enero 14, 2008

El Mejor Regalo.



Dice un viejo adagio que: "El valor de un instrumento no lo define su estuche". A veces, las personas se pierden tanto en la apariencia de las cosas, que olvidan que lo verdaderamente importante es su contenido. No es sencillo valorar las cosas que no se pueden ver o tocar, menos aún si se trata de sentimientos o emociones.

¿Quién decide qué es valioso, y qué no lo es? Eso nos toca a cada uno de nosotros; y es lo que al final del camino nos define como personas.

Comprando los regalos navideños de mis sobrinas y sobrinos, me tomé la libertad de dar un par de vueltas a la tienda para elegir el mejor regalo que hubiere en ese lugar para cada uno de ellos. Caminando entre los grandes estantes llenos de todo tipo de entretenimiento, pasaron por mi cabeza los últimos 18 años de mi vida, compartiendo con mis 5 hijos "de facto", mis sobrinos. Luego de la segunda vuelta, de haber visto cada estante, me surgió una duda respecto de los varones: juguetes de acción o "educativos". Parece increíble pero cada vez que tomaba en mis manos un juguete de acción (muñecos, animales, armas, etc.) en mi cabeza estaban las posibles respuestas (y boches) que mis hermanas me darían por elegir tales juegos: ellas ven violencia, yo veo valentía; ellas ven horror (animales míticos feos), yo veo desafíos a vencer, etc. Pero el caso fue de que mi conciencia se inclinó por comprar los juegos "educativos", porque en la práctica estimularían lo más importante y primordial de un obsequio: COMPARTIR. Sobra decir que seré "humilde", pero tengo muy buen gusto para elegir las cosas… mis juegos encantaron... y he jugado mucho.

Siguiendo por esta línea, uno se pregunta: ¿Cuál es el mejor regalo que se puede obsequiar? Un buen regalo no es siempre un objeto. A veces un deseo, un sentimiento o un pequeño gesto valen mucho más en la práctica, si ellos hacen saltar una emoción única. Muchos olvidan que la alegría de compartir, no implica un costo, una inversión o un sacrificio. Lo que se obsequia, se hace sin esperar nada a cambio. Tal vez, el mejor regalo que podemos dar no se compra, porque es nuestra PRESENCIA. Podrás tener todas las cosas del mundo, pero si no tienes con quién compartirlo: no tienes nada. Estar ahí, compartiéndote, en el momento oportuno, vale más que cualquier cosa. La pureza de un regalo la define la intención, no su resultado; no se trata de favores, pagos, o de "intenciones"... se trata simplemente de un gesto para recordarle a alguien que está presente en nosotros. Compartir es un simple gesto que no nos hace mejores individuos, pero nos dice el tipo de persona que somos.

A todas y todos aquellos que han compartido un momento de su vida conmigo en este lugar: Gracias. El regalo de su presencia no se limita a lo físico o a lo material; lo que llevan dentro, lo que me dan a mí y los demás… es lo que verdaderamente importa. Siempre he dicho que “La amistad no conoce fronteras, las rompe”. Y el hecho de compartir juntos una pequeña parte de nuestra vida, significa que hay esperanzas de un mejor mañana. De un anhelo surge un sueño, de un sueño nace una idea y de una idea CREAMOS... TODO.

El mejor regalo que se puede dar, es sencillamente, una parte de ti. Tu forma de pensar, de sentir, de actuar; un modo de ver, de soñar… es el hecho de que te acepten tal y como eres, pero que te empujen a crecer cada día más: no como persona, sino como ser humano. El mejor regalo…eres TÚ.

8 comentarios:

Palita dijo...

HOLA!! Ya volví de las vacaciones!!

Qué hermoso tu post!!!
Me llegó mucho, es que a mi me encanta hacer regalos y elegirlos especialmente para cada uno!!!

Y los mejores regalos, no suelen ser los de más valor...Para mi, que creo en Dios, uno de los mejores regalos que me pueden hacer es orar por mi cuando no estoy pasando por un bueno momento.
Últimamente, de mis amigos, recibí mensajes de texto con palabras TAN BELLAS, diciéndome cosas tan lindas...que no se comparan con ningún regalo. (Y eso que me encantan los regalos!!)

Te mando un beso grande!!
Palita

Fran dijo...

Hoooola Paliiii!!!!!.

Bienvenida a bloggerland, y gracias. Espero que esas vacaciones familiares hayan sido maravillosas. Y que sirvieran de reparación y descanso para todos. Iré por allá...ahora.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Bueno...a mi me gusta hacer regalos, cualquier día y por cualquier motivo.
Es como decir...pensé en vos y te traje esto.

Me gusta regalar.
También regalar-me.

A veces voy a comprar algo para mi...y me preguntan...es para regalo? (Pensando en la envoltura y el embalaje)...Claro, respondo: y me lo llevo, comn papel brillante, moño y bolsita. para mí.

Me gusta cuando me regalan algo, cualquier cosa. Pero cuando viene algo que realmente necesito, es cuando más lo valoro, porque significa que el otro oyó, o sabe, o entiende...Y ese es el mejor regalo. La comprensión, saber lo que al otro le falta,
y cuando somos proveedores y realmente saciamos una necesidad, material, emocional, la que sea...nos regalamos.
Y ese...ese...es el mejor regalo.

Te regalo estas palabras, y si pudiera, un plato de fideos a la TU QUI.
:)

Fran dijo...

Hola Ferip. A mí también me gusta regalar y regalar-me. Es cierto, la comprensión del prójimo, la satisfacción de la necesidad que tenemos es el mejor regalo.

Gracias por tu regalo, aunque te he dicho que para nosotros, los que compartimos contigo, TU eres un regalo invaluable y maravilloso.

LU QUI voy a hacer es cenar e ir a visitarte ;)

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Me gustó LU QUI escribiste.
Lo de las +300 libras...es por el gimnasio???
O te dedicás a cargar bolsas entre materia y materia???
Así la maestría te va a agotar! :)

Gracias por tus palabras, también.

Anoche me quedé viendo videos de Juan Luis Guerra...y me enteré que es dominicano, y me dije...le voy a preguntar a Fran qué onda.
Es querido, no?
Acá se lo escucha bastante.

Bueno, un beso.

Fran dijo...

Hola Ferip. Perdón por no haber contestado antes: estoy jugando al albañíl... peces.

Sobre las +300 libras, jajaja: sí. Levantar pesas de forma "extrema" me libera y me quita todo el estrés: por eso estoy en el gimnasio... es como una "droga" saludable.

De nada, es la verdad.

Juan Luís, es un excelente ser humano, magnífico compositor, cantante dedicado. Fue mi primera incursión en la bachata y ritmos africanos. Lo cierto es que sin importarel género musical, se destaca su peculiar forma de ver y sentir las cosas.

Te pondré "La Hormiguita" cuando escriba el próximo post. Personalmente me gusta más el material discográfico mas viejo de él, porque era mas lírico; ahora es mas espiritual y social. Pero sigue siendo uno de mis cantautores preferidos: un orgullo dominicano.

Besos para tí también, mi querida Profe.

Palita dijo...

HOLA!! Vine a visitarte otra vez!!

A mi también me gusta Juan Luis Guerra!!! ¿Puedo escucharlo con ustedes?

Besitos
Pali

Fran dijo...

Hola Pali, claro que si...

:)