enero 10, 2016

Atrapa la Bandera (2015, Animación).



Hay que comenzar el año: riendo. Risa: aún recuerdo a Igor (lagartito de la imagen superior) rebotando entre las paredes, en medio de una transformación dron-cohete; también con su “traje espacial”; y, en el parabrisas del vehículo lunar (Alien!!!) jajaja.

La verdad, esta película llegó a mis manos por casualidad, e invité a mi sobrinita a verla con algunas palomitas de maíz. Si bien cada personaje me recordó a otros personajes animados: Los Increíbles, Incrediboy; Monster Ink, boo; Ralph el demoledor: Vanellope; entre otros, tiene una sólida trama (en parte ficticia, en parte histórica) que se equilibra hasta trasladarnos a ese mundo de la “carrera espacial” y la llegada a la Luna. Familia, amigos, mascotas y aventura se entremezclan con algo de amor, terquedad y un “supervillano” (loco, muy rico y con muchos artefactos: como Batman; pero, sin murciélagos) nos cautivan de principio a fin con diálogos y situaciones que van desde el existencialismo hasta la competencia por ser los mejores. 

No sabía que la hermosa Michelle Jenner (Isabel, TVE: hola preciosa y talentosa dama) era la voz de Amy. Y que, Igor era un camaleón (nunca cambió de color, pese a las “adversidades”; pero, son detalles para alguna secuela). Sin embargo, esta producción animada sirve muy bien para compartir en familia un sano entretenimiento (incluyendo a los “mayores”: de tercera edad en adelante); ya que, trata sobre la histórica “llegada del hombre a la Luna”, y todo lo que implicó tal suceso en aquellos tiempos; aunque hay algunos toques “modernos” y algo “adecuados” al público infantil. Y no me quejo, me reí como un loco. Nota: Igor debería ganar un Oscar (la película ya tiene varios premios internacionales).

P.d. El amor de Marty por Igor me recordó al de mi sobrino menor por su chihuahua: la montaba de cabeza en su velocípedo (guindando o colgada) para pasearla por el patio… de ahí que la perrita fuera medio loca. Sin embargo, gracias a este animalito (Igor) toda la trama se desarrolla de forma magistral. Por cierto, debo escribir sobre drones.  

No hay comentarios.: