febrero 28, 2011

Disarm Yourself - Dash Berlin Ft. Emma Hewitt


Todo el que me conoce sabe que tengo una "vulnerabilidad" por las mujeres rubias. Dicho esto, también es conocido mi amor por la buena música. Este fin de semana, al fin pude ver el video de una mujer que me hipnotiza por su voz, su carácter y su belleza: Emma Hewitt. (Esa rubia me vuelve loco) Ella, además de ser una preciosura, es sin lugar a dudas una de las mejores voces del subgénero Vocal Trance, el cual, dicho sea de paso, es mi preferido. Por lo que, al unir su voz con legendario Dash Berlin, el resultado es un éxito musical, tanto en letra como en acústica. Me refiero al último éxito de estos dos artistas: "Disarm yourself", cuyas letras y efectos sonoros nos mantiene en la línea tomada por estos maestros del subgénero musical Vocal Trance de su exito predecesor: "Waiting".

Y nada, esa rubia preciosa, llamada Emma Hewitt: es mi amor platónico. Y necesita un post para ella sola; pero, mientras tanto, debe compartir éste post con uno de los mejores DJ’s del planeta, a quien debe una parte de su exito, el legendario Dash Berlin, quien para mí, está en el número UNO del mundo (dentro de este género musical), debido a la calidad y el diseño del sonido de sus composiciones. Y nada, adjunto el video, gracias a Armada Music

febrero 21, 2011

Caminos cruzados.


Hay momentos en la vida en el que dos caminos se cruzan… por casualidad. Por una fracción de segundo, dos universos convergen en un mismo plano y logran vencer las arenas del tiempo. Sin pasado y sin futuro, solo importa el presente que perdura en un momento mágico de nuestra existencia.

Aquello se asemeja a un mensaje en una botella. Quien lo escribe, lo lanza al mar con la esperanza de que la corriente lo lleve a su destino, a un lugar incierto o quizás, a la persona indicada. Dos caminos se cruzan por destino, es la simple realidad. Cada persona toma algo de nosotros y a la vez nos entrega algo a cambio. Algunos dirían que las cosas suceden por casualidad, y quizás, lo casual sea parte del destino. Lo cierto es que tratando de comprender la telaraña de la vida, lo importante es saber aprovechar el momento.

Cada cosa llega en su momento oportuno. Es así como suceden las cosas y los caminos cruzados toman, quizás, un mismo rumbo; o, tal vez, se cruzan ese único instante para compartir ese momento, y luego… jamás se vuelven a cruzar.

Durante el viaje, la botella puede romperse, puede perderse, y su mensaje, puede que no sea encontrado jamás. De ahí que lo interesante de la vida es ser curioso, cruzarse por la mayor cantidad de caminos, y saber encontrar el rumbo correcto. Una vez que lees el mensaje oculto en la botella, comprendes que fue escrito para ti. Así empieza un nuevo viaje, y quién sabe lo que cruzará por tu destino.

febrero 10, 2011

El amor que tuve.

Hace unas semanas escuché por casualidad en la radio esta canción: “El amor que tuve”, interpretada magistralmente por nuestra Maridalia Hernández. Y dado que estamos en el mes del amor y la amistad, no está demás postear sus letras.

Quien no ha tenido un amor, no ha vivido; Pero, quien no es capaz de recordar la nobleza de este sentimiento, le aseguro, que ha desperdiciado toda su vida. Esta canción representa ese espíritu que te lleva por la ilusión y la fantasía; por encima de la realidad, del tiempo y de las probabilidades. Al mirar el mundo, quizás algunas palabras no sean suficientes para recordar que el amor está presente en cada momento de nuestra vida. Pero, lo cierto es, que a veces nos olvidamos que la magia se encuentra dentro de cada uno de nosotros. Y la verdad es, que las mujeres son algo más que especial para nosotros los hombres. Al compartir la vida, nuestro rumbo cambia hacia un camino que está más allá del horizonte.

Dar gracias por el amor compartido es, quizás, uno de los gestos más nobles. Y dado el mundo en el que vivimos: agradecer no cuesta nada, pero representa un detalle que nos recuerda que la vida es todo aquello que nos sucede, mientras intentamos seguir nuestros propios planes. Vivir es eso, una aventura que marca tu propio destino y que te hace pensar en que cada día debes valorar más las pequeñas cosas, pues marcan grandes diferencias. Y si podemos recordar todo lo bueno de las cosas sucedidas, quizás, podremos apreciar mejor aquello que tenemos hoy.

El Amor que tuve-Maridalia Hernández.

El amor que tuve, camino mis pasos, 
me tomo del brazo, para andar conmigo.
El amor que tuve, me tomo en sus manos, 
me limpio las sombras, descontó mis años,
me volvió una niña, me abrigo en su canto.

El amor que tuve, se volvió mi sueño, 
me llevo en su empeño, su razón, su esfuerzo,
como una esperanza, su canción, sus besos.

El amor que tuve, camino mis pasos, 
me tomo del brazo, para andar conmigo.
El amor que tuve, me enseño sus huellas, 
la ruta, la estrella, de un nuevo destino.

El amor que tuve se volvió la guía, 
que me llevaría, donde están las nubes
El amor que tuve… fue mi fantasía.

El amor que tuve, camino mis pasos, 
me tomo del brazo, para andar conmigo.
El amor que tuve, me enseño sus huellas, 
la ruta, la estrella, de un nuevo destino.
El amor que tuve…

El amor que tuve, camino mis pasos, 
me tomo del brazo, para andar conmigo.
El amor que tuve, me enseño sus huellas, 
la ruta, la estrella, de un nuevo destino.

Tengo en mi pecho un corazón agradecido (caminó contigo)
Las aventuras de vivir, nunca lo olvido (caminó contigo)
Por las veredas del destino (caminó contigo)
Gracias, al amor que compartimos

febrero 07, 2011

El Secreto de la Vida.


No sé cómo llegaste aquí, solo quisiera saber por qué llegaste;

No sé de dónde has venido o quién eres, me interesa saber hasta dónde llegarías por los tuyos;

No sé si buscas a alguien, me interesa saber si alguna vez te haz encontrado a ti mismo (a);

No sé a qué te dedicas para vivir, quisiera saber qué te motiva a seguir adelante;

No sé si has alcanzado tus metas, me interesa saber si eres capaz de perseguir tus sueños;

No sé si has alcanzado el éxito, quisiera saber si puedes soportar el fracaso;

No sé en qué crees, me interesa saber qué te sostiene cuanto las cosas se desboronan;

No sé lo que has hecho por ti mismo (a), lo importante es saber si eres capaz de actuar como un tonto (a) por amor, por bondad, o por la simple alegría de vivir;

No sé si tienes muchos amigos (as), me interesa saber si puedes estar completamente solo (a), contigo mismo (a);

No sé si estás triste, mejor muéstrame lo que has aprendido de superar tu tristeza;

No sé si la vida te ha traicionado, mejor dime si te has cerrado al mundo por miedo al dolor;

No sé si te han herido, pero quisiera saber si has aprendido a aceptar las cosas sin intentar olvidarlas o corregirlas;

No sé si has encontrado alegría, más quisiera saber si al recordarla, puedes compartirla con otros;

No sé si seas cuidadoso (a), tan solo dime que podrás vivir sin limitaciones;

No sé si habrás confiado en alguien, solo quiero saber si puedes confiar en ti mismo (a);

No sé si aprecias las cosas de la vida, solo quiero saber si has aprendido a disfrutar de este preciso momento;

No sé cómo has vivido hasta hoy, quisiera saber cómo llevarás tu vida en lo adelante;

No sé si has aprendido el secreto de la vida: sin dolor o confusión, no podrías apreciar la belleza o la alegría.