septiembre 08, 2009

Aguanta un Poco más.


Hoy he tomado un respiro para escribir unas cuantas palabras. Hace mucho que no escribo y sería bueno aflojar un poco los dedos con “algo”. Hace unos días me llegó esto por correo, y me gustó el mensaje, así que lo comparto:

AGUANTA UN POCO MÁS…

Se cuenta que en Inglaterra había una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Al entrar en una de ellas se quedaron prendados de una hermosa tacita. “¿Me permite ver esa taza?” preguntó la señora, “¡nunca he visto nada tan fino!”

En las manos de la señora, la taza comenzó a contar su historia:

“Usted debe saber que yo no siempre he sido la taza que usted está sosteniendo. Hace mucho tiempo yo era solo un poco de barro. Pero un artesano me tomó entre sus manos y me fue dando forma. Llegó el momento en que me desesperé y le grité: “¡Por favor... ya déjeme en paz...!” Pero mi amo sólo me sonrió y me dijo: “Aguanta un poco más, todavía no es tiempo”;

Después me puso en un horno. ¡Nunca había sentido tanto calor!... toqué a la puerta del horno y a través de la ventanilla pude leer los labios de mi amo que me decían: “Aguanta un poco más, todavía no es tiempo”;

Cuando al fin abrió la puerta, mi artesano me puso en un estante. Pero, apenas me había refrescado, me comenzó a raspar, a lijar. No se cómo no acabó conmigo. Me daba vueltas, me miraba de arriba a abajo. Por último me aplicó meticulosamente varias pinturas...Sentía que me ahogaba... “Por favor déjame en paz”, le gritaba a mi artesano; pero él sólo me decía: “Aguanta un poco más, todavía no es tiempo”;

Al fin, cuando pensé que había terminado aquello, me metió en otro horno, mucho más caliente que el primero. Ahora si pensé que terminaba con mi vida. Le rogué y le imploré a mi artesano que me respetara, que me sacara, que si se había vuelto loco. Grité, lloré; pero mi artesano sólo me decía: “Aguanta un poco más, todavía no es tiempo”;

Me pregunté entonces si había esperanza... si lograría sobrevivir aquellos tratos y abandonos. Pero por alguna razón aguanté todo aquello. Fue entonces que se abrió la puerta y mi artesano me tomó cariñosamente y me llevó a un lugar muy diferente. Era precioso. Allí todas las tazas eran maravillosas, verdaderas obras de arte, resplandecían como solo ocurre en los sueños. No pasó mucho tiempo cuando descubrí que estaba en una fina tienda y ante mi había un espejo. Una de esas maravillas era yo. ¡No podía creerlo! ¡Esa no podía ser yo!

Mi artesano entonces me dijo: “Yo se que sufriste al ser moldeada por mis manos, mira tu hermosa figura. Se que pasaste terribles calores, pero ahora observa tu sólida consistencia, se que sufriste con las raspadas y pulidas, pero mira ahora la finura de tu presencia... y la pintura te provocaba nausea, pero contempla ahora tu hermosura. Y, ¿si te hubiera dejado como estabas?... “¡Ahora eres una obra terminada!, ¡Lo que imaginé cuando te comencé a formar!”.

Cada uno de nosotros es una taza en las manos del mejor alfarero: Dios. Confía en El, aunque muchas veces no comprendas por qué permite tu sufrimiento: AGUANTA UN POCO MÁS Y VERÁS… todo pasa por una razón :)

10 comentarios:

Carolina dijo...

Guau! me engranoje con este post! que liiindo!!

Fran, gracias por tu comentario en mi blog, la verdad que me encanto lo que me escribiste, muchiiiisimas gracias, era exactamente lo que necesitaba escuchar, eres bienvenido siempre.

De ahora en adelante, tu fiel lectora.

Carol

Fran dijo...

Hola Carol. Es bueno saber que te gustó lo que escribí. Gracias a tí, y bienvenida.

P.D. Te advierto, que ya casi no escribo, estoy en tesis de mi maestría :)

Rosita Colourfull dijo...

todo aboslutamente todo pasa por una razon... me encanto el post!!

Sofi dijo...

Lo frustrante es cuando ya no aguantas más y te riiendes . :|

Nairyne dijo...

Tengo muuuuuuuuuchas cosas que decir (como siempre) pero hoy solo te dire dos.
1:sobre lo que dices en tu perfil que solo eres un blogger WHAT??, deja decirte amigo que eres mas que eso, eres un pensador, uno valioso, me encanta tu forma de interpretar la vida.
y 2: ese post tiene una gran verdad, crecer, madurar, llegar a un estado de plenitud es doloroso y es un proceso largo, muchas personas creemos que la perfeccion llegara de la noche a la mañana y no es asi, maravilloso post de todo corazon te lo digo.

Liliana dijo...

Vale el tiempo para compartir cosas asi. Un abrazo!

Ahh y si, Papi esta de acuerdo :)

Fran dijo...

Hola Rosita. Es bueno saber que te gustó.

Hola Sofi. Todos no rendimos de vez en cuando; pero, lo importante es saber que siempre podemos empezar de nuevo.

Hola Nairyne . Jajaajaja… 1: solo soy un blogger, es cierto!.; y 2) este post es el camino de la vida.

Hola Lil. Lo vale; y suerte con ese negocio (que no es negocio, es felicidad):)

Foforito dijo...

Gracias por compartir lo que escribe, hay que aguantar un poco mas si, es cierto, a veces cuesta entender que todo pasa por una razon...

Gracias por leerme y por compartir :)

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Hace unos días fui de visita a uno de los bellos palacetes que hay en Buenos Aires. Pertenece a una época de abundancia, del 1930, fruto de la opulencia y oligarquía porteña.

Lo interesante, y a lo que voy, es que sus dueños lo construyeron con fines...didácticos y hoy es un Museo, tal cual lo vislumbraron ellos.

La visita guiada nos llevó desde los techos hasta la infinidad de detalles, prototipos del arte.
Me quedé en la explicación de los jarrones de cerámica... porcelanas! Una belleza!

Algunos eran peceras, si, enormes (opacas, como grandes fuentes, para conservar peces frescos... para el almuerzo!! ja!).
A qué iba? Ah, me acordé.

La guía nos contó que esos jarrones NO se RAYABAN. El material es tan duro que no se raya. (estos chinos son tremendos!)

Le pregunté si se rompían...
Y sí.

Muy interesante la analogía. Resistir las rayas del uso es una cosa.
Sucumbir sólo ante la muerte, otra diferente.

Te dejo mi versión del "resiste un poco más".
Un abrazzzzzzzoooooooooooo!!!!

Y fuerzas, querido abogado !

Fran dijo...

Hola foforito. Gracias a ti.

Ferip Holaaaaaa Profe.Feliz cumpleaños, de nuevo. Muy interesante historia y sí, los chinos inventaron mucho. Gracias por la visita y por la historia.