás, “perfecto”. Pues, nosotros somos eso: seres imperfectos que buscamos una incesante perfección. Y ¿qué es la perfección? un concepto, una noción, una percepción o una impresión que hacemos propia respecto de una cosa. Todo lo que percibimos, lo hacemos mediante nuestros sentidos. En esencia, la “realidad” son una serie de impulsos eléctricos que nuestro cerebro interpreta de lo que se percibe. Y, ¿qué es la razón? Digamos, que es, sencillamente: nuestra capacidad de relacionar conceptos e ideas. No quiero pasar horas filosofando (razón, existencialismo y decadencia… lo de inerte es solo la condición), ni en psicología (con el temita de la inteligencia)… vamos a lo que vinimos:

Partiendo de lo básico, surge la pregunta absurda: ¿es inerte la razón? Es decir: ¿es estática e invariable mi capacidad para interrelacionar conceptos?, o es, ¿dinámica? Aquí se pierden muchas personas (filosofando o teorizando psicológicamente… olvide esto) respecto a que el conocimiento es “dinámico”, nuestro cerebro es “dinámico” y por ende, nuestra capacidad de razonar se presupone “dinámica”. El chiste, es que este aspecto no es la cuestión (por eso le dije que lo olvidara): nuestra evolución nos ha empujado hacia un camino sin retorno (conocimiento) en donde la solución de cualquier problema planteado trae consigo la subsecuente creación de una nueva, o nuevas interrogantes, quizás, más complejas que la primera.

Alguna vez se ha preguntado: ¿cómo sería la “evolución” sin Darwin, la Física sin Einstein, o la filosofía sin Sócrates? Vivimos en un mundo de ciencia, pero atados a conceptos rígidos (y tal vez, algunos ya desfasados) que nos han moldeado más profundamente de lo que creemos. A esto me refiero con nuestra “razón inerte” (al “automoldeado” del pensamiento), si bien somos capaces de interrelacionar conceptos e ideas, muchas veces no somos capaces de crearlos (a partir de la nada), rebatiendo los conceptos preexistentes (complejidad de la dinámica del pensamiento).

Razonamos, partiendo de los conceptos conocidos; y eso, es perfectamente lógico y natural (al menos, eso creemos). Sin embargo, qué pasa si tomamos el otro camino. Un camino en el cual todo lo aprendido hasta el día de hoy nos permita elaborar nuevos conceptos e ideas, tendientes a cuestionarnos mas allá de los elementos que han puesto a nuestra disposición. Esa, ha sido la ardua labor de la ciencia durante los últimos 60 o 70 años, y cada día mejoramos nuestro intelecto, en gran medida, por nuestra inconforme y obstinada naturaleza humana. Somos seres imperfectos en una constante búsqueda de perfección que nos empuja cada día por nuevos y desconocidos caminos… de ahí, la decadencia existencialista de la razón inerte: cada día menos personas ven el conocimiento como un algo absoluto e invariable.

En esencia, los seres humanos nos estamos abriendo camino fuera de los límites “preconcebidos” por aquellos que antes de nosotros tuvieron el atrevimiento de dar un paso mas allá de aquello que “conocían” y “daban por cierto”. La razón, es una actividad dinámica: constructiva, permanente e ilimitada, cuya funcionalidad nos permite concebir ideas y conceptos que escapan a los parámetros preestablecidos. A veces, para poder avanzar, debemos dejar todo a un lado y olvidarnos de lo que sabemos... este es el verdadero error y motivo de este post: el elemento humano.

Qué tiene que ver esto con el post que quiero escribir sobre el “negocio apocalíptico del 2012”. Somos seres magnificentemente estúpidos: creemos que lo sabemos todo, y lo cierto es: que no sabemos casi nada. Esta sed humana de conocimiento que llevamos dentro nos ha empujado por un camino peligroso: las respuestas rápidas (acordes al mundo en que vivimos). Queremos saberlo todo y ahora. Y en esa búsqueda arbitraria de justificación particular (lo que YO creo... MI verdad), confundimos la ciencia con la pseudociencia… creo que eso es lo más peligroso a lo que nos enfrentamos como especie (bueno, al margen de una mujer con hambre).

Quizás nadie tenga idea de por qué escribo estos posts. Mi sobrina mayor (el origen del tema de este post) ya es casi una abogada. Y hace unas pocas semanas, me envió un link de una importante cadena televisiva (que le enviaron por Twitter y Facebook… casi simultáneamente) (nota al margen: no todo lo que usted lee en las Redes Sociales es real… investigue al menos tres fuentes, carajo)… y ya la muchachita se me estaba poniendo nerviosa por la cuestión “apocalíptica del 2012”. Joder, mañana se puede acabar el mundo con un meteorito, una erupción solar o una condenada plaga… y ¿a quién le importa? A nadie. Viva el día de hoy que es lo que tenemos.

En fin, ya que me he desahogado un poco, puedo proseguir. Esta carencia de respuestas rápidas (un problemita que tenemos en la ciencia y que nos ha fastidiado por completo) es lo que ha llevado a una parte de la humanidad a buscar respuestas “milagrosas” donde no las hay, específicamente, en las pseudociencias (de aquí, las tonterías y/o burradas del 2012). Astronomía y astrología no son para nada parecidos. Más aún, la interpretación de símbolos, es tan subjetiva como el “buen” café. En fin, creo que ya he establecido los elementos básicos para escribir mi “Post Apocalíptico” respecto del 2012, los Mayas... y Dalia Fernández (Miss RD Universo 2011) TA BUENA. (Esto último es, por si se acaba el mundo, antes... jajaja). 

6 comentarios:

soy... dijo...

Me siento como tu sobrina cuando era niña: no tengo la más mínima idea de a que te refieres. Peor, no entiendo bien.Como quiera, si alguna vez escribes un libro de psicofilosofía te sugiero el titulo de la entrada.

"Los seres humanos somos un pequeño milagro, en relación al caos del Universo."

Te admiro. Yo quiero apreciar al ser humano como tu lo haces, pero temo que lo sobrevaloraría: somos biología andante como el gusano que usamos para pescar, o como el delfín que nada en los mares, que felicidad que sea así... tenemos diferencia de inteligencia con el resto de las especie y eso nos ha colocado en la cima de la cadena alimenticia. El elefante tiene mayor inteligencia que la mariposa que sale del gusano de la seda, y hasta que un perro criado por amantes de los canes, y nosotros, repito, la tenemos por encima de ellos.

Sabes que cuando hablamos de extinción el ser humano, creyéndose tan, tan, lo ve como algo terrible, angustioso, desesperante, dañino(yo lo creo así, pero SE que no) obvia que somos el resultado de varias maravillosas extinciones masivas. Y que de verdad, no deja de ser atrayente una nueva, cuando yo no , esté, y si pudiera, yo mismo, en unos 20 o 30 millones de años observar a donde condujo a la vida en la tierra ese cíclico suceso necesario. Ah, !cuanto daría por disfrutar esas nuevas especies! pero eso es ficción.

Y como no quieres filosofar, ni yo tengo conocimientos suficientes sobre el asunto, tu mirada, reiterativa en los post, de la realidad, me recuerda a los constructivistas, y sin dominar el tema, aprecio que, consciente o no, inclinas tu linea de razonamiento filosófico al constructivismo radical.

Como quiera, no puedes cerrar esta entrada, sin explicarme bien cual es el planteamiento concreto de eso que llamas Decadencia Existencialista De La Razón Inerte.

Estos temas son tratados ampliamente en el OTTO NEURATH, y por eso digo que tienes que, en momentos de vagancia, recreación y estabilidad económica (aja, por qué no) subirte en el barco.

Gracias.

Fran dijo...

Saludos, amigo. Bueno, la verdad es que ese es el objeto del título: confundir… para luego, reflexionar. Siempre lo uso para que la gente se “despierte” (cuando están lejos).

Creo que, dejando a un lado la religión y la ciencia (y sin creer que somos el centro del Universo), los humanos somos algo que va mas allá de un ser vivo “complejo”. Pero, lo cierto, es que somos seres “confusos”… por un lado podemos dar amor y crear belleza; y, por el otro, podemos destruirlo todo por mero capricho. Pero, al mirar bien… ya sea en los ojos de una hermosa niña; en la calidez de un abrazo; en la risa, y en las sonrisas; incluso, en el sermón de un amigo… creo que, hay un pequeño milagro en todo esto. Quizás la vida solo sea esto, pero es lo que tenemos a mano. Aprendemos de nuestros errores como cualquier ser vivo (con algo de inteligencia); y sí, tenemos muchas fallas… pero, tratamos de superarnos a nosotros mismos en cada oportunidad (es algo meritorio). Quizás, al final, nuestra existencia es solo esto: anhelo y bondad.

Los humanos y los virus somos los únicos seres vivos que alteramos el entorno. Y sé (con base científica) que ambos somos difíciles de erradicar… en lo personal, espero que aunque sea un puñado de nosotros sobreviva mas allá de los Tiempos (algún día explicaré esto). Pero, tal y como dices, todas las especies tenemos un ciclo y es algo natural. No creo que haya planeta (como lo conocemos) en 20 millones de años… pero, quien sabe y quede por ahí algún rastro de la humanidad divagando aquí, o por el Universo. Quizás lleguemos a perpetuarnos como energía, evolucionando hacia un estadio superior como entes… divinos??? (Y tal vez podamos viajar en el tiempo… quizás lo que los “antiguos” llamaban ángeles seamos nosotros mismos (humanidad… evolucionada) mas allá de la realidad como la conocemos hoy (“pequeños” problemas materia/energía) (y caeríamos en aquello de que el Hombre se creó a sí mismo… pero esa es otra historia)). Creo que debería hacer un post sobre la vida en unos millones de años… por diversión.

Amigo, hay algo de constructivista en cada uno de nosotros. La idea es que cada quien busque la verdad detrás de… ¿mi verdad?

Jajaja, veré si puedo orientarte un poco sobre el tema, pero luego (estoy un poco asediado por la Realidad).

Sobre el Otto… paso por allá de vez en cuando, pero el profesor Zamora… como que le ha tomado el gusto a la crisis económica de España. Además, he notado que los que comentan se “matan” entre ellos por meras cuestiones ideologías y semánticas (parecen niños)… pero es muy interesante.

Gracias a ti, por comentar, amigo.

Fran dijo...

Amigo,saludos. Trataré de explicarte la esencia, pero creo, que será como explicar una ecuación sin matemáticas.

Cuando hablamos de evolución humana, casi siempre, nos vamos por el aspecto biológico (cambios físicos), y en gran parte hemos obviado el aspecto psicológico (la llamaríamos… ¿evolución de la razón? (mente)). Bueno, este tema es una autocrítica a esos razonamientos absolutos (sean doctrinarios o filosóficos) que se limitan a visualizar la Ciencia (en esencia, la certeza de las cosas) como algo absoluto e invariable.

Un ejemplo: Si te dijera que: "se puede viajar en el tiempo"

En tres segundos me dirías que es imposible y que conforme a la Teoría de la Relatividad Einstein afirmaba la imposibilidad física y bla, bla, bla. Y entonces, (como casi siempre) yo te diría: ¿y los recuerdos? ¿No son un viaje al pasado? ¿real? Pasaríamos horas teorizando sobre imágenes y “realidad”… pero al final, te dejaría una duda que haría que te cuestionaras sobre la verdad mas allá de lo que sabes (y no se trata sobre “mi” verdad). Más allá de la Física, sabrías que hay "algo" que falta. y que, en cierto sentido, la mente humana tiene ciertos aspectos que "escapan" a nuestra comprensión... aún en nuestros días. Lo mismo sucede con las fotografías (uno de mis post pendientes): “congelan” la realidad (tridimensional) en un espacio bidimensional, más allá del tiempo (y eso, a nivel de masa/energía es un “disparate” interesantísimo).

En esencia, la decadencia existencialista de la razón inerte busca auto cuestionarnos (sin caer en las pseudociencias) sobre nuestro conocimiento, como tal (Saber humano). Un ejemplo, sería cuando alguien dice tal cosa es así porque “fulano” así lo afirmó (hace siglos). El verdadero conocimiento está en saber analizar los elementos que llevaron a ese "fulano" a tal afirmación, y en qué pudo haber fallado; o, cuales variables puedes tomar en cuenta como investigador para llegar a un resultado, quizás, distinto.

Esto es, ciencia. El chiste es que cada persona toma el tema según su área... es algo así como un test de Rorschach.

P.d. Espero haberte dado un poco más de luz; o, haberte confundido aún más (es broma).

soy... dijo...

Hasta ahora leo tu explicación.

Ah, me alegra saber que planificas algunos de tus entradas.

Un ejemplo: Si te dijera que: "se puede viajar en el tiempo"

Vale, no diríamos viajar en el tiempo, aunque entiendo la idea, el asunto esta en que se pueden decir algunas cosas mas tremendas, por ejemplo, si te comento que puedo viajar a las estrellas, incluso invitarte, considerarías que soy... se ha vuelto demente. Y si, solo hay que pensar en la estrella, o en la luna, y viajar hacia ellas. Es más volamos a ellas utilizando el llamado sueño lúcido cuando, como es lógico, dormimos.

Pero ambos sabemos que no es propiamente un viaje. Pero aceptaré la idea.

Cuando hablamos de evolución humana, casi siempre, nos vamos por el aspecto biológico (cambios físicos), y en gran parte hemos obviado el aspecto psicológico

De acuerdo, pero algunas observaciones son pertinentes -creo que llegarás a considerar que te estoy evaluando- una es que lo psicológico es también biológico, y no es una reducción. Tenemos una biología que nos permite un cerebro que genera pensamientos "creativos". La observación es valida, aunque se que lo sabes, pero recuerda que no soy el único que lee el blog.

Y hay que tener más prudencia comentando sobre estos temas, porque ya veo al gran bloguero, divulgador de lo nuestro, de lo que somos como isleños, pero también médico, Darwin Bruno, rebuscando por el Átic0...

es algo así como un test de Rorschach.

Deja buscar eso en google.

Un saludo.

soy... dijo...

Glups... no puse comillas en las citas que tome de tu comentario.

Recuerdas lo que te comente de pasar de los 40s...?

Gracias.

Fran dijo...

Soy: Saludos, amigo. Esto pasa antes de los 40 (ajetreo de vida… jajaja)
Sí, yo elijo los temas de antemano, lo que pasa, es que no los planifico (me siento y ya… por cierto, debo “pulir” el último post).
Comprendo tu punto, la diferencia con mi ejemplo es que el recuerdo es algo “real” (las comillas es porque la mente a veces “inventa”, como bien señalas).
Yo te diría que la psiquiatría es la parte biológica; Pero (a mi entender), la psicología se ha quedado unos siglos atrás (salvo unos cuantos pocos aspectos) y cada día, nuestra sinapsis “avanza”. Pero, entiendo tu punto. (Ej: los perros sueñan). Recuerda, estimado amigo, que mi punto no es enseñar, es cuestionar sobre lo que se “afirma”.
P.d. Siempre he sido imprudente, intuitivo y medio loco… creo que aún soy joven (jajajajaa).