septiembre 26, 2006

Una explicación.

Ayer me tocaron el tema sobre la diferencia de mis actos en mi blog, y en otros blogs, por lo que debo dar esta breve explicación.

Para mi dicha y mi desdicha soy el tipo de persona al cual le llamamos “buena gente”, a veces demasiado. Me llevo bien con todo el mundo, hasta con mis contrarios (en los casos). “Paliguayo”, diría un haitiano. Me dedico como parte de mi profesión a buscar las vulnerabilidades de las cosas y a corregirlas, o a la inversa a atacar por las mismas. Trabajo solucionando los "problemas" de la gente, y lo disfruto de corazón. Me encantan los retos, y no hay reto más grande que el ser humano. Una de mis virtudes es que hago ver “fácil” algunas cosas mas complicadas que el carajo; o vuelvo muy difícil algo sencillo. Por eso valoro lo simple de lo complejo. Pero todo lo que hago siempre tiene como objetivo llegar a un fin correcto o justo, aunque no parezca.

Se preguntarán por qué a veces soy tan fastidioso y otras no; esa marcada dualidad entre lo correcto y "el incorrecto". Mi única intención es la de que suban sus defensas frente a cualquier clase de loco que anda por ahí “navegando”, y créanme que los hay. Por eso fui cauto y dije una vez “písenme el freno” si me paso. Sí, los blogs son simples espacios (de expresión), pero son un reflejo de ustedes, así que cuídenlos como parte de cada uno. Nadie puede atacar sus ideas de forma incorrecta u abusiva.

No puedo negar que no soy ese bocón, mal hablado y jodón que molestó tanto en varios blogs, es mi peor lado. Pero ya ese aspecto de mí no lo volverán a ver, porque ni yo lo soporto. No duden en mandarme a callar, a llevarme la contraria, o a decirme que deje de escribir en sus espacios, porque contrario a lo que puedan creer no devolveré la piedra, corregiré el problema si lo hay. Si quieren preguntar algo, o alguna duda, exprésenlas; no presuman o deduzcan, las apariencias engañan.Tampoco están locos, hice un par de cambios por el bien de nuestra comunidad. Y tranquilos, en esos blogs "conflictivos", no volveré a escribir JAMÁS, para no empeorar las cosas.

2 comentarios:

joss dijo...

A veces, con la verdad, herimos a los amigos,
no con esa intensión, sino buscando, más bien,
una reacción.

Debo añadir que la intensión es la parte invisible de
nosotros los humanos y precisamente de la que
debemos cuidarnos.

DTB

Fran dijo...

No olvides que los amigos no se hieren, se corrigen; buscan hacer de algo incorrecto, lo correcto.