julio 17, 2016

Muchachitos de ayer vs muchachitos de hoy: cosas de la TV.



Antes, a finales de los 80's y principios de los 90's, tenías una TV con señal aérea y si querías ver bien la imagen tenías mover la antena en TODAS las direcciones, y en casos extremos, adaptarle una percha de ropa y/o hacer malabares para que la señal fuera “aceptable”. Habían televisiones (más viejas que mi tiempo… arcaicas, diríamos) de tubos al vacío que había que encender hasta que calentaran y se pudiera ver algo de señal. Eso es otro tema y un par de generaciones antes de la mía (imagen a blanco y negro). Debías levantarte a cambiar el volumen y cada canal (del canal 2-13 VHF y hasta el canal 69 en UHF). Y lo mejor de todo es que si intentabas reparar la TV tu mismo: podías morir electrocutado, ya que las TV de “vieja escuela” tenían grandes bobinas y capacitores que almacenaban una buena cantidad de corriente por días. Un solo toque en falso y te quedaba la mano temblando, con algo de olor a pollo frito… aún desconectada. Por cierto, para ver un par de chicas en “bikini” en la TV, había que trasnocharse (12:30 a.m., en adelante). Quizás, por eso todos en el colegio teníamos “ojeras” (jajaja).

Ahora, tenemos fibra óptica, live stream, Netflix, grabación de programas favoritos, telecable, etc. Todo en formato 720P / 1080P o superior (alta definición hasta 3D y 4K) para dar una experiencia más realista. Aunque, al igual que en mi época de “muchachito”, las tormentas eléctricas siguen afectando algunas señales; digo, los “salvajes” que aún tienen parábolas… incluyendo las compañías de cable. Sí, hay mucho más variedad y fácil acceso a TODO tipo de contenido... ya, nadie se trasnocha, salvo por aburrimiento (risa). Si se daña el control remoto, es como una TRAGEDIA para algunos muchachitos (le dan golpes, les rompen las tapas, etc.; ni saben que las TV’s tiene botones con las mismas funciones (y no diga que no: nadie se para ca cambiar una TV, salvo una emergencia). Reparar esas Tv’s es tan sencillo como quitar seis u ocho tornillos y cambiar dos condensadores pequeñitos con estaño, o comprar una tarjeta. Solo se electrocutará: a) por un alto voltaje en el telecable (esto es en serio, si la señal se ve mal, no intente desenroscar el conector de entrada); o, b) si deja la TV conectada al enchufe, y usted está sudando o le cae algo de líquido al sistema, mientras “intenta” limpiarla con un trapo húmedo. Posiblemente, los muchachitos de hoy insinúan que hay que cambiar la TV porque es vieja (de 3 años en adelante). Aunque antes, duraban décadas... y mientras las tv leds pesan unas 10-30 libras; las de antes, pesaban como 100 o más libras.

Por mi parte, extraño una TV “flat Screen”  de 27 pulgadas que lanzó JVC en una época donde las TV’s traían un equipo de sonido “Surround” 2.1 (con subwoofer)... esa cosa, pesaba como 120 libras. (imagine, tener que cargarla desde la marquesina hasta la habitación... pero sonaba nítida; y, como me la regalaron: nada de queja. Me duró como 5 años).  Y recuerdo mi VHS Panasonic que traía un control de canales (Tuner interno) que permitía “decodificar” algunos canales de señal “polarizada” (cosa de hombres). No lo boté, lo desarmé en mil pedazos que aún conservo. Por cierto, en esa época, si se ensuciaba (magnetizaba) la cabeza del VHS, había que poner una cinta durante unos 30 minutos hasta que la imagen se corregía… buenos y sanos recuerdos.  

junio 03, 2016

El Tránsito en Santo Domingo.


Recuerdo esos días, hace unos 20 años, en los que podías tomar tu carro o camioneta, salir de la ciudad por la Autopista 6 de noviembre y… llevarlos al límite. Había muy pocos vehículos, comparado con esta fecha. Podías encontrar parqueo en cualquier lugar de la ciudad; los autos estaban BIEN fabricados y, la autoridad se respetaba.

Hoy en día, en nuestra JUNGLA de cemento: tratas de sobrevivir a miles de vehículos que transitan junto contigo en una especie de CAOS organizado. Si me pusiera a escribir experiencias, serían miles; sin embargo, hoy solo quiero referirme a lo elemental: un granito de arena para ordenar el tránsito de nuestra ciudad. Por cierto, no hay que ser ingeniero de la NASA, ni un físico teórico con 5 doctorados para identificar los problemas de esta ciudad. Y no me refiero a exceso de vehículos, falta de autoridad, o a “salvajes” al volante. Me refiero, simplemente a “fluidez”.

Nuestro primer problema son las vías. Mucho hemos hablado de los carriles expreso, los elevados y paso a desnivel de la Av. 27 de Febrero y de la John F. Kennedy (Autopista Duarte)… varios períodos de gobierno de obras; sin embargo, siempre he sostenido que: si los túneles, elevados y pasos a desnivel hubieran sido realizados en sentido Norte-Sur/ Sur-Norte, hoy en día, tuviéramos un tránsito fluido en los cuatro sentidos cardinales. Eso, a su vez, despejaría las avenidas secundarias (Norte-Sur y a la inversa) y la ciudad no tuviera este caos, al margen de los esfuerzos de AMET y Obras Públicas. Bueno, nadie me consultó y de haberse hecho así, habría costado miles de millones menos (algo, quizás, no conveniente para los contratistas del gobierno).

El segundo problema, es el transporte público. Cómo es posible que en una avenida como la Máximo Gómez (de solo DOS carriles) esquina Av. Independencia, donde doblan TODOS los vehículos de carga que vienen desde Haina o el Sur hacia el Este o Norte, haya una PARADA de carros públicos… y los AMET, solo se paran en la esquina??? Esta situación se repite en cada Avenida de esta ciudad, no obstante estar PROHIBIDO ESTACIONARSE EN UNA AVENIDA… ¿Y la autoridad? Eso, solo aplica para infelices ciudadanos del transporte privado. Los carros públicos pueden andar sin cristales o puertas, sin cinturones y con un sistema de gas propano “handmade” o sea, un tanque de gas para hogar, acostado y conectado con una manguera de agua verde de jardín… es decir, bombas de tiempo sobre rueda; sin embargo, al ciudadano común lo multan por una luz quemada.

El tercer problema, lo llamaría transporte de carga/ vehículos pesados. Me explico, en una sociedad organizada y utópica, en la República Dominicana, los vehículos de carga debieran transitar de NOCHE: de 9:00 P.M a 5:a.m. Eso aplicado para todo vehículo pesado, sería como vivir en otro universo. Y eso, debido a que, al igual que el transporte público, el transporte de carga tiene reglas PROPIAS. Ej. He visto camiones sin carrocería, con dos linternas de vigilante o sereno amarradas con cinta pegante (tape) al chasis del vehículo. ¿Alumbran? No, pero aparentan ser luces (y así cumplen la ley). El mayor problema es que no hay un control de las cargas o el estado de estos vehículos y andan por la vía pública a 30km/h o menos, en lugares donde el tránsito fluye hasta 80km/h (o sea, Avenidas). Un solo camión averiado, causa tapones de más de 1 kilómetro o de centenas de metros ¿Por qué? Porque carecemos de una AUTORIDAD que ponga un control. Es magnífico sacarle a un vehículo el máximo de vida útil hasta volverlo chatarra; sin embargo, lo correcto sería renovar la flotilla, cada cierto tiempo. Y no hablo de contaminación, porque ese es el menor de nuestros problemas (somos isla).

Quizás, usted piensa que la propia persona es el principal problema y cuarto elemento. Sin embargo, se equivoca. Conducir, es conducta adquirida. Poco importa su educación, religión o karma. Y es dentro de esa conducta adquirida, donde entra la AUTORIDAD como guía. El ejemplo sencillo es un REBAÑO: van donde el pastor les guíe. Sí, he visto madres conducir, maquillarse y hablar por teléfono a la vez, mientras su hijo salta en el asiento trasero; he visto motociclistas suicidas, imprudentes, salvajes que persiguen ambulancias para evitar el tránsito. Pero al final, son las simples medidas administrativas, las que causan el mayor resultado (de la Autoridad). Un ejemplo de ello sería la Avenida George Washington. Siendo de dos carriles (en cada sentido) desde la Av. Abraham Lincoln hacia la Zona Colonial: si bloquearan los giros desde la calle de Cancillería (Paseo de los Médicos), la del Banco Agrícola (Alma Mater) y prohibieran los pasajeros en la calle frente a la estación de Gasolina (parada de guaguas hacia el Sur)… eso daría un cambio en la fluidez increíble. Eso, si prohíben el parqueo de vehículos frente a esos “negocios” que hay posterior a esa parada viniendo de este a oeste.

El punto está en que nuestra situación actual de CAOS VEHICULAR no depende de exceso de vehículos o falta de vías: se debe a infractores de la ley que ocupan carriles y estacionan donde no deben; que andan por la vía a una velocidad INFERIOR y a los agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET), que en muchas veces, ocasionan un caos mayor al TRATAR de dirigir el tránsito en UNA SOLA DIRECCIÓN durante varios minutos, congestionando vías posteriores, sin necesitad. Bueno, salvo que usted sea FUNCIONARIO DEL GOBIERNO… siempre llegará a tiempo. Para los demás mortales, ya muchos nos acostumbramos a llegar una hora antes a los lugares de destino. En fin, dealers que ocupan la vía pública con sus vehículos de “exhibición” para vender; vehículos del transporte público aparcados en las esquinas de las avenidas; transporte de carga tipo tortuga (obstruyendo); personas que “cortan” vías principales para irse por el interior de las cuadras (vías secundarias) y “avanzar” algunos metros: ESE, es nuestro problema en relación al tránsito. La única solución es APLICAR LA LEY a TODOS por IGUAL. En un solo día podemos acabar con este CAOS.

Por cierto, esto NUNCA se corregirá, hasta tanto el GOBIERNO deje de hacernos GASTAR COMBUSTIBLE a propósito, para RECAUDAR MAS DINERO y pagar una DEUDA que solo beneficia a unas 45 personas de los 9 millones de dominicanos. ASÍ, NO PODEMOS SEGUIR.  

mayo 17, 2016

Miss Atomic Bomb & Mr. Brightside.

Hace unos días, escuchando la radio, pusieron la canción Mr. Brightside del grupo The Killers. Y recordé que no he posteado sobre estas dos canciones. Mi blog, tiene casi diez años; pero, entre una canción y otra hay unos 8 años… a pesar, de ser parte de una misma historia.

Me gusta escribir sobre canciones, porque al igual que en la vida: donde algunos ven dolor y melancolía, otros ven amor e historias. Y estas dos canciones no son la excepción. La primera fue Mr. Brightside, la cual puede ser definida, a partir del video, como una historia de amor, donde el protagonista es “engañado” por su pareja. Sin embargo, la letra nos cuenta otra historia: Yo traduciría la primera parte de esta canción como: “Saliendo de mi encierro”… “porque lo quiero todo”… “comenzó como un beso”… “¿Cómo terminó así?”. Sin embargo, la canción termina con un “yo nunca… (¿Te perdonaré? ¿Te olvidaré?). En la escena final, el protagonista se levanta y se va… dejando a su “bailarina”: sola) ¿Celoso? Clarooo; la visión de este video es el de un amor “a medias”; lo que, lleva al protagonista a torturarse (sin comillas) imaginando todo lo que ese “productor” (adinerado) le estaría haciendo su amada, mientras ella no estaba con el. De ahí que la quisiera solo para él (“lo quiero todo”). Hay que estar conscientes de que este grupo y por ende el video (y la experiencia) viene del día a día de la Ciudad del Pecado (Las Vegas). Una cosa es ser un exitoso “productor” y otra es ser el vocalista de un grupo de rock.


Sin embargo, la canción Miss Atomic Bomb (Hola, hermosa y deslumbrante Izabella Miko), cuenta el origen y una parte avanzada (no el final, me niego a creerlo) de esta historia. No es un triángulo amoroso, ni un amor no correspondido; al parecer, se trata más de las decisiones tomadas a lo largo de la vida tanto por la “bailarina” como por el “chico” y de sus consecuencias a través de los años.

La historia comienza con un muchacho “inocente”… y una hermosa bailarina. Una madre controladora y un hombre mayor (empresario o productor de “Shows”, con mucho dinero que se convierte en la pareja de la bailarina. Nota: en Mr. Brightside, el productor envía a la bailarina con otros hombres (deseada, por su belleza) por una “manzana”; ¿Pago? ¿Pecado? ¿Problemas… mecánicos? (jajaja), no sé. Lo que no está claro es cómo la bailarina termina con el adinerado, ya que saltamos del Ballet al desierto, y él (productor) ya la esperaba y estaba en su casa; y sabía de su “amorío” con el chico pero, eso es…. otro asunto.

¿Por qué señorita bomba atómica? ¿Porque cuando explota, nada queda a su paso? O ¿Por que donde llegaba NADIE podía quitarle los ojos de encima? (no es que dejara ciego de tanta belleza; pero, su luz, era su encanto). ¿Señor optimismo?: En cuestiones del amor, a veces, los tropiezos valen más que las ilusiones. Me explico, si él nunca la hubiera encontrado con otro: seguiría ilusionado. Hay mujeres que llevan doble y triple vida (2 o 3 parejas): como si nada (Nota feminista: para los hombres, es más difícil… quizás, haré un post sobre ello). En fin, el hombre se ciega más por estar enamorado que la mujer. La mujer, solo lo cambia por otro… y después, se arrepiente. Pero, esa es otra historia 



En el video, la escena en que sale Izabella Miko (nombre real, personaje bailarina) se ve que ella llega a la colina, y el la espera sonriente, en su moto de drag (para el desierto); aunque, al momento, se le ve llorar con el anillo de compromiso (que él dejó caer al enterarse del otro) mientras la colina se observa vacía (ella esperaba que él estuviera ahí, pero él nunca llegó). En este punto es que YO CREO Y SUPONGO que falta un intermedio de la historia. ¿Por qué?  Porque la Carta, si mal no recuerdo, dice: “Querido amor…” y refiere a encontrarse en aquella colina. El, nunca apareció de joven... pero, la carta llegó al “anciano”. Y me dirá que, como la carta se “desvanece” al final, la historia nunca sucedió??? El problema es que si mira el final del video: hay fotos de ella joven en el trailer que está en el desierto; hay fotos de niños, de FAMILIA… así que, teorizando un poco: falta una parte de esa historia. Digo, algo que no sea: “Just another girl”: 




abril 08, 2016

¿CCTV?


Vivir en una casa, te plantea ciertos retos que una persona que vive en un departamento no tiene; uno de ellos, es: el control del espacio. Dado que mi mamá siempre se quejaba de no saber dónde estaba mi papá (patio frontal, patio trasero, marquesina, cisterna, etc.) y con la delincuencia actual, optamos por instalar un sistema de cámaras de seguridad CCTV o de circuito cerrado.

Mi cuñado nos recomendó un técnico y dada mi “manía” de aprender cosas (prácticas) me convertí en un “asistente/supervisor”, ya que solo sabía lo básico de cámaras (nada de programación o instalación de este tipo). Debo decir que, el muchacho cogió lucha al instalar las 8 cámaras; pero, las ubicó donde YO quería (nota: algunos técnicos eligen el lugar de las cámaras ellos… y se ofenden, si uno los aconseja).  Mis parámetros de ubicación fueron simples: lugares altos, que cubrieran los puntos “débiles” de visión (desde dentro de la casa).

Y debo decir que el resultado, es excelente, aunque quiero cambiar algunos ángulos y ajustar el foco de un lente. La estrené (2da noche) con un intento de robo al neumático de repuesto de la camioneta de un vecino que estaba en el frente y casi me da un infarto cuando el estuvo a 2 metros de los ladrones (yo le avisé que los había sorprendido, y que habían vuelto 3 minutos luego… si le pasaba algo: era mi culpa). Pero, al margen del estrés, he usado el sistema de forma productiva, como “herramienta para control de paso de vecinas hermosas” frente a mi casa… jajaja, es broma, solo las pongo en slow motion, a veces (algo bueno debe tener la ciencia: “rewind-slow motion”, “rewind-slow motion”… solo espero no dañar el disco duro (jajaja)). Me recordó la película de Adam Sandler “Click”… y nada, cosa de hombres.

Desde que el técnico se fue (tarde en la noche), me puse a “jugar” con el sistema. Lo dejé “offline” del Internet (nadie más que mi familia necesita vernos), tomé un router (wifi) que tenía sin usar y lo programé para que sirva como wifi exclusivo del sistema CCTV: para tenerlo en la PC y en la tablet (rango limitado). Algo divertido, si estás en la cocina o en el patio, o si usas la TV y quieres ver las cámaras de “reojo”. El problema, es el “retraso” o delay del sistema de 5 segundos (debo examinar si es por la señal Wifi o porque transmite luego de grabar al disco duro). En fin, las vecinas hermosas que caminan por la calle… ese es el lente que debo ajustar; y no es por las vecinas, sino porque al parecer tengo algo de interferencia debido a la distancia y al tendido eléctrico que pasa cerca de esa cámara. Ya probé cambiar la fuente por una de mayor amperaje y el video balloom… quizás, deba aislar esos cables sin electrocutarme.

El punto débil de estos sistemas es que solo graban 5-7 días (dependiendo de la calidad del video) y se vuelve a regrabar el disco duro (debes revisar los videos y extraer los fragmentos que sean importantes). De igual modo, las fuentes de corriente de las cámaras, tienden con el tiempo (meses, si son por debajo de 0.5 amperios) a quemarse  debido a las 24 horas al día de trabajo. Por eso es bueno siempre tener algunas fuentes extra).

Y si se pregunta, sí es algo adictivo ver las cámaras, analizar los videos, etc. Uno se vuelve un CSI de las cosas cotidianas: Ej. ¿Qué hace un gato tomando agua de mis peces? ¿Quién me está obstruyendo el portón de entrada? ¿A qué hora pasan la vecina y su perrito? Etc. Al final de todo, las cámaras cumplen con su función principal: saber dónde está mi papá (que siempre está hiperactivo, como su hijo: “haciendo algo”) y “cuidando el perímetro de la casa”. Las vecinas, solo son un BONO; aunque, las señoras de la iglesia que van los domingos a las 8:00 a.m, tocando el portón con sus sombrillas, eso: NO ES DE DIOS.  

marzo 05, 2016

Crecimiento exponencial.


Tener peces como pasatiempo, resulta en algo divertido. Aunque a veces, debemos medirnos. Ya hace tiempo me había quejado de mis gupicitos (Guppy: poecilia reticulata). Si, esa pequeña plaga post apocalíptica (deben sobrevivir a todo) que tanto nos gusta en nuestros acuarios y estanques.

La cuestión es que diez pequeños peces, pasaron a ser unos 600 en poco menos de un año. Nada de otro mundo. Sin embargo, al cabo de un recuento a los 90 días, me arrojó lo que calculé en MILES de bichitos (varias libras). De ahí que, tal situación me diera una nueva visión sobre el crecimiento exponencial de la humanidad y de por dónde vamos en este pequeño hábitat al cual llamamos Tierra.

Está claro que no maté un solo pez, a pesar de la abundancia. Tuve que moverme entre varios acuarios para repartir tremenda cantidad y terminé con una docena de Kois. Sí esos pecesitos japoneses que crecen casi del tamaño de un japonés (jajaja). Es broma, solo crecen unos 80 cm o menos (unas 30 pulgadas); pero, todo depende del lugar de crianza y la alimentación. Eran los únicos peces que no había tenido... aún me faltan los Discos, pero eso es: luego.

Debo decir que son más rápidos que los goldfishs de cola simple (Cometas y Shubus); pero, son “cariñosos” cuando tiene hambre. En fin, me quité el problema de los guppis; pero dejé unos cuantos Orange Sunshine… debo buscarles un nuevo hogar, antes de que exponencialmente agoten el espacio. Y nada, me encantaron la mutaciones de color y el cruce de variedades. 

P.d. La naturaleza siempre busca la forma de sorprendernos.