marzo 13, 2013

Habemus Papam… y se llama: como yo.


Me ha dado un poco de risa el hecho de que nuestro nuevo Papa, el Cardenal Argentino Jorge Mario Bergoglio, haya optado por el nombre de Francisco. Y es que, los Francisco somos complicados, impetuosos, verdaderos guerreros que nos llevamos el mundo por delante; pero, somos nobles y justos por naturaleza; y, en esencia, amamos las cosas puras que perduran… sí, quizás, eso necesita la iglesia: un abanderado de Dios que la limpie de adentro hacia fuera, y se centre más en la fe que en la religión.

Mi estimado tocayo, desde aquí te enviaré mi granito de arena. Y solo espero que le hagas honor a ese nombre. Por cierto, yo apoyo que los sacerdotes católicos se casen y procreen una familia (es lo humanamente correcto); y que, las mujeres tengan un papel más activo en la iglesia (no hay cosa más “divina” que una mujer (el milagro de la vida))... y no hay nada de malo en las sacerdotisas. Ya veremos…  

Y nada, que Dios te ilumine en este nuevo camino.

4 comentarios:

Ayi :) dijo...

estas pidiendo muchas cosas...no es navidad :P

Fran dijo...

Ten Fe, Ayi... :D

soy... dijo...

Qué dice la biblia de tus propuestas?

...

Yo veo bien que las mujeres no sean sacerdotisas, ni que tengan un papel activo en iglesias.

Para esas cosas está la cultura, la ciencia, y tooodo lo demás. Las féminas, sabiéndolo o no, han sido beneficiadas con esa discriminación.

Las aleja más que a los hombres, del activismo organizado religioso.

Y eso y nada más, lo considero maravilloso.

Un saludo.

Fran dijo...

Saludos Maestro. Bueno, no se trata de lo que diga la biblia (que está opuesta a todo, a adrede). Se trata del cambio necesario, de la adecuación a los "nuevos" tiempos.

Nadie ha dicho que Dios sea hombre (o mujer) es una fuerza absoluta y completa. sin embargo, entre hombres y mujeres, la mujer está mucho más cerca de Dios que nosotros los hombres. Es una dadora de vida, orientadora que nos guía durante toda la vida. Hay que reconocerles eso.