octubre 07, 2011

El legado de Steve Jobs: su vida.


El día de hoy, mi deber, como fanático de la tecnología, es escribir sobre Steve Jobs, fundador de Apple, quien falleció el día de ayer. En lo personal, creo que el mundo tecnológico perdió a un gran visionario. No me importa Apple como marca o empresa, me importa Steve Jobs como persona; ya que él era, el “alma” de sus productos. Steve Jobs, consagró su vida a sus sueños. Y, creo que la mejor forma de recordarlo es con su memorable discurso de Stanford en 2005, el cual está hoy en toda la Red. Ayer en la noche, fue la primera vez en mi vida que vi ese discurso… y fue como si me viera al espejo. Aquí les dejo el link del video, (subtitulado en español):

http://www.youtube.com/watch?v=HHkJEz_HdTg

Y quiero resaltar algunas citas de dicha pieza oratoria, que nos muestra el tipo de persona que era Steven, en aquellas tres historias sobre su propia vida:

“La verdad sea dicha, yo nunca me gradué”.

Primera historia: Conecta los puntos:

“No tenía idea de qué quería hacer con mi vida, y menos aún de cómo la universidad me iba a ayudar a averiguarlo”.

“En el momento en que lo dejé (estudios), ya no fui más a las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a meterme en las que parecían interesantes”

“Y muchas cosas con las que me fui topando al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante”.

“Era sutilmente bello, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante (referencia sobre caligrafía)”.

“Nada de esto tenía ni la más mínima esperanza de aplicación práctica en mi vida”.

“Por supuesto, era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase, pero fue muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde”.

“Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro”.

“Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea”.

Segunda historia: sobre el amor y la pérdida.

“Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo”.

“No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado”.

“Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida. Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría después en mi esposa”.

“Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple”.

“A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo”.

“Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tenéis que encontrar qué es lo que amáis. Y esto vale tanto para vuestro trabajo como para vuestros amantes”. Es una verdad.

“El trabajo va a llenar gran parte de vuestra vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideréis un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hagáis. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando. No os conforméis. Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabréis cuando lo hayáis encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años. Así que seguid buscando hasta que lo encontréis. No os conforméis”.

Tercera historia: sobre la muerte.

“Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo”.

“Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón”.

“Nadie quiere morir. Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo”.

Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario”.

No hay mejor forma de recordar a una persona, que con sus propias palabras. Y, más allá del ícono comercial, está el verdadero rostro humano de algunas de las ideas que revolucionaron nuestro mundo tecnológico actual. Su legado es... su propia vida.

“Seguid hambrientos. Seguid alocados”

2 comentarios:

soy... dijo...

El capitalismo, en su fase comercial y mercadológica es el triunfador.

Yo invento. Tu vendes. De fondo el reconocimiento intrínseco al conocimiento queda desplazado, y el aparentar -tan necesario- triunfa. De forma, por alguna razón (siempre de sometimiento) eres brillante si acumulas...papeles llamados moneda. De fondo no eres icono para las masas, si produces... conocimiento. Te ensalzo, yo, capitalismo, si con un tipo de palo bien pulido, le pegas a una bola, y esta se dirige por predeterminadas direcciones, y alocada y financieramente, te recompenso. Te silencio, yo, mercado, si con cerebro, herramientas e ingenio, produces. Te alabo, yo, como capitalismo, si enseñas a engañar, si el engaño es "positivo".

Steve jobs, el genio, la figura, pero del marketing... no de la tecnología.

Descansa en paz. Yo se que también fuiste victima. Por solidaridad con uno mismo yo te aprecio.

Un saludo.

Fran dijo...

Amigo, esa es una realidad. Por eso, solo me enfoqué en la persona.