diciembre 28, 2009

Clásicos de Navidad: Los Regalos.


Hoy día 28 de diciembre del 2009, aún me estoy riendo con la experiencia de este año relativa a los regalos navideños. Si ustedes han visto la clásica película navideña “Jingle All the Way” (1996), protagonizada por Arnold Schwarzenegger, sabrán que en la vida no todos los planes que hacemos funcionan como queremos al momento de comprar los “regalitos” (Ley de Murphy).

Bueno, digamos que hace unos años, yo era de los tíos responsables que compraba los regalos para mis sobrinos y sobrinas a lo menos, dos semanas antes; pero, el año pasado, el día 24 de Diciembre, yo fui el que abrió la tienda de juguetes, casi literalmente hablando; incluso, estaba adentro antes de que encendieran las luces y “corría” de un lado a otro en aquel local buscando a los “elegidos”. Recuerdo que aquel día, a los cinco minutos de haber entrado, y ya con las luces encendidas: las personas casi se mordían por comprar sus regalos… y siempre lo he dicho, hay de toda clase de locos en esta ciudad. Pero eso, es historia patria.

Modestia aparte, siempre he tenido muy buen gusto al momento de elegir obsequios; lo que me falta es ser millonario para ser un poco más espléndido. Pero nada, siempre he sabido elegir las cosas exactas en el momento apropiado… eso marca una gran diferencia. Y como elegir un obsequio es casi un arte para algunos, mis hermanas siempre me llevan a elegir los obsequios de mis sobrinos (que casi siempre son sensacionales, magníficos… y relativamente “baratos”). Bueno, esta tradición, la he vivido desde mi juventud y se ha vuelto una tradición navideña (el “Juidero” de Santa y el Niño Jesús); pero, la verdad, yo jamás pensé que llegaría al extremo de éste año 2009.

A nosotros los dominicanos se nos acusa de dejar todo para lo último (y con justa causa, no se queje) y yo, debo reconocer públicamente, que en este año: yo fui uno de los cientos de “locos” que el día 25 de Diciembre (en la mañana), estaban comprando los regalos. No es que sea algo tan tan “grande”, así. pero, demasiados compromisos profesionales y hogareños me impidieron salir antes; más en éste año, donde esta ciudad parece estar “Patas arriba”, entre un tránsito verdaderamente caótico y miles de personas de “Shopping”, como dice mi hermana menor. Lo que sucede es que yo soy detallista, siempre eso ha sido una virtud/defecto. Yo debo de ver, observar y descartar hasta obtener lo mejor… y sí, soy medio maniático en ciertos sentidos; pero, me gusta hacer muy bien las cosas.

Y bueno, siendo las 9:59 a.m., del día 25 de Diciembre del año 2009: yo parecía el portero de la tienda de juguetes. Ya tenía una hora esperando en el lugar, y cada minuto, llegaban más y más personas. Yo estaba calmado, sabía que iban a abrir la tienda (anuncio en el periódico... jajaja) y mientras esperaba, repasaba mentalmente cada tramo del establecimiento conforme al “empirismo juguetil” del año anterior (Me aprendo los lugares de las cosas, es una maña). El asunto es, que gracias a Dios, les hemos podido dar a mis sobrinos todos los regalos que han querido, y más; pero, ellos ya van creciendo y hay que razonar bien las cosas, descartando lo que ya tienen, lo que han tenido, y los que los demás les puedan dejar (a mis hermanas le paso eso hace unos años: tres Max Steel iguales a un solo niño (x2)). Yo, gracias a Dios, las pego todas. Pero, este año tuve una lección: le eché un ojo a un regalo perfecto para mi sobrinita, pero lo dejé un momento en el estante (15 segundos máximos, para ver otro)... y una señora LO TOMÓ (auch); y, mientras en mi mente repetía “no, déjelo ahí, siga buscando otra cosa” (aquel regalo era único que quedaba de su tipo), dicha señora dejó el futuro regalo de mi sobrinita chiquita y gordita encima del estante. Y, claro está, yo lo tomé más rápido que Flash (buajajjajajaj)… y, por cierto, le encantó a mi sobrinita, porque el juego en sí tenía muchas piezas: animales, muñequitas, bicicletas, vehículos, hamacas, arboles, Etc. Y le compré otro de la misma línea, aunque mas pequeño, para que completara la serie de las muñequitas esas.

Me pasé la tarde jugando con mis sobrinos varones. Y este año, por suerte, no tuve que ensamblar NADA. Solo me di cuenta de que un Helicóptero carísimo, con un control dificilísimo, al cual aprendí a pilotear en unos 3 minutos… lo habían ensamblado mal de fábrica. Pero, en ese caso, yo no acompañe a Santa a comprarlo (sus papás no se asesoraron del experto). La moraleja es: “No dejes para mañana, lo que puedes hacer pasado” Jajajajja… Creo que, me gusta vivir con la soga al cuello. Solo se vive una vez y hay que disfrutarlo: esta vida loca es maravillosa.

P.d. Mi regalo de Navidad aún no llega, y yo quiero que llegue pronto. Mi mamá solo me dijo que espera que yo no me corte un dedo "inventando", o que pierda un ojo. Tendré que comprar "regalarme" otros lentes de protección, los míos se me rompieron :(::::::

7 comentarios:

Vic dijo...

Jajajajajajajaja Yo soy de las maniáticas que compran los regalos de los sobrinos en noviembre. Este año justamente no sé muy bien qué pasó pero no se me ocurría nada, nada para regalarles, así que se me ocurrió algo tarde y los pedí por Amazon. Llegaron justo el 24 y como eran dos tablas de natación la cosa fue imposible encontrar fundas y lazos a esa hora y al mismo tiempo secarme el pelo y pintarme las uñas (estemos claros, eso es prioridad), así q me aparecí con mis dos tablitas así tal cual.

Igual estaban felices.

Y debo decir que suertudos porque yo este año había decidido no regalarle nada a nadie en navidad y ellos dos (los hijos de mi prima) fueron las excepciones.

De algún modo a mí me pasa como tú, soy de esas súper detallistas que siempre anda tras el regalo perfecto, aunque este año me harté y dije que era mi tiempo de ser consentida.

Y vaya que lo fui.

Feliz año, lindo, muick!

Fran dijo...

Hola Victoria. Amazon me mandó mi regalo de Navidad Ayer en la noche... aún no lo he podido ir a buscar. :(

Tu historia me recuerda cuando le compre los skateboard a mis sobrinos... tuve que ponerles papel de regalo "usado" amarrado por la mitad... y me eché a toda la familia en contra (por la peligrosidad). En fin, hoy en día, hasta mi sobrinita monta skateboard!!!

P.d. Te deseo un feliz y próspero 2010 para ti también :)

Haydee Trujillo dijo...

Jejejeje, buenisimo lo de dejar las cosas para pasado mañana. Yo en cambio, soy bastante "maniatica" y lo tuve todo organizado dos o tres semanas antes. Y es que sabia que me seria iposible realizarlo con la calma que necesito, si lo dejaba para mas tarde o para ultimo momento.
Me alegra saber que eres muy familiar, ya que cada vez, parece, menos personas nos involucramos en momentos "familiares", por un motivo o por otro!
Felicidades por resistir esa presion que no es facil! Un beso Blogger

Vic dijo...

Y ya buscaste tu regalo?

Yo particularmente estoy orgullosísima: me regalé una nevera, una estufa, una cama, un colchón, una tele, un juego de muebles y de comedor, un tanque de gas, un inversor, el seguro de mi carro, el primer mes de alquiler de 1 apartamento justo al frente de mi oficina y un montóonnn de deudas, pero estoy felicísima. Me siento como la Barbie divorciada pero autofinanciada.

Fran dijo...

Gracias Haydee. Yo era así... :(

Sip, Victoria. Lo busqué, lo probé y salí "cortado"... como predijo mi mamá.

Debo felicitarte por tus deudas, son un nuevo comienzo; y, la felicidad ha de presumirse. Suerte en todo. :)

Vic dijo...

Uy ese dominicanismo sí que no me lo sé... qué es salir cortado?

Fran dijo...

Victoria: Es estar herido. Sangre, piel y risa (por aquello de que: "te lo dije" jaajjaja)