noviembre 01, 2011

A mis 33.


Hace unos días, tuve la dicha de celebrar mis 33 años de existencia terrenal… la edad de Cristo. Como cada año, pasé mi día de la mejor forma posible: en Familia y “tirao como un perro”. La explicación filosófica infiere un razonamiento de la “teoría de la contemplación” (pasarse el día viendo un punto fijo y sin hacer nada); pero, en pocas palabras, me pasé el día sin nada de “trabajo- trabajo”.

Al mirarme al espejo, veo más canas. Yo tengo el cabello negro, y tengo canas desde los 13 años de edad. Es decir, para veinte años de canas… no está tan mal. Según las mujeres, eso me hace más “interesante”, pues parezco mas “maduro” de lo que soy. Y no me quejo, llevo mis “canitas” con orgullo, son muestras de “sabiduría”... y del maltrato intelectual. Con el paso de los años, he aprendido tanto, que puedo afirmar que soy un completo estúpido. Quizás, he vivido demasiado en poco tiempo; sin embargo, espero vivir unos cuantos siglos más (quién sabe, y mañana algún científico loco comprenda que la muerte es solo un efecto de la reproducción celular y logre resolver el “problemita” del defecto).

Hoy veo el mundo con diferentes ojos. Recuerdo las enseñanzas de un gran maestro de kenjutsu: puedes blandir tu sable contra tu oponente hasta el cansancio, y puedes herirlo sin terminar con su vida, atacando de afuera hacia adentro; o puedes, hacer un solo corte en una de sus arterias (de adentro hacia fuera) y terminar el combate antes de haber perdido una sola gota de sudor. Suena sangriento, así son algunas de estas disciplinas. Pero, más allá de ello, con el paso de los años, vas aprendiendo el mensaje: Si vas a hacer algo, hazlo lo mejor posible y en el menor tiempo. El día de mi cumpleaños, di gracias a Dios por los míos. Puedes ser el hombre más fuerte e inteligente del mundo; y, solo, no eres nadie. La vida no es solo crecimiento personal, se trata del crecimiento de todos los que te rodean. De qué vale reír, si puedes hacer llorar de la risa a los demás, y de gratis.

Tengo muchas cosas por hacer en la vida, quizás, no las logre. A veces, debes sacrificar algunas cosas. No sé cómo, pero en algún momento, el cazador decidió respetar a la “presa”. Decidíó darle a la vida la oportunidad de fluir libremente, sin su control. He roto reglas, he reescrito otras; algunas las he “doblado” y otras jamás las he tocado. Pero, al final, de esto trata la vida: de vivir cada momento como si fuera el último. Y por cierto, cuando llegas a mi edad: tú, pasas a un segundo plano; y, tus seres queridos, se convierten en el centro del Universo. Si llego a los 34, espero tener mi Honda VTX1300C… quiero ver la vida, en dos ruedas. Al fin, nunca me he roto un hueso, y siempre hay una “primera vez”. Aunque en Santo Domingo, con los suicidas al volante que andan sueltos, posiblemente me rompan unos cuantos huesos. Doy gracias a Dios por hacerme “medio loco” (o loco y medio, es lo mismo); por no temerle a nada; por tener un corazón; y, por mi materia gris… todas estas cosas, me han permitido sobrevivir hasta el día hoy.

6 comentarios:

Ayi :) dijo...

Muchas felicidades de atrasado!!!! >D que cumplas muchos mas y que no te compres la moto :D Al igual que tu Rodolfo tiene canas desde jovencito y le apasionan los motores, pero casi perdio la cabeza, literalmente, y ya no se monta, aunque se da cuenta a 3 cuadras de que viene uno :).
I hate them...

Fran dijo...

Muchas gracias, Ayi. No te preocupes, la intención es lo que vale. Lo de las canas: es que Rodolfo y yo somos hombres “serios”… desde chiquitos (jajaja). Lo de las motos: el riesgo es parte de la vida, amiga mía. Aún no la tengo, porque aquí la venden carísimas; y, además, la quiero usar habitualmente… pero mi oficina queda a media ciudad de casa, lo que incrementa en un 500% la oportunidad de que un “impertinente” me choque… aunque soy “grandote” (Estoy esperando a ver si nos mudamos).

Las motos son una pasión que algunos hombres llevamos en la sangre. No es por presumir, o por la adrenalina… es simplemente una máquina hermosa que necesita cuidado y atención. Espero no morir, sin haber recorrido unos miles de kilómetros en dos ruedas.

Quizás, en unos años tu esposo querrá comprar una moto… apóyalo. El peligro está en las imprudencias, no en el vehículo. En mi caso, quiero una moto “enorme”, porque muchas motos no son cómodas para mi estatura y controlo bien el acelerador. Pero, una moto “Cruiser” es bastante segura. Y si le sumas una adecuada vestimenta, prudencia, y respeto al “transito”… es una experiencia “indescriptible”.

Si tienes la oportunidad, alguna vez, salgan a pasear en una moto cruiser (o tipo Harley's como le llaman algunos(claro, con todas las protecciones del mundo)… despacio, una vuelta a la cuadra; luego, un poco mas allá… y luego dime qué sentiste. Verás, que ese momento el universo pasará a ser solo ustedes dos… y te encantará. Te lo prometo. Además qué miedo puede tener una mujer que se largó en un paracaídas y navegó en globo???

p.d. Añade esa experiencia a tu lista de cosas por compartir con tu esposo. Alguna vez me he equivocado????

Ayi :) dijo...

Noooo mi hijo, es que no va a volver a comprar una. Ya tenia una y como te dje casi perdio la cabeza....y prometio no volverse a montar en una, aunque llora cada vez que ve una. :p

Fran dijo...

"...aunque llora cada vez que ve una". Verás, que en unos años, te pedirá permiso (las mujeres mandan)y tú, como la esposa más maravilllosa y comprensiva del mundo: lo dejarás tener su "juguetico" para hacerlo feliz... digo, hipotéticamente.

P.d. Si sobra un dinerito y todo está bien: un hombre debe darse sus "caprichitos" mecánicos.

soy... dijo...

Esos cumpleaños despues de los 30...

"Al mirarme al espejo, veo más canas. Yo tengo el cabello negro, y tengo canas desde los 13 años de edad."

...y quien no quiere ocultar
un poco el tiempo de ayer
cuando se empieza a encontrar
alguna arruga en su piel...

"Con el paso de los años, he aprendido tanto, que puedo afirmar que soy un completo estúpido."

Eso no debe decirse, porque es una leyenda historico-urbana. Esas que siempre se repiten y se repiten y que no tienen sentido. Yo te imagino explicándole algo a un pequeño, a un adolescente, y los imagino a ellos con el rostro admirado por tu gran conocimiento ¿Necesitas más pruebas?

"Hoy veo el mundo con diferentes ojos."

Solo si sucede algo conjuntamente con tu cumpleaños. Digamos, por ejemplo, estar enamorado. Por aquello de la canción "...que con amor hay poesía y hay fiesta..."

"Recuerdo las enseñanzas de un gran maestro de kenjutsu..."

Que pasa... jum.

"Si vas a hacer algo, hazlo lo mejor posible y en el menor tiempo."

Es probable Fran, pero relativamente; recuerda al gran rey sabio, el que mando a partir en dos un niño, por una simple discusón -chismesito- de dos mujeres: hay tiempo para todo. Y las del gran maestro Jesus (este si, fran) Dad a cada día su afan. jeje.

Como sea, el tiempo tiene dos formas básicas de medida, una es el lineal, el que vivimos usualmente, y la otra es la intensidad. en la cual un minuto con la mano en el fuego puede parecer un año y con una hermosisima y voluptuiosa chica sentada en las piernas, un año parece un segundo...

"El día de mi cumpleaños, di gracias a Dios por los míos."

Amen.

"...al final, de esto trata la vida: de vivir cada momento como si fuera el último."

Refiriendose únicamente a la intensidad; porque si hablamos de responsabilidad para uno y para con los suyos, hay que vivirla como si fueramos a vivir 100 años.

Tengo muchas cosas por hacer en la vida, quizás, no las logre."

Alegrémonos de que no logremos metas, para eso tenemos la prole.

"...quiero ver la vida, en dos ruedas. Al fin, nunca me he roto un hueso, y siempre hay una “primera vez”."

no entiendo,no...

"...y, por mi materia gris…"

jeje.


No te pongas melan-cólico con eso de los cumpleaños; piensa en que yo no recuerdo cuando fue que tuve 33. Como sea es un buen momento para vivir en el mundo. Otra frase que evoca leyendas urbanas, pero que le hacemos...

Felicidades, no tomes alcohol, come poco bizcocho y mucho arroz.

http://www.youtube.com/watch?v=-JDwMOycJu8

Un saludo.

Fran dijo...

Gracias, Soy .

“… ¿Necesitas más pruebas?”. A eso me refiero, no importa cuánto trate de aprender; mañana, siempre habrá algo nuevo (Y nunca podrás saberlo “todo”).

“Solo si sucede algo conjuntamente con tu cumpleaños”. Abajo me explico…

"Que pasa... jum”. Se me instruyó desde muy joven en armas… y nunca maté a un animal por placer. Cazaba, porque soy carnívoro y me encantaba comer tórtolas, rolones, guineas, etc. Sin embargo, desde muy pequeño, siempre fui del tipo “combate cuerpo a cuerpo”, y me encantan las armas blancas. De ahí, que lo natural fuese que me vinculara con algunas de las artes marciales relacionadas a las mismas.

Salomón… sabía que la verdadera madre jamás permitiría que su hijo sufriera. Jesús, es un buen filósofo.

Las medidas del tiempo… Quisiera vivir unos 1200 años lineales; y, unos 50000 mil años de intensidad. :)

“Refiriendose únicamente a la intensidad; porque si hablamos de responsabilidad para uno y para con los suyos, hay que vivirla como si fueramos a vivir 100 años”… 100% de acuerdo.

“Alegrémonos de que no logremos metas, para eso tenemos la prole”… jajaja ellos tendrán sus propios problemas. Yo me refiero a asuntos banales personales :)

“no entiendo,no...” Me encantan las motos; y, nunca me he roto un hueso, a pesar de haber sido atropellado, corneado, estrellado y arrastrado por un caballo… y haber caído de un segundo piso. Esta moto, es un “capricho” personal que llevo en la sangre y deseo cumplir.

“Como sea es un buen momento para vivir en el mundo” Ambos, sabemos que eso no es nada cierto. Hay demasiadas cosas que hay que corregir, eliminar, crear y alterar… y eso, es nuestra obligación.

Lo del bizcocho… comí como un loco (estaba buenísimo). Saludos y gracias, amigo.