febrero 24, 2015

¿Vale la pena; o, el tiempo?




Hace unos días, mientras reparaba un pequeño radio/foco de emergencia que tengo, mi mamá, ansiosa porque le trasplantara una planta de zamia (que le floreció y fue un show “internacional”… a ella nunca le había florecido) me preguntaba con ironía: “¿Vale la pena?” (reparar el radio/foco) y, solo atiné a decirle: “quizás no, pero vale el tiempo”. Y es así, porque al ver la vida en cierta perspectiva, no hay nada más valioso para nosotros que el tiempo. Y es por ello, que lo más valioso que podemos obsequiar a alguien o algo es eso: nuestro tiempo.

Y, al examinar la pregunta en retrospectiva, puedo afirmar que aquella cuestión aplica al diario vivir. Las personas siempre se preguntan si tal o cual cosa valdrán la pena o el esfuerzo; cuando, la verdadera pregunta es: ¿Vale nuestro tiempo y dedicación?

Ese pequeño radio (análogo), es recargado mediante un dínamo, tiene foco y carga el celular en caso de emergencia... lo compré hace años (mentalidad preventiva… post apocalíptica (risa)) y es una herramienta muy útil que me ahorra molestias innecesarias (pérdida de tiempo) en casos de urgencias en la oscuridad. En este sentido, no es un simple radio, es mi foco de emergencia (alumbra como un auto), es un momento de música real (mientras reparo algo). Así que SI, valía el tiempo de desarmarlo con cuidado, de ajustar y de rearmar el condenado mecanismo para que funcionara al 100%. Al final, el led “defectuoso” estaba bien, solo era un falso contacto del conector.

Y lo gracioso es la perspectiva de la pregunta: al cuestionarnos sobre si algo “vale la pena” es casi seguro que subyace una visión negativa. Sin embargo, detrás de un “¿Vale el tiempo?”: se visualiza más una construcción lógica positiva. Y qué decir: soy un condenado reparador… mi naturaleza es la de: reparar las cosas... y las herramientas son la clave.

P.d. Multipliqué la matita de samia (que fue un regalo) en unas 50: también, soy buen matemático (multiplicando las cosas) jajaja... gracias a Dios, por el don.  

No hay comentarios.: