22 abr. 2018

@roycebairphoto


La imagen de hoy, la elegí de los Rapa Nui: moais. Compartida por Royce Bair y tomada por Yuri Beletsky. Se supone que la Isla de Pascua (Chile), era un gran bosque y con el “jueguito” de los moais: destruyeron todo. La piedra perdura, la vida no. Hoy, no le pido que siembre un árbol, le pido que defienda los que ya tenemos. La naturaleza, siempre busca una forma de sobrevivir y renacer. Feliz Día… Tierra (lo único que tenemos, hasta que la desviación del eje nos saque de órbita; o, algo así... siga leyendo, si quiere entender). Solo espero, que seamos más ecológicos y menos “invasivos”. O, solo seremos un bichito más de los cientos de miles que se han extinto.

Hoy, es el Día de la Tierra. Y más allá de la sobrepoblación, de la contaminación y de la extinción de la vida. Quiero jugar un juego: Un tiempo atrás, un pequeño primate luchó con otro animal por comida, peligro o jerarquía… y disfrutó el sabor de la sangre. No se asuste, gracias a ese “monito”: evolucionamos hasta la humanidad primitiva. Lo que no nos dijeron, era que la evolución de la vida (¿inteligencia?) a cuerpos más complejos llegaba a un punto de retrotracción; es decir, millones de seres vivos (células) trabajando en un mismo macroorganismo (ser humano) tienden a desarrollar una conducta “involutiva”: o sea, aún pensamos como un “virus”.

Ningún otro ser vivo es capaz de alterar tanto su “medio ambiente” como el ser humano. Adaptamos el mundo a nosotros; y no, nosotros al mundo. Es la forma de actuar de un microorganismo, y no de un ser “superior”. Sin embargo, los microorganismos se especializan en funciones y órganos… vamos por ese camino con las profesiones, artes y oficios. El juego, es simple: ¿Pueden India y China (la mitad de la humanidad) inclinar el eje de la Tierra?  O sea, ¿Cuánto pesan las personas, ciudades, vehículos, alteración de la orografía, etc. En relación al equilibrio natural geomagnético? No tengo el tiempo ni los recursos para responder eso. Sin embargo, pese a ser un isleño, puedo asegurar que científicamente no hay forma de que un terremoto como el de Chile (2010) inclinara el eje de la Tierra más que de forma superficial (los 8 cm de desplazamiento); piénselo un segundo: el terremoto de Valdivia (Chile) de 1960 fue de 9.5 (el mayor)… y, no pasó nada.

Hoy en día, el Norte geomagnético no está en Polo Norte (está unos 1100km… hacia Norteamérica??? (Sur) y acelera su movimiento cada año (sin ninguna alteración aparente... salvo nosotros: humanidad y crecimiento exponencial). La cuestión es ¿Qué hay en nuestra “bolita” (mapa, planeta) del otro lado? Sorpresa, tan solo la mitad de la humanidad ubicada hacia el Sur (made in China/ India). Si inclinas el peso del magneto esférico en el Sur, el Norte se desplaza tal y cual nos está pasando. Pero, no se preocupe: es solo una tonta hipótesis sustentada en un juego de niños… no me darán un Nobel. Aunque esté salvando el planeta... con un granito de arena.

No hay comentarios.: