abril 16, 2018

50 imágenes, para cambiar el mundo.


Hoy a las doce del mediodía, culminó el plazo de este proyecto (Instagram). De los 500 millones de usuarios diarios estimados, elegí a 50 instagramers con los cuales pude contactarme (nadie mas entra; el/la que quiera: sale). De ellos, elegiré alguna imagen o video, y desarrollaré un post. Una imagen no dice más que mil palabras, ese: será mi reto personal... y, en algo, cambiará el mundo.

Durante semanas, luché contra los algoritmos de predicción de Instagram, bloqueando usuarios comerciales, que se reponían “automáticamente”; y, compartiendo con las personas como usted y yo (reales) que quieren marcar su huella en este mundo. Por cierto, ¿Para qué quiero una imagen en mi cuenta de Instagram, si tengo un blog con más de una década y 450 posts? (Por eso, no hay nada) ¿Qué de especial tienen estos 50? Sencillamente, son diferentes en su modo de ser a su propia categoría general. Recuerde, todos somos únicos; pero, lo diferente, no está en una imagen o un tema; sino, en el conjunto. Y ese, era mi “reto” (Encontrar lo diferente) en el Proyecto Instagram. Por cierto, no se vaya a ofender, claro que hay más; pero, los algoritmos predictivos del destino (software de la plataforma) y la terquedad me dieron a estos.

Un problema con el que me topé es mi regla de oro: si no me aceptas dentro de los 5-10 minutos, cancelo el seguimiento: ¿Por qué? Porque no estamos aquí para jugar con el tiempo de los demás; sino, para expresarnos y aportar nuestro granito de arena. (Toma 6 segundos ver una solicitud y acceder a ver el/la solicitante). Si su cuenta es un lugar personal: eso, también se respeta SIEMPRE. Por cierto, por qué Instagram tiene una herramienta de “brecheo”: ¿Todo lo que me gusta puede ser visto por mis seguidores?… por eso, no dejé ni uno (Nada personal, por cierto). Es solo que eso es una falta de respeto a la privacidad. Y la privacidad (intimidad) es lo único que importa en esta vida (Yo: no soy artista, ni figura pública)… y estoy seguro que eso es Facebook (El dueño) y el Departamento de Defensa (El jefe del dueño) con sus perfiles psicológicos y su seguimiento “pasivo” de posibles amenazas (de cualquier índole); excusa (absurda) que solo les da la parte de la historia que “ellos” quieren mostrar (A los medios, claro). En fin, entre mis próximos posts, estarán los 50 de este proyecto.

P.d. Aún no sé si puedo insertar una imagen o video de Instagram aquí!!! (hahaha); ya veré.  

No hay comentarios.: