4 feb. 2018

Cuestiones de amor: ¿Funcionará?


A ver, usted está en su casa como un Rey. Sin preocupaciones, sin problemas. Pero, un buen día una deslumbrante mujer se cruza por su camino y con un simple “buenos días”, le roba toda su tranquilidad (su único defecto es: ser abogada... jajaja). No me mienta, llegará el momento en el que hasta el nombre de su perrita o gata, usted se sabrá. Incluso, hasta se bañará antes de salir… por si se la encuentra. En esencia, usted ha pasado de ser un Terminator a una simple Guinea (gallinacea africana famosa por vivir en un sobresalto… juyendo desde que la ve). 

Ya, en serio, si usted considera hacerse esta pregunta, al inicio de una relación: sería como: “Houston, tenemos un problema (por cierto, ellos aterrizaron: todo se soluciona en la vida, salvo algunas cosas. No me malinterprete, el miedo al cambio es lo que nos ha mantenido vivos como especie. Pero, el temor (adquirido) es el verdadero problema. Por cierto, si es de los que usa la frase: “más pa alante vive gente”… le diría que hay un cierto grado de sociopatía en su afirmación; aunque, es tema de otro post futuro. El amor es un sentimiento natural de atracción hacia algo que nos da seguridad, que nos mejora y que nos hace crecer como seres humanos… no es un zapato lo que se cambia.

Una relación de pareja es como un engranaje de una transmisión (de 5 cambios, no una CVT… esas se alargan y encojen, no “cambian”): necesita aceite, refrigeración y un mantenimiento regular. Aún así, se desgastará con el tiempo; sin embargo, las personas no somos máquinas, ni somos perfectos. Vivimos en un mundo de competencias entre hombres y mujeres y la cuestión elemental es que el origen de una relación, en cierto modo, determina su forma (bastante compleja a nivel psicológico)… recuerdo hace un tiempo leí una noticia en Yahoo de un profesor que pagó para fingir un atraco cuando estaba con una estudiante, para hacerse el “héroe” y que ella se enamorara “perdidamente” de él (criterio de que las emociones intensas llevan a relaciones intensas, lo cual escapa a este post). Aunque creo que ese mito debería estar en “Cazadores de Mitos” (Discovery); salvo, porque si fuera así, usted solo tendría que lanzar a su pareja desde un avión sin paracaídas cada año y luego atraparla en el aire para ser el “amor de su vida”. Realidad: No funciona así, nos aburrimos de lo cotidiano y necesitamos retos a superar; hay quienes dicen que el enamoramiento es cosa de meses, que el amor solo dura unos pocos años (de 4-7) y que las ataduras sociales (hijos, negocios, amistades, etc.) son las que determinan la durabilidad de una relación. Y en cierto modo “retorcido” es así en gran parte de las relaciones.  

Creo que las únicas preocupaciones que debería tener quien se hace esta pregunta son: salud, estabilidad económica, bienestar de la familia y durar vivos el mayor tiempo posible (si usted practica deportes extremos, no estará en salud mucho tiempo). No es posible ver una relación como algo duradero o no; simplemente, tratas de conocer a alguien lo mejor posible y debes decidir si eso te llena, te reta o si centra todo tu universo. En el amor no hay posesión ni agresión. Si algo no funciona o deja de funcionar, pones el empeño de tu parte, deseas lo mejor; y, sencillamente sigues  adelante con tu camino: sin herir o lastimar. En la vida, debemos agradecer lo que nos pasa, aunque solo dure un solo segundo y eso, aplica para TODO.

P.d. Un último consejo: siempre sea usted mismo/a. Nos enamoramos de las cosas únicas... y, por cierto, la carne de guinea es muy dura.

No hay comentarios.: