julio 17, 2016

Muchachitos de ayer vs muchachitos de hoy: cosas de la TV.



Antes, a finales de los 80's y principios de los 90's, tenías una TV con señal aérea y si querías ver bien la imagen tenías mover la antena en TODAS las direcciones, y en casos extremos, adaptarle una percha de ropa y/o hacer malabares para que la señal fuera “aceptable”. Habían televisiones (más viejas que mi tiempo… arcaicas, diríamos) de tubos al vacío que había que encender hasta que calentaran y se pudiera ver algo de señal. Eso es otro tema y un par de generaciones antes de la mía (imagen a blanco y negro). Debías levantarte a cambiar el volumen y cada canal (del canal 2-13 VHF y hasta el canal 69 en UHF). Y lo mejor de todo es que si intentabas reparar la TV tu mismo: podías morir electrocutado, ya que las TV de “vieja escuela” tenían grandes bobinas y capacitores que almacenaban una buena cantidad de corriente por días. Un solo toque en falso y te quedaba la mano temblando, con algo de olor a pollo frito… aún desconectada. Por cierto, para ver un par de chicas en “bikini” en la TV, había que trasnocharse (12:30 a.m., en adelante). Quizás, por eso todos en el colegio teníamos “ojeras” (jajaja).

Ahora, tenemos fibra óptica, live stream, Netflix, grabación de programas favoritos, telecable, etc. Todo en formato 720P / 1080P o superior (alta definición hasta 3D y 4K) para dar una experiencia más realista. Aunque, al igual que en mi época de “muchachito”, las tormentas eléctricas siguen afectando algunas señales; digo, los “salvajes” que aún tienen parábolas… incluyendo las compañías de cable. Sí, hay mucho más variedad y fácil acceso a TODO tipo de contenido... ya, nadie se trasnocha, salvo por aburrimiento (risa). Si se daña el control remoto, es como una TRAGEDIA para algunos muchachitos (le dan golpes, les rompen las tapas, etc.; ni saben que las TV’s tiene botones con las mismas funciones (y no diga que no: nadie se para ca cambiar una TV, salvo una emergencia). Reparar esas Tv’s es tan sencillo como quitar seis u ocho tornillos y cambiar dos condensadores pequeñitos con estaño, o comprar una tarjeta. Solo se electrocutará: a) por un alto voltaje en el telecable (esto es en serio, si la señal se ve mal, no intente desenroscar el conector de entrada); o, b) si deja la TV conectada al enchufe, y usted está sudando o le cae algo de líquido al sistema, mientras “intenta” limpiarla con un trapo húmedo. Posiblemente, los muchachitos de hoy insinúan que hay que cambiar la TV porque es vieja (de 3 años en adelante). Aunque antes, duraban décadas... y mientras las tv leds pesan unas 10-30 libras; las de antes, pesaban como 100 o más libras.

Por mi parte, extraño una TV “flat Screen”  de 27 pulgadas que lanzó JVC en una época donde las TV’s traían un equipo de sonido “Surround” 2.1 (con subwoofer)... esa cosa, pesaba como 120 libras. (imagine, tener que cargarla desde la marquesina hasta la habitación... pero sonaba nítida; y, como me la regalaron: nada de queja. Me duró como 5 años).  Y recuerdo mi VHS Panasonic que traía un control de canales (Tuner interno) que permitía “decodificar” algunos canales de señal “polarizada” (cosa de hombres). No lo boté, lo desarmé en mil pedazos que aún conservo. Por cierto, en esa época, si se ensuciaba (magnetizaba) la cabeza del VHS, había que poner una cinta durante unos 30 minutos hasta que la imagen se corregía… buenos y sanos recuerdos.  

No hay comentarios.: