enero 23, 2016

Cosas del Rally Dakar (2016).




1) Volvió Alina (Moine). Y no es porque sea hermosa, simpática y rubia. Es, porque sin una gota de maquillaje, luego de varios días con calor, viento o sol, está ahí: hermosa y radiante como una profesional de la comunicación que es. Y un Dakar sin Alina, no es un buen Dakar.

2) La sorpresa Peugeot. Desde el día que conocí el 2008DKR: quise uno. Pero aún no me lo han dado (yo lo desarrollaría aún más, en serio). Han ganado muchas etapas (siendo de tracción simple), dejando a un lado a los “Minis” (4x4) en zonas de rally. Y si bien han tenido problemas en las dunas (contrario a lo que se creía), siguen siendo mis favoritos junto a Toyota. No lo tomen a mal X-RAID es una magnífica compañía, pero, no todo en la vida es negocio.

3) Las Toyota han sorprendido. Siendo Toyotero, sigo de cerca el desarrollo de estas camionetas, en especial, los hermanos venezolanos que han venido recorriendo un “Pre Dakar” desde Brazil.

4) Sebastien Loeb. La gente no tiene idea de lo complejo que es el mundo WRC; sin embargo, tal y como se esperaba, el múltiple campeón (creo que tiene 9 títulos de Rally) se vio afectado por la arena, al margen de haber ganado múltiples etapas. Mis felicitaciones a Loeb y en especial a Daniel Elena su copiloto, el cual es la “cabeza” detrás del volante.

5) Los latinoamericanos. Bueno una de las críticas constructivas a FoxSport 3 es que, si bien uno podría pasarse todo el día admirando la belleza y el profesionalismo de Alina: deben buscar una fórmula en que ASO (organizador del Dakar) ofrezca más contenido audiovisual de la carrera. Solo vemos unos 15 minutos al día, de horas y horas de carrera, decenas de camarógrafos y varios helicópteros. Es decir, no entiendo por qué las etapas se editan a “cuentagotas”.

6) Joan Barreda Bord. Está salado, literalmente. Bolivia ha destrozado sus sueños dos veces en Uyuni (salar). Y siempre es lo mismo: electrónica. ¿Acaso Honda no tiene ningún motor sin electrónica (vieja escuela) que le sirva de corazón a una moto para el Dakar??? Sin embargo, el piloto argentino Benavides tiene una Honda, y no ha tenido problemas. Aunque el problema de Paulo Goncalves, (motor) creo que fue producto de la tremenda caída en la arena. Y lo del radiador, fue lo peor… anilla fundida, (en un motor que debía ser enfriado por aire en caso de emergencia).

7) El Matador. Sin ofender al distinguido señor Carlos Sainz (excelente piloto y orgullo de España y de todos los latinoamericanos), creo que el título de matador le viene por el hecho de que “mata” a todo vehículo que conduce. He podido ver durante años como se conduce en el Dakar (para ganar segundos valiosos); pero, no sería mejor controlar un poco el acelerador en los giros y las dunas para terminar, al menos, una carrera? 

8) Sí, se que el Rally Dakar es 70% comercial; que, FoxSport 3 hace énfasis en los pilotos argentinos (y ante las críticas, ya buscan a los latinoamericanos). Pero, más que una carrera para millonarios, o equipos automotrices (que pretenden ganar fuera de las pistas), el Dakar es un reto personal y una aventura para todos los amantes de los Rallys extremos. 

9) Espero que el próximo Dakar (2017) se trasmita más carrera y menos entrevistas (importantes, pero aburridas… salvo que sea a un familiar o amigo/a suyo). Aún desconozco el resultado de la “pataleta” de Xraid… pero, considerando el aspecto comercial: desde que Peugeot llegó a la meta, ganó. Y nadie le quitará ese mérito.

10) Si el Dakar vuelve a Sudáfrica, me encantaría ver esa transmisión tipo “Hermanos en el París-Dakar” en donde cada piloto transmite sus propios retos y viviencias. No me importa el tipo de turbocargador del vehículo, la marca de los neumáticos o la cantidad de miembros de una Team: muéstreme cómo corre, qué piezas rompe, cuáles son sus límites y que cada espectador decida.

11) La TV internacional debería transmitir más los eventos nacionales e internacionales tipo Rally (Offroad) y cualquier evento previo al Dakar. Se pueden editar grandes historias con una simple “cámara personal”. Anímense, que ya he visto como 3 eventos. Aunque nada supera ver autos de NASCAR en una verdadera pista llena de curvas (algo “antinatural”). En fin, más allá del drama humano que vivimos en la actualidad (Medio Oriente- Europa), a veces hace falta tomar un descanso y aflojar algunas tuercas.

12) Por cierto, la imagen superior es una prueba de que, no toda carrera necesita un motor para ser extrema. Malo es, que te pise una vaca… aunque, los caballos también muerden. En fin, es una carrera tradicional de Indonesia.   

enero 19, 2016

Una cuestión de... drones.



El ser el único tío varón del lado materno: tiene sus ventajas y desventajas. Sí, a veces debo llevar a mi sobrina al ballet o a las clases de baile. Y, a mis sobrinos al inglés. Pero, al momento de estrenar algún artilugio tecnológico, puedo divertirme un rato con cosas que nunca he tenido en mis manos.

Yo regalé en esta navidad: $$$$$. Nota: cada quien le da el uso dependiendo de sus necesidades (todos contentos). Sin embargo, mi sobrino mayor estrenó su dron (cuadricóptero). Un divertido X5C (Syma). Lo divertido es que es económico, bueno para principiantes y graba video y audio. Primeras impresiones. Yo a mi sobrino: “Cabezón, ya sabes volar el dron como un experto” Mi sobrino: “Ni lo he prendido tío”. Yo: “Vamos a probarlo”; El: “tío, aquí está el manual” Yo: “déjalo ahí”. Lo encendí, moví el acelerador para sincronizarlo (Nota: él me dijo cómo hacerlo); y, dos segundos después, la carcachita estaba a un pie del suelo flotando por la sala. Probé el acelerador y los mandos de giro (lo llevé hasta el techo, y casi me anoto una lámpara). Pero, en 30 segundos ya le había explicado a él, los comandos del control remoto.

Debo aclarar que dado el interés de mi sobrino por la vecina del frente, le tomó un minuto decirme que fuéramos al frente de la casa a volarlo. Debido a su poca experiencia en pilotaje hice el vuelo de reconocimiento (unos 5 minutos) y todo estaba bien hasta que un golpe de brisa (estaba entre edificios) me desvió hasta el cable de teléfono que cruza la mata de mango. Por un momento, pensé que tendría que comprarle un dron nuevo, ya que se atoró en una rama. Nota: De primera mano doy fe de la durabilidad y resistencia de este aparatito: hasta hojas de mango cortó.

Unos minutos y un par de sacudidas de la rama después, ya tenía el dron en mis manos. Lo revisé, lo probé en una superficie plana (a ver si se desviaba uff, me ahorré ese dinero) y fue entonces cuando mi sobrino tomó los controles. Debo decir que, el manganzón de 18 años (sí, ya es mayor de edad, tiene cédula y sabe conducir) miraba más hacia donde la vecina que al dron… y, claro está: terminó enganchado en el pino a los pocos segundos. Después de bajarlo, mi sobrino se dio cuenta de que se había descargado la batería (pestañeaban las 4 luces)… y le dio una cuerda tan grande que, en resumen, su papá le compró un cargador múltiple y 4 baterías más fuertes. nota el cargador tenía un desperfecto de fábrica, por eso es bueno comprar otro.

La revancha. Al fin de semana siguiente, mi sobrino se apareció en la tarde en mi casa con una sonrisa de oreja a oreja (parecía un tiburón): ya tenía sus 5 pilas (totalmente cargadas). Fue así como nos pusimos a probar la cámara de video/fotos. Luego de unos minutos leyendo el manual (que no dice nada), San Youtube nos ilustró con un video de cómo grabar. Sobra decir que, el primer intento de grabación del techo de mi casa, terminó con el dron a piso y medio de altura dentro de los cables del tendido telefónico de la calle a unos 15 metros de donde comenzó el vuelo. Suerte que tenía un tubo de pvc (laaaargo) de cuando monté los tinacos de agua. Debo anotar para la historia que me tomó unos cinco minutos bajar el dron de entre dos cables telefónicos: sin romperlo, y bajo la mirada de como 4 vecinos que pensaban que me quería robar la luz. 

Y en el mismo instante en que pude desenredar el torturado aparato, ahí pasó la vecinita en el carro con su mamá y sus hermanas; por lo qué, mi sobrino, en vez de atrapar su "tieto" de dron: se puso a saludar a su amiga, como si fuera un desfile. Aún no sé cómo pude aparar ese dron con una sola mano (y equilibrando el tubo con la otra). Luego de eso, verificamos el bombillo rojo (grabando) e hicimos un video del techo de la casa y el "joven" piloto: subió el dron hasta casi un tercer piso (Aún no he revisado el Reglamento que tenemos en el país, pero mi espacio aéreo (casa) abarca más que esa altura). Las nuevas baterías dan unos 5-7 minutos extra, aunque el ruido de las hélices no deja grabar ningún sonido. Y, nada... casi me pasó como Enrique Iglesias por atrapar el dron en caída libre, suerte que lo atrapé por las patas y no por las hélices :D

Nota jocosa: Cuando el vecinito (10 años más o menos) vio el dron y escuchó que estábamos grabando: se puso histérico (emocionado) como si de un verdadero ovni se tratase y comenzó a vociferar a su papá para que viniera a ver el espectáculo (ya era de noche, y se veían las luces verdes y naranjas). Por cierto, no supe si la vecinita se enteró; pero, siempre habrá una nueva oportunidad. Salvo que lo estrelle en el balcón de su apartamento y termine como el de la imagen de arriba (jajaja). 


enero 10, 2016

Atrapa la Bandera (2015, Animación).



Hay que comenzar el año: riendo. Risa: aún recuerdo a Igor (lagartito de la imagen superior) rebotando entre las paredes, en medio de una transformación dron-cohete; también con su “traje espacial”; y, en el parabrisas del vehículo lunar (Alien!!!) jajaja.

La verdad, esta película llegó a mis manos por casualidad, e invité a mi sobrinita a verla con algunas palomitas de maíz. Si bien cada personaje me recordó a otros personajes animados: Los Increíbles, Incrediboy; Monster Ink, boo; Ralph el demoledor: Vanellope; entre otros, tiene una sólida trama (en parte ficticia, en parte histórica) que se equilibra hasta trasladarnos a ese mundo de la “carrera espacial” y la llegada a la Luna. Familia, amigos, mascotas y aventura se entremezclan con algo de amor, terquedad y un “supervillano” (loco, muy rico y con muchos artefactos: como Batman; pero, sin murciélagos) nos cautivan de principio a fin con diálogos y situaciones que van desde el existencialismo hasta la competencia por ser los mejores. 

No sabía que la hermosa Michelle Jenner (Isabel, TVE: hola preciosa y talentosa dama) era la voz de Amy. Y que, Igor era un camaleón (nunca cambió de color, pese a las “adversidades”; pero, son detalles para alguna secuela). Sin embargo, esta producción animada sirve muy bien para compartir en familia un sano entretenimiento (incluyendo a los “mayores”: de tercera edad en adelante); ya que, trata sobre la histórica “llegada del hombre a la Luna”, y todo lo que implicó tal suceso en aquellos tiempos; aunque hay algunos toques “modernos” y algo “adecuados” al público infantil. Y no me quejo, me reí como un loco. Nota: Igor debería ganar un Oscar (la película ya tiene varios premios internacionales).

P.d. El amor de Marty por Igor me recordó al de mi sobrino menor por su chihuahua: la montaba de cabeza en su velocípedo (guindando o colgada) para pasearla por el patio… de ahí que la perrita fuera medio loca. Sin embargo, gracias a este animalito (Igor) toda la trama se desarrolla de forma magistral. Por cierto, debo escribir sobre drones.