abril 29, 2013

Quisiera...


Quisiera destilar el alcohol de tus besos
Y degustar de tus ojos, el néctar de la verdad
Podría encerrar el deseo en un verso
Mientras recorro tu cuerpo, en soledad.

Quisiera tocar la copa de tu alma
Mezclando tu aroma y esencia de mujer
O, podría jugar con cubos de hielo
Mientras extraigo cada gota, del licor de tu piel.

Quisiera embriagarme con el olor de tu pelo
Evaporando, lentamente, el jarabe de tu amor
Un toque de canela, espolvoreada en tu cuerpo
Mientras agito el vaso, de tu corazón.

Quisiera licuar esta sed de tus besos
Y tocar tus labios como el hielo frappé
Ser la bebida que refresca tus noches
Acompañado de tequila, ron o café.

Quisiera iluminarte, con un dulce recuerdo
Aferrado al sabor, que emana de tu ser
Podría mezclar el elixir de un beso
 Y hacerlo tuyo, sobre tu piel.

Quisiera poder decirte al oído
Que eres tú, el sabor más especial
Y que, entre todas las bebidas:
Solo de ti, quiero tomar.

Un lienzo sobre el cual trabajar; un borrador de poema por terminar. :D

abril 22, 2013

El Día de la Tierra.



Siempre he sido un naturalista y un conservacionista. Soy un niño de ciudad al cual se le ofreció un patio de juegos de varios kilómetros lleno de bosques, montañas, riachuelos y animales. Soy un cazador que aprendió a respetar la vida. Destruir es simple… conservar, es lo verdaderamente difícil. Este planeta, es nuestro milagro. Es lo más cercano a Dios que tendremos a la vista. Es increíble ver glaciares, desiertos, montañas, ríos, animales, clima, plantas… personas. Todos y cada uno somos una pequeña parte de este milagro. Y no se trata de reciclar, de protestar o reclamar: se trata de aceptar.

Cuando un milagro de este planeta se cruza por tu destino (vida, muerte, creación o destrucción) algo en ti cambia… y ves tu vida de forma distinta. Yo, este año cumpliré 35 años; y, a esta edad, he visto desaparecer especies, he conocido animales “rarísimos” y/o desconocidos; he visto el nacimiento y la muerte de una estrella. He visto galaxias lejanas; he visto lagos debajo de kilómetros de hielo y debajo de desiertos; he visto la vida, donde se supone que no debería existir… y eso es lo único que importa: los seres vivos nacimos para adaptarnos a cualquier realidad.

La naturaleza reclama, cada día, su espacio… aún dentro de nuestras ciudades. Y la ciencia, se ha dedicado estas últimas décadas a estudiar y proyectar cómo impactamos los seres humanos en el planeta en el que habitamos. Ej: por qué los dinosaurios eran tan grandes? Porque había mucho más oxigeno en el aire. Somos máquinas biológicas, y al margen de la religión: dependemos de nuestro medio ambiente. Y necesitamos entender que cada decisión que tomamos tiene infinitas repercusiones en nuestro futuro y en el de nuestro planeta. Siempre bromeo con los “muchachos (as)” de Greenpeace y PETA, porque en cierto modo están en lo correcto. Y digo “en cierto modo”, porque mas allá de las protestas, de los berrinches y de las cámaras, el verdadero cambio se consigue en la mentalidad de las personas, no su estilo de vida (negocio), mostrándoles que ese animal o ese árbol, es tan importante como uno de sus hijos, hermanos, padres, mascotas. Así y solo así, ese negocio, dejará de ser rentable.

Lo que nos hace humanos no es nuestra sed de vivir, es nuestra sed de comprender qué somos y de qué formamos parte. Las personas, somos los únicos seres vivos (complejo de virus) que alteramos nuestro entorno para sobrevivir. Pero, si algo hemos aprendido, es que no todos los virus son malos: cada microorganismo es tan importante como el más grande animal; pregúntenles al krill y a las ballenas. Esta sed por industrializarnos y mecanizarnos está consumiendo la vida. Las petroleras, acabando con los polos (contaminando); los cultivos a gran escala (biodiesel) acabando con la selva (deforestando); la minería, destruyendo ecosistemas. Sin parecer un extremista, algún día todo eso acabará: es la ley de la vida. La naturaleza, de alguna manera se las ingenia para superar todo y restablecer un equilibrio y un orden especifico. Así que, en este día de la Tierra: tratemos de dar nuestro granito de arena a favor de este planeta: nos estamos salvando a nosotros mismos.    

abril 20, 2013

Si el amor toca a tu puerta.


Si el amor toca a tu puerta, mira por el cerrojo
Y si te roba un beso, no demuestres enojo
Ciérrale la puerta… y mira por la ventana
Si ves que te está sonriendo… volverá mañana.

Si el amor toca a tu puerta, no lo dejes de castigo
Grita a todo pulmón, que es un tiempo perdido
Y si escala por la noche y sube hasta tu ventana
Sabrás que su corazón… volverá mañana.

Si el amor toca a tu puerta, y vuelve un tercer día
Cierra las puertas y las ventanas, todavía
Verás que esperará por días, e incluso semanas
Y aunque lo dudes… volverá mañana.

Si el amor toca a tu puerta, llegarás a comprender
Que no hay puertas ni ventanas que lo puedan detener
Y si lo llegas a ver a través de tu ventana
Aunque haya viento o lluvia… volverá mañana.

Si el amor toca a tu puerta, y vuelve día tras día
Tan solo quita el cerrojo, y deja entrar la alegría
O, si eres muy prudente, deja abierta la ventana
El amor hará su magia y… volverá mañana.

Si el amor toca a tu puerta, y lo has dejado entrar
Recuerda que es el tiempo, el que nos enseña a amar
Nunca juzgues al amor, sin haber esperado en la ventana
Al final de cuentas… volverá mañana.

Si el amor tocó tu puerta, y has escrito tu historia
Sin principio ni fin, has logrado una victoria
Amar es entregarlo todo, a cambio de nada
Con la única esperanza, de un mejor... mañana.

abril 17, 2013

La opción.



El amor es un lazo, no una atadura. El lazo une las almas, los cuerpos, la vida, las cosas; la atadura es, una imposición involuntaria. El lazo, conlleva cariño, dedicación, alegría, esperanza, respeto; la atadura, solo busca unir a la fuerza dos cosas. El lazo es la fuente del verdadero compromiso, con uno mismo y con los demás.

Un escritor español llamado Alex Rovira escribió: “En la vida perderemos a los seres amados cuando nos toque y como nos toque; llegará inesperadamente la enfermedad o la crisis, incluso la desgracia trágica e irreversible. Pero, siempre tenemos la opción de poner belleza donde no hay belleza, conciencia donde no hay conciencia, amor donde no hay amor. La vida será lo que hagamos de ella. La vida tendrá lo que pongamos en ella”.

En este mundo vacío, donde las personas ven solo lo negativo de los demás, debemos poner un alto en el camino y reflexionar sobre lo más elemental: vivir es en sí un milagro. De ahí, parte todo lo demás. Debemos abrazar lo bueno y desechar lo malo. La vida, la forma en que vives, es perfecta tal cual es. Sin embargo, si algo quieres cambiar de ella hoy, mañana o en el futuro: solo tienes que desear hacerloNosotros hacemos de esta vida, lo que es: un milagro, en cada amanecer. Somos nosotros quienes movemos las fichas de este ajedrez existencial… y el destino, es solo una excusa de los que temen vivir. Lo importante no es el final del camino (destino), sino lo que hacemos... hasta llegar ahí.

abril 12, 2013

Lo mejor de cada día.




Desde hace años, adquirí una manía: identificar lo mejor de cada día. Y esto es así, ya que, por más difícil que sea la jornada, siempre habrá algo por lo cual agradecer. Si bien la vida no es un día a día, es el día a día el que moldea nuestra vida.

Ayer, luego de una “fatigante” jornada laboral, casi al final de la tarde me llamó mi cuñado y me ofreció venderme su subwoofer (por cuestiones de espacio en el vehículo). Y, como el audio es una de mis aficiones, me metí en el lío; ya que, mi sub pasa del decenio de edad (viejito). Nota: BM Boschmann (ahora BMaudiolabs) tiene su plato aparte en sistemas de audio y componentes (calidad y durabilidad... y no es por hacerle propaganda: sus subwoofers aguantan tortura). Pero esa, tampoco es la historia.

La cuestión es, que cuando recibí el subwoofer en la noche (cajón compacto sellado), una persona “normal”  solo lo montaría de inmediato en su vehículo. Yo, lo cargué a la habitación, me senté en el piso, puse algo de música, busqué las herramientas y tome un foco, un destornillador, tornillos nuevos y silicón. Desarmé el subwoofer por completo!!! (el componente, es pesado: eso es bueno); revisé cada punto de soldadura del cableado de la doble bobina; revisé el cono; cambié los tornillo a unos más cortos; y dado que es sellado, no tuve que usar relleno (aislante), solo algo de silicón para sellarlo. Le revisé el aislante de la rejilla (protección) y: mi juguete nuevo, estaba listo para sonar. Los Rockford Fosgate encuadran perfectamente dentro de mis gustos de calidad (por eso lo compré); ahora bien, la durabilidad y calidad sonora (me gusta filtrarlo entre 30hz y 100hz), la pondré a prueba... aunque es del doble de potencia de mi actual sub (el BM de Audiolab, tipo ported, que me ha cumplido a la perfección, al margen de la tortura), lo que debería significar que va menos forzado.

En esencia, al margen de todas las cosas del día de ayer, en ese momento de anoche, en el que estaba desarmando el subwoofer, mientras me masticaba la lengua (otra manía) por la ansiedad de no saber con qué me encontraría (no sabía su potencia ni su condición interna... sensación de niño), y cuando me dolían las manos de atornillar y desatornillar: ese fue el mejor momento de ayer, ya que me trajo a la memoria gratos recuerdos de las últimas dos décadas de diseño, creación y modificación de sistemas de audio. Me gustan los autos, me gusta la mecánica, me gusta la electrónica, me gusta la carpintería y me gusta el audio… debe ser algo natural que me guste desarmar y modificar cosas a mi gusto: por eso siempre digo, que ésta: es NUESTRA vida.

Trata de ver lo mejor de cada día, y tendrás una excusa para sonreír mañana. Que pasen un buen día y un feliz fin de semana… yo, debo desarmar medio carro; lo que se traduce en alegría y entretenimiento… salvo que rompa alguna pieza (jajaja)). 

abril 08, 2013

¿Necesito más agua?



En estos días, viendo un poco de tv, observé en Discovery Channel (en español) el dilema de la gallina y el huevo… parecerá un disparate, pero el dilema correcto es el AVE o el huevo. La gallina surgió de un cruce de aves de corral en Asia, en un valle de China que ni recuerdo… la gallina fue primero que el huevo. Ahora bien, eso es irrelevante comparado con el dilema del optimista/pesimista… sí, el vaso medio lleno o medio vacío.

Todo comenzó hace unos días, con una cisterna casi seca (por la sequía); el tinaco, había entrado en funcionamiento, por lo que me sirvieron “medio vaso de agua” (ahorro); y, me vino el tema. No sé cual es el punto del pesimismo u optimismo del vaso: a lo largo de la vida debemos ser ambos. La gente cree que ser optimista siempre es algo grandioso: sorpresa, no han vivido. Son tantos los “tablazos” de la vida que, con el paso de los años, uno se ve en la necesidad de hacer su reserva frente a las situaciones de la vida. Si sale bien, usted agradece a Dios; si sale mal, lo vuelve a intentar y punto. El ánimo pesimista, de cara a lo improbable: es una excelente estrategia, ya que le obliga a adaptarse, a tener planes alternos, y a no desistir del objetivo. En esencia, la única pregunta que uno debe hacerse cuando ve el vaso es: ¿necesito más agua? Da risa, pero en realidad poco importa cómo veas el vaso, si no sabes para qué usaras el agua.

P.d. Lo único seguro del vaso es que el agua no está fría (no tiene condensación); y, no se de dónde proviene esa agua (si es potable). Pero si uno tiene sed... agua es agua.

abril 05, 2013

Agua que no has de beber…



Aquellos que trabajamos metal en frío, aprendemos a darle forma a las cosas de la peor manera posible. Moldeamos el metal a base de golpes y sincronía para obtener una pieza armónica con nuestros sentidos (vista y tacto), para luego ir limando las asperezas y dar forma a nuestros objetos. Y así sucede en la vida…

Las personas, tomamos de otros aquellas cosas que necesitamos, somos como el metal en bruto. A veces, relucientes, otras corroídos u oxidados. Sin embargo, cada uno de nosotros cumple una misión específica en la vida de los demás. En algunas ocasiones, se trata más de suerte y casualidad, cuando nos topamos con esa pieza única que nos inspira a iniciar un nuevo proyecto. Un proyecto que puede durar minutos o toda la vida. Se dice que el amor forjado en metal puede cambiar su forma, pero jamás su esencia. Podrá ser frío a veces, pero cuando arda quemará todo a su paso. Y aquí entra en juego el agua, que sirve para eliminar las impurezas, enfriar el metal; y, por qué no, para oxidar el hierro… le da su carácter, y su historia (tiempo). Y sí, creo que el corazón es como el hierro: puedes encontrarlo en cualquier lado, pero lo interesante será su forma y su composición. Habrá personas con un gran corazón, otras con corazones pequeños. Habrá corazones suaves y maleables, otros serán de un acero duro y resistente.

Puedes tomar una pieza de hierro y martillarla (en frío) hasta hacerla arder (habrá un cambio molecular) y si la enfrías de golpe (con agua), su estructura molecular será distinta: el metal se volverá más duro. En este punto, verás una forma rústica de una pieza y es aquí, cuando empieza el verdadero trabajo. La vista y el tacto te guiarán en el camino; invertirás mucho tiempo, sudor  y dolor para llegar a un resultado. Y aquí, al final de la historia, es que comprendes aquello que nunca pasó por tu cabeza: Lo importante nunca fue el resultado, fue la experiencia. Cada experiencia es única y nos va perfeccionando como personas. La vida no tiene un manual escrito, pero siempre nos da las técnicas necesarias para aprender. Un forjador aprende que la paciencia es la virtud más noble: nunca dejas pasar una oportunidad de perseguir tus sueños. Aprendes que cada segundo cuenta; cada minuto son sesenta golpes que moldean el más férreo metal y al final, solo te queda una satisfacción: pones el alma, y tu empeño en lo que sea que hagas... sea de metal o no.

La vida, es un solo momento… Debes dejar lo malo atrás y ver todo el camino que te queda por delante. He sido un forjador toda mi vida y si algo he aprendido, es que cada persona lleva dentro de si un corazón de metal: una obra de arte forjada con el metal del alma, bajo la fragua del tiempo y el silencio; y sobre todo, con el martillo de la esperanza (Dios o "destino").

Agua que no has de beber…deja que alguien más la tome.  (Estamos en sequía... sonrisa)  

abril 02, 2013

¿Más allá del cuerpo?


Hay una diferencia entre éste corazón:

 y éste otro:
... ¿sabes cuál es?

El primero, es solo un músculo que bombea sangre y hace funcionar nuestro cuerpo; es cierto, nos da vida. Por otro lado, el segundo corazón, es algo que no existe físicamente. No debería tener una razón de ser. Sin embargo, este último corazón, nos da algo que excede el cuerpo físico... hay quienes lo llaman amor; y otros, lo ven como la manifestación pura de la felicidad. Lo cierto, es que nos da la vida. Se dice que en él, habita el alma de cada uno de nosotros; un alma pasajera e inmortal que se “acurruca” con otra alma opuesta. Les llaman el alfa y el omega; el principio y el fin de la vida. Si algo nos enseña este último corazón es que, más allá del cuerpo físico, hay “algo más” que nos complementa como personas.

El amor es, en sí mismo, una oportunidad; no necesita de oportunidades. Digamos que para cada candado (corazón), hay solo una llave, y esa llave es la que abre el alma. Un alma que no tiene lugar ni tiempo, cuyo único fin es complementar a su otra mitad... y crecer: expandiendo los límites de la vida, mas allá de lo conocido.