noviembre 20, 2015

El paso a desnivel de la Av. 27 de Febrero Esq. Privada.


Parece solo ayer cuando para poder ir al gimnasio pasaba tranquilamente (a pie) la Av. 27 de Febrero, esquivando solo a algún loco al volante que doblaba en “U”; o, alguien que desde el tercer carril de la derecha (en sentido Este-Oeste) quería doblar hacia la Av. Presidente Antonio Guzmán Fernández (conocida como la Av. Privada) ubicada a la izquierda; la cual, por cierto, solo consta de dos carriles en cada sentido.

Recuerdo que cuando se anunció la construcción de este paso a desnivel (meses atrás) solo me pregunté: “¿Cómo voy a llegar al Gym?”; ya que, dada la longitud de la obra, debía caminar al menos 300 metros extras a la derecha o a la izquierda para pasar al otro lado. Pero, debo reconocer que pensaron en las personas y al cerrar el “cruce” de vehículos, nos dejaron un pasillo a los peatones (incomodo, en cierto sentido, ya que evitaban el paso de motocicletas). Fue un poco preocupante luego de que las excavadoras comenzaron a perforar debajo de dicho “puente” (peatonal) y uno caminaba a unos tres pisos de altura sobre una estructura “aérea” construida sobre dos vigas de metal y revestida de tablones de madera; o, de madera comprimida (según avanzaban los trabajos) que se tambaleaban como el piso del Salón de la Corte Civil del Distrito Nacional (con los años uno se acostumbra a la oscilación del suelo). En fin, este paso peatonal cambió de lugar unas tres veces según fue avanzando la obra. Supervisada muchas veces (90% del tiempo) por la AMET (Autoridad Metropolitana del Transporte) quienes nos cedían el paso a los peatones, salvo sus respectivos pleitos con guagueros o chóferes de carros públicos que interrumpían el tránsito (descuidaban a los peatones). En esos caso, había que dar un salto de fe... y correr como loco, para poder cruzar “vivo”.

Hoy en día, la obra ha agilizado el tránsito de la 27 de Febrero hacia la plazoleta de la bandera. Sin embargo, hay salvajes que ocupan el “retorno” (carril izquierdo) en vez de tomar el carril derecho para permitir un mejor flujo de los vehículos. Nota: Deberían poner un oficial de la AMET que obligara a todo conductor que ocupe el retorno a devolverse, aún éste desee continuar en vía oeste-este por la 27: para que aprenda. Sin embargo, el motivo de este post no es la obra en sí, sino un efecto secundario: Los semáforos tienen una duración superior a los 90 segundos (llegando a 120, creo); por lo que, los vehículos que van a girar a la izquierda se acumulan en un tramo considerable. De ahí que, todo peatón que va por la margen “Norte” de la Av. 27 de febrero esquina privada, ahora se ve afectado de una mayor contaminación por Co2; algo que las autoridades deberían considerar es dar su “chequeo” de las emisiones en dicho lugar y/o reducir el tiempo del semáforo (para mejorar la calidad del aire); esto, sin contar de que ahora, uno debe pasar la 27 corriendo como un loco en sentido sur-norte y viceversa para no desperdiciar minutos de su vida… esperando a que cambie el semáforo nuevamente a rojo, para poder cruzar. Solo espero que mis pulmones se adapten a la contaminación “extra” para poder llegar al gimnasio a ejercitarme... algo irónico.  

noviembre 07, 2015

Rambo vs Predator!!!



Quizás, usted se estará volviendo loco/a con el título del post. Pero, esta película no existe, y debo explicar mis motivaciones para referirme a la misma, antes de que la euforia se apodere de algunos fanáticos de la acción. Digamos que, todo comenzó cambiando canales en la tv, cuando de buenas a primeras me topé con una película de SyFy, llamada: “El tiburón de dos cabezas”; aunque, en la secuela, tenía tres cabezas. Creo que, algo vinculado a la Hidra (múltiples cabezas) hubiera sido más “innovador”, aunque hubieran tenido problemas de derecho de autor con “Marvel's Agents of Shield”, donde Hidra es una organización malvada. La cuestión es, que recordé la película: “Freddy vs Jason”, y se me ocurrió que no sería tan descabellado hacer una película titulada así: Rambo vs Predator (al margen de Alien vs Predator... un clásico, en donde ambos son "extraterrestres"); en vez de estas películas de Scifi, cuyos efectos y trama son tan predecibles como los días de la semana. Incluso con escenas trilladas, sería algo interesante: A ver...

Todo comenzaría en una jungla, un pueblo tranquilo a mitad de la nada en donde nuestro héroe “Johnny” (Rambo) se encuentra descansando, llevando una vida apacible, plenamente enamorado y con su pequeño hijo. Una noche cualquiera, se escuchan gritos, láseres, explosiones, tierra por los aires y muchos “cuerpos” que desaparecen. Luego, en medio de la oscuridad, vemos a Johnny empuñando su peculiar cuchillo militar con sierras y hoja de 12 pulgadas (aunque podríamos cambiar el tamaño por uno de 8 pulg o su machete)... y. con su particular mirada (de loco). En este punto, no sé si Rambo debe matar al más pequeño de los Predators (grupito de 3, según la saga); o, si éstos se enfrentan, lo hieren a él de gravedad y lo dan por muerto.

La cuestión es que amanece, Rambo aparece desmayado en medio de los escombros; el pueblo, está desolado, lleno de humo, cenizas, con algo de lluvia tenue... y, como usted sabrá: la mujer muere (siempre mueren con Rambo, no hay excepciones: así, añadimos la cinta roja o negra que usa en la cabeza: un recuerdo de por qué lucha). Y, claro está, el inocente hijo: está desaparecido. En eso, un anciano moribundo (o una sexy supermodelo, vestida de campesina y con la ropa bastante rasgada... Nota: no siempre debe ser un anciano/a moribundo, o el director de la película el que da las malas noticias), le dice que vio cuando se llevaron a su pequeño hacia la profundidad de la selva, donde: “nunca lo volverá a ver... jamás” (con esta frase recalcada: motivación). Momentos después, la escena en donde Rambo remueve las tablas del piso de su casa con el cuchillo y dentro de una polvorienta caja, saca algunas “herramientas” (de trabajo): una ametralladora con sus “tira” de municiones, el arco con sus flechas explosivas; quizás, un lanzacohetes, y algún que otro juguete nuevo: cosas explosivas. (Nota: no recuerdo jamás ver a Rambo con una pistola en mano, solo armas de “alto calibre”. Podría haber conseguido un calibre 50 con algo de visión nocturna, etc.; recuerde que va a enfrentar a extraterrestres cazadores, no a militares tercermundistas furiosos). En fin, este, sería el trailer…

P.d. Yo, pensaba que me haría rico con el guión (jajaja); pero, he Googleado el título (para buscar la imagen de arriba) y: desde hace años los fanáticos han planteado esta idea. Pero, bueno, lo cierto es que sería algo mejor que: el “Tiburón de 4 Cabezas”. Aunque, siendo sincero, solo he visto el avance del tiburón de 3 cabezas (no la película)… y, no me gustaron para nada sus efectos gráficos: 100% falsos… aunque quizás, lo hacen para que los niños sepan que es algo irreal. Como cuando en los 90’s, los actores “muertos” en una escena: movían un ojo, al final... para saber que era de mentira. En fin, hay que saber en qué se invierte su tiempo frente a un televisor: no todo es mecánica, carreras, monster trucks, Rallys, etc.