agosto 29, 2006

La prueba del fantasma



En una clase de física avanzada (electromagnetismo) de una universidad de Inglaterra, alrededor de 1997, un profesor puso como trabajo final de la materia el tema de “probar la existencia de los fantasmas”. Tres estudiantes agalluces y con pa$$$ión, decidieron aceptar el reto. Bueno, dado el billetaje y el tiempo que tenían (unos 2 meses) compraron todos los equipos necesarios para “cazar” un fantasma: sensores, lámparas, cámaras súper sensibles, medidores de energía, y en siendo porquerías, gastaron una fortuna. Además de Inglaterra, fueron a Escocia, uno de los países con más avistamientos de “espectros”. Llegaban al sitio, se instalaban y esperaban “el milagro”. Días y días en diferentes sitios y nada, según ellos llegaron a “percibir” una "energía" muchas veces, pero no la podían captar. Se pasaron 2 meses en coro, y sin resultado.

Uno de ellos, en vez de pensar con los pies, utilizó su cabeza. Le preguntó a sus dos compañeros: “si piensan en las historias de fantasmas, qué tienen todas en común”…Respondieron: muchas historias de fantasmas se iniciaron en la edad media (decapitados, mutilados, y los llamados malos espíritus). Casi siempre rondan los castillos o construcciones sólidas (de granito). Siempre aparecen durante una tormenta (tronadas) y, en los casos más repetitivos, no parece importarles la presencia de las personas. De lo anterior sacaron los siguientes elementos, sin necesidad de la “alta tecnología”: siempre hay agua, electricidad y granito. El granito tiene fuertes propiedades electromagnéticas. Con la información, arrancaron otra vez para su país.

El día de la presentación (me hubiera gustado estar ahí), como era una universidad de “pobres”, tenían pantalla gigante y sofisticados sistemas multimedia… para nada. Uno de los 3 agalluces, tomó una cinta de video y se la mostró a su profesor, en señal de triunfo, procedió a introducirla en el reproductor, y ¡TARAN¡… nada, solo interferencia. El profesor cogió una cuerda grandísima y les dijo que los iba a quemar y que acabaría con sus futuras carreras. Entonces empezó el show: Le explicaron los tres elementos comunes en las historias de fantasmas, y al final le mostraron otra vez la cinta y le preguntaron ¿Entendió?... y el profesor les dijo ¡Nooo!. Diantre un profesor de Física, con postgrados y doctorados y no entiende.

Profesor, estos tres (3) elementos son los mismos que usamos para los videos de nuestras cámaras (cinta electromagnética). Véalo así, la tormenta carga de electricidad el ambiente, la lluvia se cuela por las piedras haciendo un efecto “tierra”, y transmitiendo la electricidad en menor carga por todo el lugar, y el granito, con sus propiedades electromagnéticas recoge la imagen. El profesor les dijo: ¿Cómo así?. Todos los fantasmas de las historias huyen de algo, o aparentan estar furiosos, cuando nuestro cuerpo se asusta o se enoja, libera una fuerte carga de energía, si estamos cerca de estos tres elementos cuando ocurre, tendremos nuestro fantasma. Por eso es que los fantasmas siempre hacen las mismas acciones y no les importa nuestra presencia.

En síntesis, les digo yo: los casos serios de fantasmas son tan reales como lo que usted puede ver en una cinta de VHS, y en esencia son lo mismo. Siempre hay un gracioso que le busca la 5ta. Pata al gato (yo mismo).

Hay un caso especial en EEUU, una vieja casona de finales del siglo XIX, donde no hay agua ni granito, y donde vuelan por los aires las cosas, sin que nadie les ponga la mano (grabado decenas de veces). También esto es causado por el electromagnetismo, las pruebas: a) si se desconecta la luz que pasa por los muy viejos cables eléctricos de la casa, cesan los “movimientos” (tal vez le temen a la oscuridad, por lo que se sabe que no son dominicanos); y, b) Vi una prueba con 2 generadores eléctricos del los años 60 y su campito electromagnético, no solo levitaba artefactos metálicos sino que hasta un vaso de polietileno levitaba (no tiene ninguna partícula magnética), algo físicamente imposible (en teoría). Los cables viejos magnetizados eran el problema.

Sí, existen los fantasmas, si usted no cree en ellos ahora, será porque no quiere, ya se los expliqué científicamente. Lo que no he podido explicar son las cadenas arrastrándose en medio de un monte a las 2:00 a.m. (no he tenido tiempo). Si alguien necesita un cazafantasmas, no me llame, déme los cuartos y yo le resuelvo el problema a puro ojo y con la cabeza, e ma, hasta online. No le tenga miedo a los fantasmas, sáqueles $$$

Cuando un pleplero (hablador) les hable de fantasmas, cállele la boca con información científica, no con cuentos... y a mi si que me han pasado.

4 comentarios:

Ayi :) dijo...

pos yo siempre he dicho que si es matarme que quieren que se me aparezca alguno...siempre relajo con eso con Dios, que si me tiene que decir algo, que mejor me lo mande a decir y que no se me aparezca nada transparentoso de algun sitio extra~o

Joss dijo...

¿Sabes cuales son mis fantasmas?
Los billetes, ¡sí!
Se desaparecen y ni siquiera me doy cueta
que estuvieron ahí.

DTB

Fran dijo...

Es para que ven lo simple que son las cosas una vez que se piensan.

Anónimo dijo...

very nice post - simple but very informative

buy backlinks