julio 12, 2013

El cuarto baúl: moviendo las piezas.


Me gusta reírme solo; y casi siempre lo hago, cuando tengo la razón. Y esto es así, porque me gusta ver la vida como un conjunto de piezas entrelazadas y no como experiencias individuales. La explicación simple, es la de un juego de ajedrez.

En la vida, hay dos tipos de jugadores de ajedrez: los deportistas y los (simples) jugadores, que disfrutamos de darle tiempo al tiempo para hacer nuestras jugadas. El primer grupo, juega contrarreloj, y una vez terminado el juego: pasan a otro “adversario”. Yo, soy del otro grupo: vemos el juego de ajedrez (y por analogía, la vida) como una oportunidad de compartir con otras personas las experiencias vividas.No hay adversarios, propiamente dicho. Y ambos, seguimos las mismas reglas de “juego”; pero, más allá de ganar o perder, de quién sabe más o quien tiene la mejor estrategia, la experiencia se resume a cuánto podemos compartir mientras dura la partida.

La vida, como el ajedrez, no debe medirse en segundos o en fichas: se mide en “jugadas” y no me refiero al término en sentido literal, me refiero a razonar cada movimiento dentro de las oportunidades de la vida. La diferencia, en relación con el primer grupo (deportistas) es que ellos hacen el movimiento mecánicamente (incluso, involuntariamente), mientras que el otro grupo comparte ese irrepetible momento desde una óptica que excede al tablero de juego y a las propias piezas… sobra decir que el juego: puede durar décadas.

Bueno, me encanta tener la razón al “mover” las piezas y hacer las jugadas; porque al final, solo significa que lo estoy haciendo bien, que sigo las reglas y que respeto los principios que rigen mi vida (para algo vale la experiencia). Y me río, no porque sea gracioso, sino porque sabía que tenía la razón desde antes de que hubiera comenzado todo… bueno, esta es la partecita del deportista: puedes ver todas las jugadas antes de haber hecho el primer movimiento… no dije que fuera algo malo; solo dije que prefería al segundo grupo. En fin, quiero abrir este cuarto baúl, (recuerde que esto es un átic0) como forma de recordarme que si bien la vida no es un juego, siempre debemos seguir las reglas (nuestras reglas), ya que el instinto: pocas veces falla.

2 comentarios:

Monica Henriquez dijo...

encontré una de tus publicaciones vagando en el facebook y esto me dio la oportunidad de leerte... excelente no dejes de hacer esto.











Dimasavi dijo...

Me encanta como escribes...la forma de mezclar lo q dices con las cosas de la vida...inspirador,,