mayo 30, 2013

¿Eres un hombre, de verdad? (jajajaja)


Mis sobrinos varones ya son quinceañeros, futbolistas y karatecas… pero no salieron valientes como su tío: son muchachitos de pura ciudad. Hace unos días, estaba podando la grama del patio. Al ser domingo, mis hermanas y sobrinos llegaron de visita, por lo que ellos se pusieron a verme “mecaniquiando” con la podadora, entonces les pregunté sobre el funcionamiento del motor de combustión. El mayor me dijo que el no sabía, pero que su papá lo había dejado manejar  y que “él era un hombre!!!” (y el otro manganzón también lo aseveraba)... unos carajitos que le tienen miedo hasta a los lagartos. Ahí le pregunté al menor y por lo menos me dijo que había una bujía, chispa, combustible y aceite; le pregunté qué tipo de aceite y la respuesta fue: no sé. (de cocina??? Jajjaja).

Con mi cara muy seria, le dije: un hombre sabe cambiar el aceite de su vehículo, por lo tanto debe saber de combustión y mecánica. (Silencio sepulcral, y yo riéndome por dentro). En ese momento, cansado y sudado, mi papá (supervisor autodesignado de los “trabajos” hogareños) le dice a mi mamá que trajo unos cocos de la finca, y que si quería… si mis 4 hermanas hubieran aparecido en “El náufrago” (Tom Hanks): se hubieran tomado todos los cocos de la isla en un día… y se hubieran comido a Tom Hanks. Bueno, me puse a pelar los coquitos enanos: variedad pequeña, pero dulce.

Nota: yo he pelado unos 300 o 400 cocos en la vida; y mi papá me ha dicho: “cuidado con los dedos” la misma cantidad de veces o más (risa). En fin, estaba pelando cocos y pasando (alimentando a la tribu), cuando veo a mi sobrino mayor (el conductor) viéndome, le doy uno de los últimos cocos, y ahí comienzan a llegar el cementerio de cocos para ser partidos y sacarle la masa. Mi mamá dice que soy “poco delicado”, porque parto los cocos de un solo golpe. Así que comencé a cortar cocos, hasta que me dolía el brazo y le dije a mi sobrino mayor (el otro se había ido) que si quería partir su coco. Y me dijo “tío, yo nunca he partido un coco con un machete”.

Pausa: mi hermana menor, como único varón, lo cuida mucho. Pero es un hombrecito en responsabilidad, y trato de enseñarle las cosas. El dejarlo pelar un coco hubiera sido irresponsable  de mi parte; y sí, se hubiera podido herir, no es un juego. Pero partir un coco es cosa de hombres… debía hacerlo. E hice lo que todo buen tío haría: esperé a que mi hermana se fuera del lugar, le presté mi machete (muy bien afilado por mi a piedra) y la dije agárralo como un hombre y dale un solo golpe medio a medio… sobra decir que aquel golpe pareció de niña (fue su primer intento en la vida, utilizó ambas manos y necesitaba ajustar su fuerza). Volvimos al segundo round: “tómalo con una sola mano… tu no eres casi cinturón negro???, piensa en los ninjas”… ahí, entre la risa, le dije: lo peor es que le des a la grama… y con una mueca en el rostro el carajito partió su primer coco de 3 golpes… ya casi es un hombre.

P.d. Mi hermana menor, al enterarse, solo me dijo que recordara que es su único varón…. Jajaja: ahora si es un hombrecito… un hombre sabe pelar cocos con un machete; eso, entre un millón de cosas más. :D

   

mayo 23, 2013

It's Time- Imagine Dragons


Como fiel televidente de Natgeo, me preguntaba como se llamaba la canción que ellos ponen al promocionar sus 125 años... la canción es "It's Time" del grupo Imagine Dragons. Aquí está el link:


El mensaje es simple: nunca cambies quien eres. :D

mayo 18, 2013

Las reglas de la vida.



Las reglas de la vida son sencillas: no juzgues; ayuda a cuantas personas puedas; y, siempre se tu mismo/a. Así, cada día de esta vida nos enseña algo; y, ganes o pierdas: será una buena experiencia. 

No juzgues. Soy desconfiado, por naturaleza. Como abogado, puedo distinguir la mentira… sin embargo, más allá de ello, sigues la corriente hasta encontrar el por qué de las cosas. Todos cometemos errores, es la única forma de aprender en la vida, y no por ellos debemos ser encasillados. Lo que define a una persona no son tan solo sus actos, sino su empeño en cambiar o mantener las cosas en ese estado de equilibrio que le permita seguir adelante.

Ayuda a cuantas personas puedas. Cuando aprendes a no juzgar, comprendes que la vida no es buena ni mala: tan solo es la vida. Pueden darse un sin fin de situaciones incontrolables, negativas, abrumadoras… pero todo es pasajero. Y si ves en retrospectiva, un simple gesto de ayuda a un necesitado, puede marcar la diferencia entre vivir y sobrevivir. Entre mostrar un camino y dejar que alguien pierda su camino. Jamás dudes en ayudar a un necesitado, si en tus manos está la facultad de hacerlo.

Se tu mismo/a. Algunas personas necesitan muchas cosas para ser “felices”. Viven abrumados por un futuro incierto o por el pasado. Cada persona es en sí misma única e irremplazable. Lo que vivimos, lo vivimos de formas distintas y con experiencias distintas, aún ante un mismo hecho: es la magia de la vida. Jamás debes cambiar lo que eres por nada ni por nadie, perderías esa magia. Ser uno mismo, significa imponer el orden en el caos de la vida; significa equilibrar la balanza y aceptar que somos los únicos con el poder de limitarnos o de empujarnos hacia la meta máxima de nuestra vida: la plenitud existencial como entes.

Usted dirá que hay muchas otras reglas en la vida; y si, las hay. Pero, si aprendes a ver más allá de ti, de tus gustos, de tus caprichos, de tu experiencia: comprenderás, que en esta vida la única forma de alcanzar el máximo desarrollo consiste en valorar a los demás de la misma forma en que nos valoramos a nosotros mismos. Esta es la vida, algo serio… y divertida.

P.d. Algunas reglas se pueden torcer, salvo la tercera. Si rompes esa regla, habrás perdido el camino. Sé tu mismo, y que se joda el mundo. :D

mayo 13, 2013

Lunes de bostezo.


Pintar una casa no es fácil. Y por mejor condición física que uno tenga, es algo agotador. La historia es que, para este año toca pintar la casa y nuestro pintor de décadas dejó de hacerlo, ya que estaba perdiendo “habilidades”… yo, me había dado cuenta (chivos chorros y gotas). Por lo que le dije a mi mamá (alérgica a muchos olores) que yo pintaría.

La verdad es, que por trabajar de lunes a viernes todo el día, uno pensaría que es algo “trabajoso” hacer esto los fines de semana (de a poco); pero, es como cocinar: puedes pasarte horas, y el tiempo se te va volando entre la masilla, la pintura y el “contorsionismo” que debes hacer para pintar detrás de la nevera.  Es gratificante ver una pared y decir: “si alguien me la ensucia, le arranco la cabeza” (jajaja)… mis sobrinos futbolistas y la chiquita ya están advertidos. Es increíble la diferencia obtenida con un poco de dedicación. Y ni contar el ahorro de pintura… Nota: ¿en qué habrá gastado esos 5 galones extras??? Bueno, me falta todo el exterior, pero eso va con la Wagner (pistola de pintura)… para algo debe servir la tecnología!!!

Y nada, al margen del cansancio y los bostezos, creo que no hay mejor regalo de madres que tener a la “doña” contenta con su “nido” bien arreglado. Por cierto, debo podar y cortar la grama antes de pintar… no había pensado en eso. Y esta noche, hay que ira al gimnasio (en contra de todo razonamiento negativo manifestado por el cerebro): toca cambio de rutina, lo que sumará algún bostezo.

P.d. me quedaron tres “chivitos” (zonas sin pintar o retocar) en tres puertas (1 error por pieza)… nadie es perfecto. Para eso hicieron la segunda mano de pintura (jajaja). (Bostezo) 

mayo 10, 2013

Algo le falta...ba.


"El amor nace con la atracción; crece, con el cariño y los detalles; y, se sostiene con la ilusión y el recuerdo respeto". Yo.

(Nota: Entradas cortas = meta 2013). 

mayo 06, 2013

¿Perdí la memoria?



Siempre he dicho que “hacerse el loco” es un método infalible en algunas situaciones de la vida. Te saca de apuros, te libera de responsabilidades, etc. Sin embargo, llega un momento en un día cualquiera, en el cual te preguntas: ¿Dónde dejé la memoria?

Bueno, debo especificar que me refiero a una memoria micro SD (para celulares)… al ser tan pequeña se me “extravió” en la habitación. Me explico, todo el que me conoce sabe que tengo años buscando una caja de herramientas enorme que me permita organizar mis herramientas, y que me permita separarlas por trabajo o utilidad. Y, hace unos meses, mientras acompañaba a mi hermana mayor a comprar un archivo vertical para sus libros, en una esquina olvidada alcancé a ver algo para mi desconocido hasta ese día: era un archivo horizontal y tenía 5 compartimientos. Era viejo, pero estaba hecho de un metal muy resistente, tenía un poco de oxido superficial… y debía ser mío. En ese preciso momento, fue que mi hermana me dijo: “Ah, pero eso es un viejo archivador de planos…” yo solo la miré (loco por decirle unas 50 malas palabras, ya que ella sabe que he explorado cielo y tierra para buscar solución a mis hierritos) (nota: las herramientas de un hombre, su mujer y su carro son las tres cosas más sagradas… y no se prestan).

El asunto es que una caja de herramientas “moderna” y duradera llega a costar fácilmente entre RD$20,000.00 a RD$80,000.00 (y solo un mecánico especializado o un enfermo mental pagaría ese precio por algo que no soporta encima ni un taladro de banco). La cuestión es que me escabullí entre archivos, mesas, escritorios y me pongo a ver el condenado archivador. Cuando saqué la primera gaveta: fue el cielo (mucho espacio para llaves cubos, destornilladores, martillos, escorfinas, mechas, alicates, pinzas, prensas, mordazas, gubias, formones, adaptadores, etc)… y ahí lo supe: había encontrado la mejor caja de herramientas, pero ahora venían los problemas: debía pesar más de 200 libras y debido a su tamaño, era difícil de rodar (y no, no trae rueditas… ese es otro proyecto, con angulares y usarla como mesa de trabajo). Y el precio (risa), lo obtuve por menos que el valor de un archivito ejecutivo de dos gavetas…. Ja ja ja. Le dije: “doña, esa cosa no tiene llave (eso lo arreglé), tiene un oxidado en la base (superficial, con spray quedo nuevo), tiene gotas pintura encima (era pintura de agua, se la quité con el dedo)” y lo que cerró el trato fue: “no sé, qué persona en su sano juicio comprará esta cosa, es demasiado grande y pesada”… hasta me ayudaron a cargarlo.

La cuestión es que necesité el vehículo de mi hermana (utilitario) con los asientos de atrás acostados, y tres hombres para subirlo. Lo gracioso, es que con la emoción ni se me ocurrió cómo lo bajaría en la casa (solo). Llegue como un niño a la casa (juguete nuevo), me puse mis pantalones cortos, un suéter viejo y luego de dos o tres intentos de hernias, logré bajar mi nueva caja de herramientas. Debo destacar como dato histórico que para poder entrarla a la casa tuve que sacar las 5 gavetas y deslizar el chasis sobre una alfombra de pies… Por cierto, en la última gaveta del lado derecho, atrás, dentro de una cajita de un adaptador usb/IDE: ahí estaba la memoria micro SD… necesitaba ponérsela al celular de mi mamá. No perdí la memoria, se extravió… para eso necesitaba organizar las herramientas. :D

mayo 03, 2013

Algo de música, para la vida.




En estos días, he estado bastante ajetreado (nota para historia: ¿cuando no?). Se me han cruzado los cables con varios proyectos y oportunidades que estoy estudiando. Sin embargo, ante las adversidades de la vida, la música trae consigo el punto de equilibrio (neutro). Así que, un poco de sintetizadores y mezclas nunca está demás…




Y nada, sin importar las circunstancias: siempre hay que ponerle ritmo a la vida. :D