octubre 30, 2006

Macgyver: creatividad e inventiva.


Desarmando un disco duro dañado, y gracias al hecho de que el número de mi destornillador hexagonal más pequeño, es mayor al del condenadito tornillo que traen los discos duros, tuve que bucear en mi caja de herramientas, buscando “algo” que pudiera ayudarme a desarmar el condenado disco duro, y me topé con mi vieja y media oxidada navaja multiusos (carabelita) y traté de usarla, en vano. De un golpe me vino a la mente un nombre Macgyver.

Quien recuerde este apellido, recordará al personaje de los ochenta que se convirtió en un héroe para nosotros los muchachitos inquietos de la época (muchachitus habilidosus e inquietus: jodonus), aunque en nuestro país la serie se retransmitió y se repitió posteriormente. La verdad, casi no recuerdo sus aventuras, pero sí su enorme habilidad para resolver los problemas con simples elementos de uso cotidiano y que estaban “a la mano”. Era un experto en realizar complejos artefactos con las cosas más sencillas.

“Macgyver” y el “Auto Fantástico” era lo único que entretenía en aquella época, no había mucha variedad (no existía el telecable en nuestro país, o por lo menos en mi casa), y como no podía manejar… Macgyver era más asequible (para la práctica). El usaba chicles, clips, mangueras, botellas… y su inseparable navaja multiusos. Gracias a esta serie, dicha herramienta se convirtió en algo esencial para los boyscout (y para mí como por 5 años, hasta que me rompió un pantalón y le di un zumbón). Pero la principal arma de Macgyver era su inteligencia, bueno, junto con lo que cargaba en la mochila y la multiusos. Nunca usaba armas, ni era violento, aunque a veces volaba todo. Recuerdo que la esencia de la serie era el aspecto de la “No Violencia”, que tanto predicamos en nuestros días. Todos los inventos siempre estaban dirigidos inhabilitar o desarmar al contrario, no a eliminarlo.

A este personaje le debo mi interés por la Física, y por la inventiva (nací con predisposición genética para “inventar”, pero él fue mi catalizador), mis inventos no eran complicados: usaba pilas y pequeñas baterías como fuente de electricidad; desarmaba cosas grandísimas por un alambrito; y la pólvora que usaba era de fósforos y fuegos artificiales, a los cuales les tengo un post especial “navideño”. Sin embargo. Hoy en día vivo de mi cerebro y de mi habilidad para reaccionar frente a lo desconocido, así que cómo que esto sí influyó en mi vida…un POQUITO.

Recuerdo que lo primero que traté de hacer (como con 9 años) era un “puente” en un enchufe eléctrico (en mi cabeza era un cerrojo electrónico), al principio abrí el “clip” y lo puse en “C”, luego cuando lo metí en el enchufe… no hizo nada (claro, porque no topó los contactos)… un pequeño empujón bastó… Resultado: un fuetazo eléctrico para mí, el clip voló y 3 habitaciones de mi casa quedaron apagadas. Después que me corretearon un rato con una chancleta, a mi papá se le ocurrió resetear los breakers y funcionó.

Algunos de mis inventos aún subsisten, gracias a que mi mamá y mis hermanas me los escondieron en el “cuarto de los desechos” de mi casa, porque los consideraba “altamente peligrosos” para mí... y para todo el que estuviera cerca. Prueba de ello es:

a) mi “escopeta de gomitas”, que daba durísimo, y era bastante buena (apeaba un lagarto de una pared a 5 metros) y casi me sacó un ojo, por estar queriéndole dar un “gomitazo” a mi hermana por la espalda (se zafo de la punta y me salió el "gomitazo" por la culata; me parecía a Rocky I, después de la pelea);

b) mi “lanzacoquitos”, estaba diseñado al estilo bazooka con un tubo plástico de tres pulgadas, y goma de tubo de bicicleta (llegaba como a dos casas de distancia). La guerra de coquitos es otro post;

c) mi versión de palitos chinos, de metal y filosos. Un lado era pesado y el otro ligero y punzante, ese lo vi hace como un año. Recuerdo que me dijeron que los habían botado a la basura (pero eran demasiado peligrosos); y,

d) mi equipo de escalar, de carajito, hecho con tecnología de patio: sogas gruesas, tensores, argollas, guantes y hasta un porta vasos (refresco), para cuando me subía en el cohollito de una mata de mango a “ventear”, ahora le dicen brecheo. El que se haya deslizado de una mata de mango a otra amarrado de un gancho, sobre un hilo grueso de nylon; o el que se haya pasado la tarde en la punta de una mata de dos pisos de altura cuando pequeño, sabrá el tipo de muchachito que era yo.

Y viendo retrospectivamente, esta serie “Macgyver”, por la forma de pensar y de actuar, nos marcó a muchos en aquella época. Gracias a Dios, hoy los “inquietos”, disponemos del concepto “Bricolaje”, o “hágalo usted mismo”, y gracias a la evolución de las relaciones comerciales internacionales, tenemos ferreterías en las cuales encontramos todo tipo de piezas, herramientas y utensilios para “inventar” las cosas útiles y prácticas que necesitamos.

Siempre hay que sacar un mensaje de todo, así que apoyemos a la No Violencia, defendamos la vida humana, el respeto al prójimo y los valores sociales. Para esta navidad, no compre juguetes bélicos, regale juguetes de vida, o por lo menos que no atenten contra ella.

7 comentarios:

Joss dijo...

No violencia, buen mensaje.

Sabes, en la televisión todo
sale perfectamente, por eso
la navajita nunca le falla a
Macgyver, en la realidad, pues
ya tu sabes.

Con eso del mango, recuerdo la
vez que teniamos guille de Tarzán,
nos tirabamos en los bejucos desde
un árbol al otro hasta que Guillo
se cayó y se rompió un brazo,
después su abuela se encargo de
masagearselo con una rama de mango.

DTB

Fran dijo...

Qué duro debió ser ese "masaje"; sin embargo, conforme a la tradición "fuetil" de nuestro país, a quien le dan un fuetazo con una rama de guayaba mojada, es el ser humano o animal que mas "goza".

A mí, capitaleño al fin, siempre me correteaban con una correa (la rama de guayaba pica como 50 veces más), o con una chancleta tipo IA (Inteligencia artificial): no importaba para dónde me tirara, la chancleta de mi madre siempre “doblaba” y me daba medio a medio de la espalda…

Lil dijo...

Ese Mcgiver no lo conozco, ya muchas han hablado de él en estos meses. Pero el consejo está bueno.
DTB

Fran dijo...

Hola Lil, es que ahora salió la serie en DVD, para los fiebrosos coleccionistas.

Ignacio dijo...

Hola, me llamo Nacho. Buscando informacion sobre bricolaje llegué hasta tu web. Entre un grupo de amigos con las mentes inquietas estamos currandonos una enciclopedia colaborativa "como hacer" a la que llamamos MakerWiki, usando la tecnologia de wikipedia. De este modo, cualquiera puede escribir nuevos proyectos o modificar los existentes. Si te interesa, puedes crear algun proyecto con algo que sepas hacer y firmarlo al final con la direccion de tu blog de modo que hagas crecer el proyecto y al mismo tiempo ganar visitas para tu blog. A la gente de yonkis le gusto el proyecto y nos han publicado en su web. Bueno no me enrollo mas, te esperamos en http://www.makerwiki.com

Fran dijo...

Hola Ignacio, vi el proyecto (la página), está excelente. Me reí muchísimo, ya que muchos de estos bricolajes los he realizado. Ya no tengo tanto tiempo para "inventar" por el ajetreo de vida, pero prometo hacer mis contribuciones. Haré un poco de promoción al proyecto en el blog, en apoyo de nosotros los “inquietos”.

Ferípula dijo...

....shhhh....
Dudo que encuentres este comentario...quedó atrás...
Me viene bien, de todos modos, porque te cuento un secreto....shhhh, no lo comentes pero...yo...estaba enamorada de Mac.
No me perdía una!
El auto fantástico no me la creía! Pero el multifuncional Mac era mi héroe ! Además, yo soy un poco así: con tres papeles, dos palitos y algunos hilos he sacado cosas muy lindas! En serio...:)
shhh.....me fuí....