septiembre 05, 2006

Muchachitos del ayer vs. los de hoy.

Hoy jaraganeando, me puse a pensar de cómo éramos mis amigos y yo en nuestra niñez, y como son ahora. Algunas diferencias:
Ayer...

Yo jugaba pelota en la calle, con palo de madera (no bates), y pelotas de goma maciza de RD$5.00, comprada en un colmado de “La privada”; jugaba plaquita (con placas de carro, ese es otro post); jugaba vitilla (aún la juego, con mis dos sobrinos varones de 8 años); andaba en bicicleta tocando timbres por media capital (si lo hago ahora me dan 3 tiros); me paraba frente a la casa a piropear en siendo mujer “aceptable” que pasara (mi amigo Axel todavía me pelea por dañar su cuadra). Era experto en desarme de fuegos artificiales, sacando la pólvora para hacer nubes de humo (tenía algo de pirómano); la estruendosa bazoka de carburo, ¡diablo! Perdí un 5% de mi audición con tan sutil invento, el record fue con latas de aceite de las grandotas (manicero), se tuvo que oír en Villa Mella en el 94, duro era cuando se abrían; los famosos tira pó, hechos con roscas de llave de agua (bronce) y clavos de acero, detonado con fósforos.

La guerra de coquitos (palma) en bicicleta, todavía me duele la espalda cuando llueve; par de los degraciaitos que jugaban conmigo eran pitchers de pequeñas ligas. Largarse de una loma en yagua, subirse al cohollo de una mata. Huevos podridos en San Andrés… ese día salíamos los hombres, los que no salían por el barrio (Mirador Norte) se los guardábamos para el día siguiente. Con lo caro que están los huevos hoy, mejor es comérselos.

Los limpiabotas de la época hicieron sus aportes al barrio con artefactos tecnológicos, hasta entonces desconocidos para los “capitaleños”:

1) equeibol (skateboard) de cajas de bola y tablones. No hay montaña rusa que iguale la ingravidez producida por largarse en este artefacto en la manzana comprendida entre la avenida privada y Núñez de Cáceres, la 27 de Febrero y la Rómulo Betancourt. Los guayones valieron la pena.

2) carritos de goma (una goma vieja de carro con 2 palos de escoba); y, ponerle un vaso plástico a la bicicleta, dizque para que sonara como motor;

3) el tirapiedra rústico, diantre me botaron en mi casa como 6, porque supuestamente eran peligrosos; con tal ahora tenemos "balas perdidas”.

4) helicópteros de tusa (media tusa de maíz, con una pluma de gallina o gallo en el medio) la largabas para arriba, y “volaba” como por 6 segundos.

Ahora…

Todo funciona con electricidad. Si no hay luz, el muchachito se le vuelve loco, a tal punto, que comprar un aturdidor eléctrico resulta una idea “aceptable”, no “descabellada”. Si el muchachito sale solo a la calle, se lo pueden secuestrar, atracar, etc. Si se pone a tocar timbres, lo más seguro es que su padre caiga preso, o por lo menos lo rellenan con par de boches. Si usted les grita porque JODEN, usted es una mala influencia conforme al Equipo Multidisciplinario del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), por lo que fácilmente le quitan a su muchachito. Los muchachitos de ahora no juegan casi en la calle por todos los apartamentos, y porque media capital se parquea en la calle, porque les gusta ver su parqueo del edificio "limpio".

Si el muchachito de hoy se atreve a arrancar un ramillete de coquitos (palma), posiblemente usted caiga preso, por violación a las leyes forestales y de Medio Ambiente. Si el muchachito tiene su Mountain Bike y le pone un vaso, hasta lo paran por la "intranquilidad”, que genera tal inocente inventiva. La “plaquita” solo se juega entre ricos, ya que por cada tres batazos, hay un carro con un vidrio roto. Si usted o un muchachito le dan un “piropo” o un halago a una muchacha, el muchachito es un “fresquito”; usted es un “enfermo”… y ¡cuidao!, que hasta le ponen una querella en la Bolívar (Unidad de Violencia de Género).

Si le regala a un muchachito algún juego que “ensamblar”, ruéguele a Dios que tenga un tío como yo, porque sino, a la semana estarán las piezas regadas. Si al muchachito se le ocurre jugar con pólvora o fuego, le mandan a hacer de inmediato una evaluación psicológica, en cuanto al nivel de su agresividad.

Soy yo, o vamos para atrás como el cangrejo (va de lado, pero esa es la expresión). Mientras mas reprimamos a los niños de hoy, mayores inconductas se producirán en el día de mañana. Se los digo yo, que gocé "libremente" mi niñez (jodiendo). Ahora con trece (13) años te "puyan" con una navaja, o te dan un plomazo; y fuman muchísimo. Sin contar las niñas de 13 años que salen embarazadas porque nadie les dice “nada”.
Es o no es.

3 comentarios:

Ayari dijo...

no, no todo es con electricidad..ahora hablando de mi caso claro, mi sobrinito se la pasa viendo mu~equitos ok, pero si no esta con el game boy, que hasta yo he caido en esa trampa jugando la cinta de Nemo...no comments...si no baja ok suda 5 minutos y coje y sube a buscar las cartas de yugio para jugar con los amiguitos....la abuela de estos se queja de que sus nietos ni aparar una bola saben y que hasta ella apara mas que ellos. Yo quiero saber por que un carajito de 10 a~os necesita un celular...ok me diran para ir a buscarlo al colegio...sera su padre tan anormal que no puede entontrarlo... para que necesita un ipod....no se antes se hablaba que la tv separaba la familia, creo que los mismos padres separan sus familias por el echo de llegar cansados.. y que sus padres no trabajan y hacian lo mismo...si, cambie de tema, pero todo es por los ni~os...

Joss dijo...

Antes: "jugaba de coger, dentro de un cañaveral".
Ahora: "No existe el cañaveral".

Me gusta como escribes, amigo.

DTB

Fran dijo...

Ayi, el problema no son los muchachitos, sino, como nuestra sociedad se ha "modernizado" tanto, que nos estamos atrofiando.

----------------------
Joss, amigo, esa es nuestra realidad, nuestra historia "desaparece" ante nuestros ojos. Eso es vivir.

Es bueno saber que disfrutan del sufrimiento ajeno... Ja,ja,ja.

Después del post de "la plaquita", cerraré la infancia, y me meteré en otras loqueras científicas, psicotrumáticas y emocionales.