noviembre 29, 2017

El Sexto Baúl.


La historia de los baúles de este blog, se remonta a mi adolescencia. A mi papá se le asignó una casa para residir mientras laboraba en el interior del país. Así que, de un momento a otro: mis padres se “mudaron” de nuestra casa. Y yo, iba los fines de semana y vacaciones a estar con ellos. Los primeros días de mudanza, subí al ático…

Era, literalmente, una pista de baile, de piso de madera (algo absolutamente desconocido para mi) parecía media cancha de basket. Sobra decir que, al subir las escaleras, a mano izquierda, había un armario, y al abrirlo, había un viejo baúl... lleno de cosas. Pero eso, no llamó mi atención. Mi atención y asombro llegó al bajar al sótano (esa casa, debe tener ahora unos 100 años) y encontrar unos 5 o 6 baúles viejos llenos de objetos que habían sido tirados durante años por cada persona que vivió en ese lugar. No se preocupe, no me quedé con nada (ganas no me faltaban de desarmar cosas)… todo se inventario y se llevó a un almacén de la empresa ¿por qué? Había un problema de roedores (y “arañitas”… como de 5 pulgadas); bueno, y de avispas. Sin contar el problema de tuberías y “fantasmas”… otra historia. Por qué el nombre de el ático y no el sótano: porque hacía mis tareas del colegio en ese ático, había un viejo escritorio de caoba... y, era un lugar solo para mi (alejado del mundo). 

El punto está, en que el solo hecho de estar ahí (en ese sótano) y ver máquinas de escribir antiguas, candelabros, lámparas, herramientas y cosas que ni sabía lo que eran (piezas de un ingenio azucarero… lo descubrí luego) fue una de las cosas más emocionantes que sentí, por el solo hecho de ir revisando cada baúl y cada rincón. Recuerdo que, el mayordomo tenía un llavero con decenas de llaves de cada puerta, cada gabinete y cada cerradura… y era supersticioso hasta más no poder. Son esos pequeños detalles, los que marcan nuestra vida.

Bueno, me cuentan que desde los 4 o 5 años yo desarmaba mis juguetes para ver cómo funcionaban. Hace unos meses vi un robot de pilas (azul) japonés de los 70’s que se vendió por miles de dólares… el mío (el mismo) era rojo, y cuando lo desarmé: estaba nuevecito (perdí un dineral; si tan solo no lo hubiera usado en 36 años... jajaja). Reparo cosas, ese es mi don. Y si me toma 3 segundos o un año, no me importa… solo lo hago. Quizás, por eso existen estos baúles en el blog (algo cambia en el Universo). Yo, puedo derivar cada posible resultado de un hecho, antes de que suceda. Sin embargo, al momento en que ocurre: la vida solo nos permite ser espectadores. Es algo así como: “si no puedes detener una bala, aprende a esquivarla”. Y es esa emoción de vivir lo “imprevisible” del mañana lo que hace de este blog lo que es: un lugar de recuerdos, de objetos y situaciones que convergen en un solo lugar y tiempo: yo. Así, sin más, comienza un nuevo baúl: lleno de herramientas, recuerdos e historias... o, algo así (hahaha).

P.d. Hace una década dije que escribiría mi "Teoría cuántica de la vaca"... y como que: ya es tiempo.    


octubre 25, 2017

A mis 39.



Si usted observa la imagen de arriba (de forma detenida), en cuanto a la profundidad de la mirada, podrá apreciar la ecuánime suavidad del desarrollo del intelecto masculino al ir pasando los años. De seguro que, con el pasar del vasto tiempo: la cabeza no nos crece (al menos, en teoría… jajaja). Sin embargo, si ese animalito se respeta un poco (actitud que adquirimos con el tiempo) al menos, una “mordidita” le dará en el futuro a la dueña (un hombre JAMÁS le pondría algo así), antes de dejarse poner ese “collar”. Por cierto, si es una chihuahua hembra (no se ven "víveres" en la foto... jajaja) como quiera: muerde. E igual, le encantará el lodo. 

Con el pasar de los años, apreciamos las cosas más pequeñas. Gracias a Dios por un año más de vida. Y, por hacer a los chihuahuas tan cabezones… de algo, tiene uno que reírse en esta vida (hahaha). Este año pasé sustos, retos, alegrías y tristezas… lo normal de nuestra existencia. Sigo en pie, e igual de cabezón que el perrito: dejándome llevar por la vida. Al final, si algo he aprendido es que: el tiempo no puede “romperse”… tan solo puedes “doblarlo” y, en ocasiones, eso es suficiente.

Me toca abrir un nuevo baúl en este blog (ático “virtual”) y veré qué encontraré. Mientras tanto, nada mejor que disfrutar esta obra de arte natural (cachorro cabezón de chihuahua). Recuerdo que al mío podía levantarlo como a dos pies del suelo (mordiéndome el dedo el malvadito, luego de intentar quitarle un hueso demasiado grande… de vaca, o cerdo); y, no se soltaba. Lo que me lleva a pensar que los Pitbull tienen algo de chihuahua en los genes (jajaja). En fin, no hay perro más valiente (relación bravura/tamaño) que un chihuahua… salvo, frente a gatos (que no respetan los rangos, ni la jerarquía animal… jajaja). Y, son tan mañositos con los huesos, que terminan sin dientes y con la lengua afuera (graciosos)... a pesar de desarrollar un mal genio.

Algo, así:


septiembre 20, 2017

EDC: “Tactical" pens, o lapiceros "tácticos".


Siguiendo con la línea de los EDC (objetos de uso diario que llevamos encima), hace unos días, me llamó mucho la atención un lapicero de aluminio perforado (de buen aspecto: elegante, tipo ejecutivo… y, a buen precio) que se promocionaba en mi correo yahoo; cuando me puse a leer sobre el mismo, encontré que era un “Tactical pen”. Por si no lo sabe, un lapicero táctico, fuera de sus múltiples usos policiales o militares como multi-herramienta (destapador, destornillador, rompe cristales, y… hasta lapicero) es un ARMA de defensa personal “camuflajeada”. Bueno, la realidad es que, o son poco prácticos (enormes de tamaño, o sea, anchos); o, muy cortos, para llaveros; o, los mejores son DEMASIADO CAROS.  Ello obedece sus razones.

Vamos con lo básico: un objeto EDC implica que le sacará de un apuro. Y, en el caso de un lapicero "glass breaker" (rompe cristal), poco importa si es de plástico, de titanio, o de aluminio: todos revientan un cristal en caso de accidente automotriz… aunque después no sirvan, cumplen su función. En fin, el 70% de los lapiceros tácticos en tiendas online como Amazon o Ebay, son lo mismo: lapicero chino, de características genéricas (iguales), comprado en grandes cantidades (baratos) y embalados en otro país con un nombre distinto. Se reconocen, en general, por la parte superior (que contiene la punta cónica para “romper cristales” o una linterna “led”, un clip enroscado, un tamaño algo “incómodo” (se notan a metros) y con un diseño torneado para un mejor “agarre” (knurled). Un ejemplo:


La idea básica del “glass breaker” como EDC, ha disfrazado estas armas tácticas, haciéndolas visibles por sus mayores dimensiones que un lapicero común (he visto hasta el triple de ancho de un lapicero normal, y con una punta que lejos de ser de carburo de tungsteno (dureza), es una pieza de alguna aleación que se asemeja más a un kubaton (arma de defensa personal), que a una herramienta de emergencia.

Otra cuestión son los tactical pen “multitools”: se venden como lapiceros multiusos; sin embargo, al margen de ser destorillador / destapador, foco y lapicero: tienen una textura “antideslizante” o una cuchilla oculta propia de un arma. Aunque, en la práctica, un lapicero de plástico debe reventar cualquier cristal (si usted tiene algo de fuerza) y sirve como arma de defensa personal… al menos, en un “mano a mano”. Sin embargo, fuera de ello, todos los que hemos sido estudiantes (unos siglos atrás) usamos lapiceros plásticos Paper Mate (azul, de los de tapita): y como EDC básico se desarmaban y servían... hasta para inflar vejigas de cumpleaños.

Lo que me lleva al lapicero “Zebra F-701 (mod)”. Un lapicero normal de cuerpo “sólido” (acero inoxidable, de una sola pieza) y que, con pocas piezas del Zebra F-402 (cabeza metálica, punta y clip) le dan una mayor durabilidad. Es el lapicero EDC más usado como herramienta diaria; y yo, no tengo quejas. Nota: cualquier lapicero de metal puede romper un cristal y servir como herramienta “táctica”… incluso un Pilot “Birdie” o un Zebra  T3-T5 (lapiceros ultra pequeños)… bueno, solo un “salvaje” usaría su Cross o su Parker (si tiene algo de valor sentimental)… sin embargo, ante una necesidad: son las marcas comunes de lapicero las que nos ofrecen las verdaderas herramientas que pueden salvar nuestra vida en caso de un accidente. NOTA: JAMAS reviente un cristal de auto por el centro,  hágalo por la esquina inferior más alejada… evitara que le caigan encima los fragmentos (aunque son cuadritos, cortan los malditos). Lo que me lleva a la simple cuestión: ¿Para qué diantres compraría una persona un lapicero táctico que no fuera como arma de defensa personal? Todo lo demás es excusa. Lo que nos lleva a nuestra nueva Ley de Armas y a los objetos destinados o creados “exclusivamente” para ser usados contra las personas (prohibidos e incautados a la vista por cualquier autoridad).

Por unos pocos dólares, cualquier tienda online vende una multi-herramienta consistente en un cortador de cinturones y un rompedor de cristales: un EDC que todos “deberíamos” llevar en nuestro auto (salvan vidas en caso de accidentes de tránsito) más en este país que solo somos superados en accidentes de tránsito por una isla del pacífico en donde creo que ni licencia se necesita para conducir (si, debo hacer un post sobre esto). En República Dominicana no he visto JAMAS una herramienta de estas (y son pocos los lugares donde no he ido)… si sabe de alguno, me avisa: para promocionarlo aquí.  Y, el día que vea a una persona con un lapicero táctico en el bolsillo, solo le preguntaré: ¿Escribe bien? Jajaja… hay algunos que traen como 7 “herramientas”, menos el “lapicero” (eso me causó más risa que el que dice que es aceptado en los aeropuertos para viajar) Nota: el tema de seguridad personal no es un tema de risa; lo gracioso es, lo que hace la gente para vender un producto como algo para lo cual no fue ideado.

Esta es una verdadera herramienta rompe cristales (y cortador de cinturón) en caso de accidentes... también puede servir para marcar hoyitos en la correa y martillo para majar almendras secas (espíritu EDC). Y, de que parte gente... creo que, hasta zombies debe anotarse (deberían ponerla en The Walking Dead) hahahaha...


P.d. Si en verdad quiere defenderse: lleve en los bolsillos una piedra de río (redondeada) como la de arriba del post: pasa detectores de metal y da durísimo, más si usted ha jugado pelota o vitilla. También rompe cristales Aunque, debe asegurarla bien dentro del carro, ya que, en un accidente: los objetos “vuelan”... y usted podría terminar sin algunos dientes o con una contusión cerebral… innecesariamente (risa). 

agosto 16, 2017

Un blog de once (11) años.




Yo espero que, si algún día, un pulso electromagnético JODE a todo el planeta (Sol), si hay una lluvia de meteoritos, si ocurre un desastre bíblico (Diluvio, volcanes, etc.); o, si nos invaden los extraterrestres: los servidores de Google sobrevivan y con ellos mi blog. Ese es mi único deseo para este año #11… jajajaja.

P.d. Por si acaso, suerte que puedo hacer backup del blog. En cuyo caso, solo necesito un USB y el acceso mundial a Internet (sarcasmo). En fin, llevo once años en esto, y espero llega a los 100... quien sabe? (risa).

julio 11, 2017

Que tal si...



¿Que tal si… nunca nos miramos?
Si jamás me pierdo en tus ojos,
Pensando que, no nos conocemos
Y así, ¿no nos amamos?

¿Que tal si... nunca conversamos?
Si jamás nos reímos de esta vida,
Y fuera de este mundo,
No pensamos en besarnos.

¿Qué tal si... nunca nos enamoramos?
Si veo en ti, solo a una mujer hermosa
Y quizás, hasta olvide,
Que siempre estaré a tu lado.

¿Qué tal si... nos equivocamos?
Y más allá del tiempo y la distancia
Anhelamos aquello que nos une,
Simplemente, con tocar nuestras manos.

¿Qué tal si, nos miramos?
Si olvidamos lo imperfecto del mundo
Y cuando estamos juntos…
Tan solo nos amamos.

¿Qué tal si, nos besamos?
Con algo más puro y noble
Que este infinito cariño:
El amor que profesamos.

¿Que tal si, lo aceptamos?
Que hay cosas que existen:
Como el verdadero amor.
Y que, al final, no controlamos.