abril 12, 2013

Lo mejor de cada día.




Desde hace años, adquirí una manía: identificar lo mejor de cada día. Y esto es así, ya que, por más difícil que sea la jornada, siempre habrá algo por lo cual agradecer. Si bien la vida no es un día a día, es el día a día el que moldea nuestra vida.

Ayer, luego de una “fatigante” jornada laboral, casi al final de la tarde me llamó mi cuñado y me ofreció venderme su subwoofer (por cuestiones de espacio en el vehículo). Y, como el audio es una de mis aficiones, me metí en el lío; ya que, mi sub pasa del decenio de edad (viejito). Nota: BM Boschmann (ahora BMaudiolabs) tiene su plato aparte en sistemas de audio y componentes (calidad y durabilidad... y no es por hacerle propaganda: sus subwoofers aguantan tortura). Pero esa, tampoco es la historia.

La cuestión es, que cuando recibí el subwoofer en la noche (cajón compacto sellado), una persona “normal”  solo lo montaría de inmediato en su vehículo. Yo, lo cargué a la habitación, me senté en el piso, puse algo de música, busqué las herramientas y tome un foco, un destornillador, tornillos nuevos y silicón. Desarmé el subwoofer por completo!!! (el componente, es pesado: eso es bueno); revisé cada punto de soldadura del cableado de la doble bobina; revisé el cono; cambié los tornillo a unos más cortos; y dado que es sellado, no tuve que usar relleno (aislante), solo algo de silicón para sellarlo. Le revisé el aislante de la rejilla (protección) y: mi juguete nuevo, estaba listo para sonar. Los Rockford Fosgate encuadran perfectamente dentro de mis gustos de calidad (por eso lo compré); ahora bien, la durabilidad y calidad sonora (me gusta filtrarlo entre 30hz y 100hz), la pondré a prueba... aunque es del doble de potencia de mi actual sub (el BM de Audiolab, tipo ported, que me ha cumplido a la perfección, al margen de la tortura), lo que debería significar que va menos forzado.

En esencia, al margen de todas las cosas del día de ayer, en ese momento de anoche, en el que estaba desarmando el subwoofer, mientras me masticaba la lengua (otra manía) por la ansiedad de no saber con qué me encontraría (no sabía su potencia ni su condición interna... sensación de niño), y cuando me dolían las manos de atornillar y desatornillar: ese fue el mejor momento de ayer, ya que me trajo a la memoria gratos recuerdos de las últimas dos décadas de diseño, creación y modificación de sistemas de audio. Me gustan los autos, me gusta la mecánica, me gusta la electrónica, me gusta la carpintería y me gusta el audio… debe ser algo natural que me guste desarmar y modificar cosas a mi gusto: por eso siempre digo, que ésta: es NUESTRA vida.

Trata de ver lo mejor de cada día, y tendrás una excusa para sonreír mañana. Que pasen un buen día y un feliz fin de semana… yo, debo desarmar medio carro; lo que se traduce en alegría y entretenimiento… salvo que rompa alguna pieza (jajaja)). 

No hay comentarios.: