diciembre 31, 2012

Un nuevo año.



Nunca es demasiado tarde, para empezar. No hay un límite en las imposiciones del tiempo para hacer las cosas. Si bien es cierto que vivimos hacia el mañana, la vida solo tiene sentido si recordamos lo vivido hasta el ayer. Incluso las cosas que dejamos olvidadas, las oportunidades que tomamos o las que dejamos pasar, son las cosas que marcan nuestra vida.

Con el paso de los años, las personas cambiamos. De a poco o de golpe, la vida va moldeando nuestro peculiar carácter, y nuestras propias acciones nos otorgan esta distintiva personalidad. De todo cuanto acontece en esos 365 días que han trascurrido en el continuo ciclo de la vida, podemos sacar lo positivo por encima de lo negativo. En este confinado tiempo: algo positivo nos habrá sorprendido; o habremos experimentado cosas, que jamás sentimos; algún corazón, nos habrá cautivado; y, alguna estrella habremos compartido. Lo único cierto es que si vivimos orgullosos de nuestra vida: vamos por buen camino.

Tantas cosas pueden pasar en una fracción de segundo, que al ver, en retrospectiva, esos treinta y un millones quinientos treinta y seis mil segundos, uno se pregunta qué tanto valoramos en realidad el tiempo? Y es que si vemos el mundo, esa apreciación solo radica (subjetivamente) en los ojos del observador. Sin embargo, un año no es simplemente un tiempo, ni tampoco un ciclo mas. Un año, es una nueva página en blanco para nuestra vida; es el tiempo que disponemos para comenzar algo nuevo, o para volver a intentar ese sin fin de situaciones a las cuales llamamos metas, deseos o simplemente propósitos. Cada año que transcurre, valoro más la vida. Comprendo mejor el significado de la belleza, el caos y la ironía. Pero, sobre todas las cosas, con cada día que vivo trato de marcar una ínfima diferencia entre lo que es, y lo que debe ser este mundo. 

Por cierto: Felices Fiestas, y un Próspero Año Nuevo. 

P.d. A partir del día 4 de enero: RODEO; y, del 5 al 20 de enero: DAKAR 2013... nada mejor para comenzar el año. J

1 comentario:

Paúl Ninín dijo...

Gracias. Me pregunto cómo podré seguir el blog y que me avise de tus entradas en él...? Vaya reflexión la mía...