abril 22, 2015

Una reflexión, en este: "Día de la Tierra".


Tengo mucho trabajo y muchos posts pendientes; pero, siempre hay tiempo para las cosas del planeta. Así que, comparto este video, ya que trae un interesante mensaje sobre cómo nuestra "civilización" está destruyendo nuestra existencia: simplemente, por dinero. 


Debemos dejar de crear planes para "futuras generaciones" y empezar a crear planes y medidas para el nosotros y el ahora. Los países petroleros, siguen contaminando... Alaska, parece un hermoso país tropical; y, Fukushima: sigue contaminando el mar (ayer, hubo un nuevo vertido radioactivo... que terminará en algún pez que usted consumirá); miles de animales mueren debido a vertidos químicos que hacen empresas por cuestiones de "costos" en ríos o canales; la temperatura del planeta sigue elevándose... y nada, este es nuestro diario vivir.

Lo gracioso, es que yo (un isleño del Caribe) crío peces africanos, asiáticos y suramericano; y, tengo plantas "prehistóricas"... ¿Qué significa esto? que al mundo (las personas) solo le hace falta voluntad... tenemos los medios; pero, a nadie le duele, hasta que le toca. Vivimos una vida del "yo", mientras nuestro mundo se limita a un smarthphone, las diligencias de fin de semana y algún plan de viajar. La vida, es algo más que lo que te ofrece una sociedad de consumo. Siembra una planta y cuídala hasta que florezca (incluso una comestible como el ají o el romero); cría un animal durante todo un ciclo de vida; protege tu entorno natural: poda tus arboles, abona, riega las plantas, etc. Limitar la vida a comprar un fruto "natural" en una tienda, es como disfrutar del tocino: sin saber de dónde proviene (un animal inocente). Y lo gracioso, es que gran parte de la humanidad (seres humanos) se ha vuelto como "ganado" (dirigido), donde el estatus social de una persona se establece por la apariencia no por la esencia de su ser. 

De mi parte, para futuras generaciones, solo les diría: se perdieron lo mejor de la vida... algunos, tratamos de hacer lo correcto. Pero, eramos muy pocos... y, nuestro conocimiento se limitaba a nuestras áreas de estudio y zonas geográficas. Sin embargo, aprendimos empíricamente que más allá de la ciencia: la vida, siempre encuentra formas de sorprendernos. Con algo de voluntad, pocas cosas se extinguen. 

Y nada: Feliz día Madre Tierra... no nos extingas (todavía).

No hay comentarios.: