abril 08, 2018

A veces, olvido.



La vida es, en sí misma, un milagro. 86,400 oportunidades diarias, para ser exactos. Todos tenemos la misma cantidad de tiempo, y debemos decidir cómo invertirlo. No estamos solos en la vida, tenemos responsabilidades. Vivir, es eso: tomar decisiones y aceptar las consecuencias. A veces, me dejo llevar por mi forma de ser. Olvidando que en el mundo, hay diferentes tipos de personas. Una profesora, me dijo una vez: “nadie puede saberlo todo”. Y es cierto, todos tenemos debilidades y fortalezas. Así que, en la vida: perfeccionas tus fortalezas y mejoras las debilidades. 

"De buenas intenciones está trillado el camino al infierno"; o sea, que aún pensando que hacemos un bien, estamos ocasionando un mal. A veces, olvido esa frase. Nos educan para ayudar al prójimo, para ser personas correctas y de bien. Pero, hay momentos en que te preguntas: ¿Por qué pierdo el tiempo? Me explico: vivimos en un mundo donde todos quieren todo rápido; a nadie le gusta leer y las personas se ofenden si tienes un punto de vista distinto, o tu propia opinión sobre algo. La gente cree que cuestionas las cosas por llevar la contraria, hacerte el gracioso o como forma de “sobresalir”; cuando tu única finalidad es convertir algo bueno en algo inolvidable. ¿Acaso no aspiramos a ser mejores cada día?

A veces, las personas se sienten como un caballo de carrera (al cual maltratan diariamente, sin que se de cuenta): un día, entras por casualidad al establo e intentas tocar su frente para mostrarle algo más que dolor y velocidad… y el maldito: solo quiere morderte y arrancarte la mano. Aquí, está nuestra diferencia (de algunos): seguiré intentando tocarle una y otra y otra vez; de ser necesario me volveré mas fuerte y más rápido… haré que se canse, hasta demostrarle que se puede confiar en las personas; que, no todos somos animales creadores de dolor y sufrimiento (por diversión o beneficio). Lo cierto, es que no hay una forma de explicarle a una persona que debe ir despacio por la vida: debes demostrarlo en el poco tiempo que tengas. Algo perderás y algo ganaras: es una ley natural. A veces, también olvido que las personas van tan rápido, que no saben lo que se pierden por un poco de tiempo y humildad. Lo triste es que, a veces, yo también me canso... y, me hago a un lado del camino.

No hay comentarios.: